Inicio»Música»Adrián Suárez pone el trombón en su salsa

Adrián Suárez pone el trombón en su salsa

El intérprete ofrece un espectáculo como un recorrido histórico musical del instrumento rey de la salsa

8
Compartido
Pinterest URL Google+

 

“No será una clase de historia magistral”, dice entre risas el músico y compositor venezolano Adrián Suárez; en realidad se trata de un espectáculo musical, con pizcas de teatro y danza, que mostrará al público la evolución del trombón, y su relación con el género de la salsa desde tiempos prehistóricos hasta los contemporáneos.

La carrera musical de Suárez inició desde cuando era muy joven en una escuela de música. “Desde los cinco años nos pusieron a estudiar teoría y solfeo, y cuatro años más tarde logré poner las manos en un instrumento”. Sin embargo, una vez que pudo tocar un instrumento, hizo una pausa para dedicarse al béisbol. “Fue a los 14 años que un tío me llevó a unas clases de percusión latina y al poco tiempo comencé con el trombón”.

Escuchar en vivo un solo de César Monge, mejor conocido como Albóndiga, el inolvidable trombonista de La Dimensión Latina de los ’70, fue determinante en su vida: “Me hizo sentir que yo quería hacer eso, tocar el trombón”, y mientras se fogueaba con el instrumento, realizó estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela y luego una maestría de composición en Alemania “Estoy en la música gracias a esta música, en mi génesis está este fenómeno que es la salsa”. Adrián Suárez destaca no solo como músico sino como compositor,  ganó en  2016 un premio en el “Segundo Concurso Iberoamericano de composición para banda sinfónica, Ibermúsicas” en Oaxaca, México; y este año  el premio “Casa de las Américas”, en la Habana, Cuba.

En Venezuela, el boom de la salsa comienza en los años ’60 con la visita de bandas  como la de Ray Pérez y Los Dementes (primera en introducir trombones), Eddie Palmieri  y La Perfecta; años más tarde nacen  la Fania en Nueva York y la venezolana La Dimensión Latina. Los inicios en Caracas remontan a los años ’40 cuando orquestas del tipo Big Band como  Billo’s Caracas Boys y Los Melódicos comenzaron a colarse entre la población. “Primero se extendió por los barrios donde cada grupo le otorgaba temas y sonidos únicos, y luego a las zonas ‘bien’ de Caracas. Eso es importante porque afianzó el gusto por estos géneros”, cuenta el músico.

La guarura de caracol, ancestro de trombones. Foto: Edisson Urgiles

Para ilustrar sus comentarios sobre el desarrollo del espectáculo que lleva a escena, saca de su morral una concha de caracol. “Esta es de la isla de Los Roques, y es un antecesor del trombón; está en el origen de la música y de la humanidad. Es un instrumento nuestro, con este caracol comienzo el espectáculo para hacer eco a la memoria ancestral”. El recorrido histórico musical pasará al siglo XV, cuando el trombón es creado en Europa y comienza a tener partituras propias; una vez que el proceso de colonización ocurre, el trombón es importado al continente americano, donde continúa una evolución propia y se imbrica a los géneros del Nuevo Mundo, el jazz y la salsa.

El espectáculo busca, además, resaltar la influencia de Venezuela en el mundo de la salsa: “Nosotros hemos sido un pilar importante para este género”, enfatiza Suárez. “Nada más en Caracas, Rubén Blades vendió 500.000 copias de su disco Pedro Navaja cuando 20.000 eran muchísimas. Cuando nadie más en el continente recibía a los músicos, Venezuela los aceptó y les permitió desarrollarse”. La presentación de Suárez y su banda es ocasión además para rendir homenaje a los grandes salseros venezolanos y latinoamericanos.

La Salsa es trombón, asegura Suárez, “Es un lindo espectáculo que, no solo es formativo, sino que busca inspirar a la audiencia a través de los valores y sentimientos que promueve”. La expectativa del artista e investigador es que su público se vea envuelto completamente con el sonido y la ambientación:  “Mover completamente la energía, ya que no es solo música para bailar, es para sentarse a escucharla con detenimiento”. La cita es el 10 de noviembre en el Centro Cultural BOD, a las 7:00 pm.

Siglos de música entre las manos. Foto: Edisson Urgiles

Finalizada la entrevista, Suárez gustoso ofrece una breve interpretación musical con la concha de mar: “Ahora te voy a regalar esto”, sonríe. Cautiva escuchar sonidos similares al trombón a través de un instrumento primitivo, sentir por un momento una energía diferente y única que proviene de necesidades comunicativas del pasado; son, precisamente, ese tipo de reacciones las que espera transmitir: “Van a escuchar a los tres, el abuelo (la concha), el papá (el trombón en época barroca) y al hijo (trombón en la salsa)”, concluye el intérprete.

Comentarios