Inicio»Literatura»Armando Rojas Guardia : La poesía es pan para compartir

Armando Rojas Guardia : La poesía es pan para compartir

" Hemos sido creados para la alegría ". advierte el poeta en el bautizo de "El esplendor y la espera ( Obra poética 1979-2017)"

25
Compartido
Pinterest URL Google+

En el último momento del bautizo de “El esplendor y la espera” (obra poética 1979-217) de Armando Rojas Guardia, algunos de los  promotores del evento que tuvo lugar a casa llena, en la Librería El Buscón;;Luisa Helena Calcaño, Ana María Hurtado, Alejandro Sebastiani  Verlezza, Fernando Rodríguez, Luís Gerardo Mármol, Alberto Márquez y Rafael Castillo Zapata, rodearon al autor en  semicírculo  y  pusieron sus manos juntas sobre el libro para sellar el acto y también su entrañable amistad. El numeroso público se sumó de lejos a este pequeño ritual, e igual siguió con detenimiento los discursos precedentes en la presentación del libro.

El momento cumbre del bautizo de ” El esplendor y la espera” Foto Ezequiel Carias

Luisa Helena Calcaño dijo que la publicación de la obra poética completa de Rojas Guardia se hizo en Venezuela y Ecuador de manera conjunta. Explicó  que el año pasado el poeta fue a Cuenca en Ecuador y su gran amigo, Cristóbal Zapata, le propuso publicar  su trabajo de 40 años. Calcaño señaló que aún cuando la recopilación se construyó y digitalizó en Caracas en noviembre y diciembre del año pasado , el equipo de Cuenca  la re editó, publicó y bautizó al cabo de un año en Ecuador. Por su parte el grupo literario La Guayaba de Pascal, integrado por 8 personas, patrocinó su bautizo en Caracas.

De la edición de Cristóbal Zapata en Ecuador el autor dijo: “Es impecable, primorosa, bella” Foto: Ezequiel Carias

 

Armando Rojas Guardia: ” La poesía tiene que ver con la experiencia originaria de un gozo que se comparte” Foto Ezequiel Carias

Armando Rojas Guardias  pronunció un breve y diáfano discurso en la presentación de “El Esplendor y la espera”. No fue el primero en la dinámica real del encuentro pero sí en esta reseña,  porque con sus  palabras, dio a conocer las directrices de su poesía. Desde allí las otras interpretaciones sobre la obra y el recuento de su vida.

Tras un emotivo agradecimiento dirigido a quienes hicieron posible una edición que calificó de impecable, primorosa, bella, y el agradecimiento  a los participantes en el conversatorio y al  público que asistió al bautizo, el  maestro dijo: “Yo solo quiero reafirmar dos cosas delante de todos ustedes;  primero que  siempre he pensado eucarísticamente que la poesía es un pan que se parte, reparte y comparte. Por eso yo nunca  escribo para mí solo, escribo siempre pensando en el lector, el que comparte conmigo la experiencia de la poesía.

— En segundo lugar – agregó  Armando Rojas Guardia –  traigo a colación lo mismo que acaba de  expresar Alejandro. Hemos sido creados para la alegría, la alegría es ontológicamente, anterior al dolor y superior a él, por eso la experiencia mística apunta básicamente al gozo, a la alegría y la experiencia mística  que no es dichosa, no es experiencia mística. El testimonio unánime de los místicos occidentales y orientales señala que la experiencia mística es un una experiencia de gozo radical, supremo. Si la experiencia mística es uno de los niveles más altos a los que puede aspirar la condición humana, eso nos dice exactamente que hemos sido creados para la alegría. Y es en ese espíritu de aspiración profunda al gozo, que yo quiero terminan estas palabras.

–Si la poesía es pan que se comparte y si la poesía tiene que ver  con esa experiencia originaria  de un gozo que se comparte, desde hace cuarenta años he sido fiel  a esos dos postulados, muchísimas gracias”- concluye Rojas Guardia.

Ana María Hurtado : “El alma del poeta le otorga vida a cada página” Foto: Ezequiel Carías

Ana María Hurtado en su discurso de presentación del libro, decidió tejer una serie de interrelaciones o vínculos entre Armando  Rojas Guardia, su poesía con artistas, escritores y pensadores que de una u otra forma tienen puntos de contacto con él. Por ejemplo, el primer puente que lanza va hacia  la luz de Reverón que ilumina la portada del libro  “El esplendor y la espera”. Acto seguido habla de la celebración del hombre que es libro, “donde el alma del poeta le otorga vida a  cada página y cada página nos habla con la misma suntuosa incandescencia de su voz mordiendo la pulpa suavísima del aire”.

Hurtado crea  encuentros  imaginarios y sucesivos entre Armando Rojas Guardia y Jorge Luís Borges, la filósofa Simone Weil y el escritor Thomas Merton  quienes disertan sobre la poesía, su carácter, esencia, el empleo de las palabras y de los silencios en un poema, el valor de las palabras y su significado mutable, el contenido de la poesía, su belleza y sus componentes  sagrados y profanos  así como la necesidad de que la poesía sea pan para compartir.

