Inicio»Teatro»“El banquero anarquista” es la lucha de contrarios en escena

“El banquero anarquista” es la lucha de contrarios en escena

El Colectivo de Investigación Artística Art-O de Caracas celebra 28 años de trayectoria

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Anarquía. Capitalismo. Comunismo. Socialismo. A diario escuchamos conceptos e ideas que vienen cargados de referencias históricas pero que en la práctica al parecer no significan nada, están vacíos, como nuestro intelecto. La ironía y el juego teatral podrían funcionar como el mejor catalizador para una mente apaciguada y hacerla despertar.

El banquero anarquista es una pieza de teatro cuyo texto está plagado de contradicciones. Fernando Pessoa, el melancólico escritor portugués autor de la obra, llama sátira dialéctica a esta capacidad de representación de conceptos antagónicos a través de una historia de vida particular. Un ser humano con múltiples lecturas de la realidad y que es visto de diversas formas por parte de la sociedad, alabado y odiado, anarquista y capitalista.

El texto escrito en 1922 es capaz de poner en jaque los sistemas de vida de la actualidad y más aún en una nación donde la ideología, las ideas y los conceptos se presentan como armas para defender un ordenamiento social, político y económico específico.

La pluma de Pessoa, describe un encuentro: un periodista entrevista a un banquero, sin embargo, no se trata de una conversación casual sino del irrupción en el funcionamiento de la máquina que plantea nuevas ideas sobre la riqueza, la miseria, la felicidad y la libertad.

banquero anarquista Abraham Salazar

El banquero anarquista fue concebido como un relato corto y lo que se presenta sobre las tablas en una versión libre de Daniel Dannery, un cineasta, director teatral y dramaturgo que cuenta con una gran trayectoria en medios audiovisuales en Venezuela. Sin embargo, la cinemática y el dinamismo del montaje teatral no son acotaciones en el texto. Son parte de una propuesta sensorial que integra al espectador en la obra, con intenciones de involucrarlo en situaciones extremas.

El espacio escénico está diseñado por Arnoldo Maal y por la propia directora. Maal explica que su propuesta está inspirada en el futurismo ruso y Martínez añade una referencia importante al teórico del teatro Vsévolod Meyerhold, quien concibió la biomecánica en escena como la creación de formas plásticas en el espacio por parte del actor, quien debe estudiar y ser un perfecto conocedor de la mecánica de su propio cuerpo.

whatsapp-image-2017-03-24-at-10-47-09-1

La escenografía funciona como una inmensa máquina de varios niveles construida con material de reciclaje que presenta figuras geométricas ruedas y poleas. Sobre el engranaje, los actores se desenvuelven con agilidad y plantean visuales que fomentan la construcción de un conceptos por parte del espectador.

La puesta en escena de El banquero anarquista es una confrontación constante con el espectador. Música punk, proyecciones de guerras, acciones con videocámara en vivo, distanciamientos persistentes de los actores y el constante movimiento brusco de la escenografía hacen que el público entre en contacto directo con el hecho teatral, sin embargo, no hay una historia.

La secuencia lógica del relato que nos envuelve se pierde porque como asegura la directora del montaje, Marisol Martínez, “la idea es que el público entre al espectáculo desde el interés y no desde la emoción”. Esta línea de pensamiento ha caracterizado por casi tres décadas al Colectivo de Investigación Artística Art-O de Caracas, que se han mantenido en la vanguardia de una forma de expresión desde la resistencia y  con El Banquero anarquista celebra sus 28 años de trayectoria.

whatsapp-image-2017-03-24-at-10-47-09-2

“Nosotros como artistas no solo cuestionamos al espectador sino que hacemos lo mismo con nosotros permanentemente”. La obra apunta a la fórmula brechtiana del distanciamiento, un contacto intelectual con el espectador. Sin embargo, entendemos que el texto puede ser complicado y por eso recurrimos a los recursos visuales y al movimiento como una forma de apoyar al discurso”- expresa Martínez

La versión libre de Daniel Dannery de la pieza escrita por Pessoa en 1922; cuenta con las actuaciones de Ricardo Nortier, Giovanny García y Armando Andrés González. Está dirigida por Marisol Martínes, una de las fundadoras de la agrupación Arto-O, y tendrá solo ocho funciones en la Sala Rajatabla, desde el 23 marzo al 2 de abril los jueves y viernes a las 7:00 p.m., y los sábados y domingos a las 6:00 p.m.

banquero