Inicio»Artes Plásticas»Alirio Rodríguez muestra su esencia en un libro

Alirio Rodríguez muestra su esencia en un libro

El ejemplar da cuenta de la vida y obra de uno de los más importantes artistas venezolanos contemporáneos editado en España y bautizado también en Caracas

2
Compartido
Pinterest URL Google+

“Hay momentos de hablar y otros de callar y yo pienso que este es un momento de silencio , de respeto  ante las palabras de mi amigo, la presencia de mis amigos y sobre todo lo que significa el requerimiento de nuestro diario hacer en la frontera del arte que nos llama a estar presentes, en un país que que cada día exige de nosotros el máximo esfuerzo por tratar de recuperar el verdadero y auténtico gentilicio venezolano, amenazado por tantas circunstancias y personeros que significan todo menos lo verdadero, lo cierto o la certidumbre misma de la reciedumbre del venezolano como tal.”

Esta es una de las reflexiones del maestro Alirio Rodríguez durante la emotiva presentación del libro , Alirio Rodríguez: De su pintura y letra. El afamado artista anuncia que en un momento así prefiere callar y suelta esa joya. Además, según expresa, el discurso introductorio que  Nicomedes Febres dio en la Galería D´Museo, el carácter íntimo y afectivo del evento, lo abruman. Es miércoles 30 de noviembre de 2016.

Una vez encendido, el verbo de Rodríguez traspasa el anunciado silencio cuando señala: “Para mí  es muy  grato estar aquí presente, en la que he siempre he considerado mi casa donde siempre me he sentido bienvenido porque esta galería maravillosa me ha acogido y se ha hecho eco de mi trabajo. Esta vez aquí se refleja el libro que hicieron y publicaron en Barcelona (editorial La Puerta del Libro). Se trata de un buen recuerdo de mi trabajo, el cual debo agradecer a quienes tuvieron esa fe y esa confianza en un venezolano que se asomó a los horizontes de un país, que como todos sabemos, es tierra de genios“.

–Hoy  me reconcilio con la idea- enfatiza –  de lo que puede significar, no mi trabajo sino el trabajo de gente, de hombres, de ciudadanos con los cuales me siento acompañado en estos momentos. Porque repito, nosotros estamos obligados como seres humanos a reconquistar para nuestro país, sus íconos, sus verdades, tanto desde el punto de la heráldica qué está amenazada, como de los valores que regirán el  destino de todos los venezolanos.

Se me pasó la cosa del silencio – dice en broma  Rodríguez y menciona con agrado y  gratitud también la presencia de sus hijos y nietos en la sala, al tiempo que ellos lo circundan para abrazarlo. “Esto significa sembrar y que las semillas crean“, concluye.

Cuando toma la palabra para presentar el libro, Nicomedes Febres deja constar el gran placer que significa para él  hacerlo “como admirador de la pintura de Alirio Rodríguez, como admirador además de su densidad intelectual , como admirador de su integridad moral, como admirador de ese gran luchador que ha sido siempre  Alirio en el arte venezolano del que es una referencia”, dice.

libro-caracas-39

Ha sido una  lucha constante – continúa- si se quiere  eterna, desde que se vino de allá de Guayana de muchacho con una mano adelante y una atrás. Desde esa época, Alirio hizo una gran labor. Donde el 99% de las personas  fracasa él llega a hacer una obra que se sustentará en el tiempo por los siglos de los siglos.

Luego Febres abunda en las razones por las cuales le agrada trabajar con el maestro y dice: “Es un hombre de un gran vigor metodológico, es muy disciplinado. Siempre ha sido un combatiente muy apegado a sus valores personales. Eso se admira. Además  es un hombre estudioso y es un intelectual”.

A propósito del libro que  presenta, el galerista y coleccionista Nicomedes Febres, refiere que tiene lo medular del pensamiento estético y el pensamiento que trasciende lo estético de Alirio y cierra el mensaje  reiterando la amistad que lo une al maestro Rodríguez y recordando episodios de esa amistad.

 

Fotos: cortesía de VideospebaVO