Alejandro Sebastiani Verlezza, en su intervención en El Buscón, junto a otros tópicos y a propósito de “ la alegría Armandiana”, cita  un párrafo del libro  La fuerza de existir- Manifiesto hedonista de Michel Onfray  que es el siguiente: “ Rechazar el dolor y el sufrimiento como vías de acceso al conocimiento y la redención personal; procurarse el placer, la felicidad, la utilidad compartida, la unión alegre, acceder a lo que pide el cuerpo y no proponerse detestarlo. Dominar las pasiones y punciones,los deseos y las emociones  y no extirparlos  brutalmente de sí”.

Enseguida  Verlezza, explica  que se trata del puro placer de existir, de una fuerza que está en el alma desde luego, y que dinamiza la vida. Prueba de ello son los libros de Rojas Guardia, que han logrado y están por publicar.

 

El  docente y escritor narra aspectos el periplo existencial del poeta Rojas Guardia, Foto; Ezequiel Carías

Fernando Rodríguez

— Yo quería saludar a Armando mi hermano y el amigo de tantísimos años – dice Fernando Rodríguez al inicio de  su intervención y recuerda  una nota que el mismo Rojas Guardia le dio, cuando dijo que consideraba que este otoño,era el periodo más feliz de su vida.

— Y yo creo  que esto  obviamente es verdad –  destaca y continúa: No solo porque come cerezas en Génova y lo malcrían en los hospitales de Ecuador, le publican en el extranjero su obra completa,  lo cual es muy satisfactorio ,  sino porque ,  hubo un momento  en que  Armando parecía aunar todos los males que alguien puede reunir.

–Armando sufrió  una penosísima enfermedad mental, terrible realmente, y una píldora milagrosa e inesperada lo curó.  Nosotros sus amigos más cercanos llegamos a tener miedo  de perderlo definitivamente pero Armando ha recuperado su salud-  afirma  Rodríguez y prosigue: “Además de esa tara, Armando era homosexual, en un periodo en que todavía  esa condición  estaba llena de connotaciones sociales negativas, persecutorias y paranoicas. Yo diría que el mundo ha cambiado en el sentido humanístico de reivindicar  esta natural posibilidad de la sexualidad humana y hoy Armando debe saber y así lo ha escrito  incluso en uno de sus diarios, que eso ha mejorado y que ya no es ese señalado como ocurría en el pasado.

— Armando siempre dijo que él era un extraño poeta católico y eso parecía  una anomalía porque la mayor parte de la  intelectualidad era laica. Creo que el primer poeta sacerdote  fue Ernesto Cardenal, poeta amigo de Armando Rojas Guardia con quien convivió en Solentiname y quién se convirtió no solo en un poeta altamente reconocido sino uno de los más grandes poetas de la lengua castellana. Recuerdo un recital de Cardenal en el Estadio Universitario que fue un evento  de masas. Cualquier político hubiera agradecido semejante auditorio.

— Eso  también ha cambiado con el tiempo en relación a Armando  – destaca el docente y escritor – quizás porque la religiosidad  ha permeado en los medios intelectuales frente a las contusiones que ha tenido el marxismo y el materialismo. De manera que ese Armando tan anómalo del Dios de la Intemperie,  que  además llegaba con un Cristianismo bastante heterodoxo,    que en algún momento llegó a alejarse de la Iglesia misma; hoy profesa un Cristianismo mucho más armónico, más maduro  y a tono con los tiempos y con las situaciones.

— Y por último, Armando era comunista – enfatiza Rodríguez –  y yo creo que  como toda la gente decente sigue siendo un crítico de esta sociedad cruel, injusta e desigual   y  lo seguirá siendo hasta el fin de sus días,  pero sabe, porque tuvimos que aprenderlo en la propia piel y con mucho dolor y hasta cambiando de vida , sobre todo los últimos 20 años, que la cosa es sumamente complicada. Personalmente no guardo mucha esperanza en esto de la condición humana,  y creo que Sigmund Freud tenía razón cuando encontraba un veneno muy intenso en la esencia de hombre, basta ver el noticiero para ver lo depredadores que podemos ser o basta ver el bendito gobierno que nos aplasta.

Fernando Rodríguez, termina su intervención reconociendo que  Armando Rojas Guardia vive un momento de plenitud y merece los homenajes y  celebraciones . Por  su parte, se enorgullece de haber sido su amigo fraterno por decenios sin contar las desavenencias que también tuvieron.

En la foto de Ezequiel Carías vemos A Rafael Castillo Zapata leyendo una carta que le escribió hace muchos años el poeta

En el bautizo hubo tres intervenciones más, de Luís Gerardo Mármol, Alberto Márquez y Rafael Castillo Zapata. El primero hizo una interesante analogía entre la música y la poesía y una clasificación dada en la cual incluyó a Rojas Guardia en la categoría de poesía melódica y de ideas; Alberto García develó un episodio familiar indicativo de su amistad con el poeta y Rafael Castillo Zapata leyó una misiva que le escribió el homenajeado  desde una hoja minada por el tiempo, con gran emotividad.

En opinión de Luís Gerardo Mármol en la poesía de  Rafael Cadenas, Yolanda Pantin y Armando Rojas Guardia  predomina la idea melódica Foto ; Ezequiel Carias