Inicio»Artes Plásticas»“Caracas 2017”, la capital cumple de luto sus 450 años

“Caracas 2017”, la capital cumple de luto sus 450 años

13 artistas venezolanos exponen su obra crítica sobre Caracas en la Galería D´Museo de Los Galpones

3
Compartido
Pinterest URL Google+

Entrar a percibir Caracas 2017 es una experiencia envolvente. El espacio, la ciudad que inspira la exposición, es este año catalogada como una zona de conflicto. Las continuas protestas, que devienen en represión desmedida, el abandono de ciertas zonas por parte de los citadinos, la dejadez, la basura, el hambre, la violencia; incluso la muerte, conviven junto a las gentes. Pero más allá de todo esto, la reflexión de los 13 artistas que participan en la exposición, se centra en su concepción personalísima de la urbe y los problemas que allí encuentran. La Caracas de 2017 no es solo la del campo de batalla, no es solo sus íconos: es cómo se percibe.

Este 25 de julio la ciudad cumple los 450 años y, como es costumbre desde 1996, en la galería D’Museo del Centro de Arte Los Galpones, la celebración incluye una muestra referente a la capital venezolana.  Algunas piezas surgieron del Laboratorio Urbano de Arte (Proyecto LUCA), que se llevó a cabo en los espacios de Chacao entre febrero y marzo de este año y se presentó en La Caja del Centro Cultural Chacao. El facilitador fue Augusto Marcano, artista presente también en esta exposición. El resto de los participantes son Aureliano Parra, Daniel Atilano, Francisco Acuña, Francisco Pereira, Gabriel Pérez, José Bonilla, Juan Toro,  Ricardo Arispe, El Gaba, Julio Sánchez, Azalia Licón y Gladys Calzadilla.

Conversamos con cinco de ellos para entender más sobre su obra, pero también para analizar la propuesta impulsada por el curador del proyecto, Nicomedes Febres quien advierte en el texto de presentación los siguiente: “Sin duda, 2017 ha sido social y políticamente muy convulso, cuando la conflictividad domina la agenda cotidiana de los caraqueños, pero esta exposición trasciende a ese conflicto porque la ciudad y sus problemas, sin desmerecerlos, sobrepasan la dura realidad urbana que no se detiene. Ahora son esos  problemas los que dominan la agenda creativa de nuestros artistas, y debe ser así porque, según Hegel,  un artista se debe a su tiempo y a sus conciudadanos para que su obra quede sacralizada por la Historia del Arte”.

La música como parte esencial

Daniel Atilano es músico y arquitecto. Su pieza dentro de Caracas 2017 es exclusivamente auditiva. Ese sonido que llega al espectador justo al momento en el que traspasa la puerta de vidrio, lo sigue durante el recorrido de cada obra y transforma la experiencia en algo más sensorial. La atmósfera que crea es de tensión y de pesada intensidad que, según explica su ejecutor, es el resultado de la intervención del Popule Meos de José Angel Lamas (pieza característica de las procesiones de Semana Santa) con sonidos tomados de las protestas en la capital.

La idea surgió específicamente el 19 de abril de 2017 luego de un momento que Atilano califica de “mágico”. Mientras grababa la marcha de ese día, a escasos metros, se llevaba a cabo la misa en la Iglesia de Chacao. “Fue una Semana Santa distinta”, recuerda el ejecutor. Con el sonido de la misa, se mezclaban las consignas, los pitos y también la voz de los políticos que tomaban el micrófono desde un camión para vociferar contra el Gobierno, pero también para sembrar la esperanza de cambio.

La pieza musical de Lamas es tan icónica de la ciudad capital, que muchas personas –artistas sobre todo- quedan impactados por la manera en cómo encaja perfecto dentro de la exposición y realmente logra englobar toda la muestra en un solo ente. Dice el creador que esto pasa porque logra complementar a cada una de las obras. “Le da un espacio urbano, mete la ciudad dentro del espacio en el que están encerradas todas las obras”, concluye.

Una estampilla para recordar

La propuesta de Francisco Acuña se titula New Philately y consta de una serie de imágenes transformadas digitalmente en estampillas. Estas fotografías reviven parte de los problemas que han ocurrido en el país y se han acrecentado desde 2014: violencia, escasez, protestas, represión. En una vemos el humo de lacrimógenas asfixiante, en otra, los logos de aquellas marcas que ya no se encuentran en los supermercados, también los rostros heridos de las víctimas de la intolerancia. La inquietud que gira en torno a la figura, casi extinta, de estos sellos postales es precisamente la exportación. “Esto es lo que vende afuera Venezuela ahora”, resume Acuña, coleccionista de estampillas.

whatsapp-image-2017-07-23-at-8-57-27-pm-1
Con su obra “New Philately” Francisco Acuña Foto: Cortesía Francisco Acuña

La muestra de cinco obras que trae a Caracas 2017 es solo una parte de un trabajo que sigue en proceso. “Es una serie muy amplia, porque lo que está sucediendo da material casi infinito”, apunta. El artista y también fotógrafo quiere destacar que aquí en el país y en la ciudad, lo característico dejó de ser la bella fauna, flora, los paisajes, los personajes históricos; ahora “estamos llenos de lacrimógeno,  gente golpeada, ladrones, malandros. Gente muriéndose por razones que no tiene que morir”, replica.

El creador comenta que para la elaboración de las piezas se apropió de algunas fotografías que se han replicado muchísimo en Internet. Finalmente las editó en digital para transformarlas e incluirlas dentro de estos modelos de estampilla. Tienen su serial, tal cual las que aún existen en el país, solo que el valor es mucho más emocional que monetario. Para exponerlas, se enmarcaron y se guindaron en la pared.

La ciudad rescatada

Son dos fotografías a gran escala las que trae Ricardo Arispe a la exposición. Una se ubicada al lado de la otra y en ambas resalta la figura de una niña. Usa un blanco y delicado vestido, que contrasta enormemente con la máscara antigás que lleva sobre su rostro. La muñeca que cuelga de su mano también inquieta. Se trata de El Legado N°1 obra que parte de una gran serie que nació con el proyecto #Resilientes. Éste, ya cuenta con centenares de imágenes de hombre y mujeres luciendo, precisamente, una máscara antigás.

Sobre el par de obras que se aprecian en Caracas 2017 su ejecutor dice: “Estas fotos son parte de una intervención del espacio urbano. Las niñas que están en las fotos son mis hijas. Es una serie que incluye alrededor de veinte imágenes y siempre, las protagonistas están en una situación que yo no comparto o en un espacio que representa a un ícono del Gobierno”. La razón fundamental para escoger estos lugares, cuenta Arispe, es que muchas veces las personas prefieren no detenerse, no mirar, ni apreciar aquello que les recuerda una experiencia desagradable. “Es un ejercicio para  recuperar espacios. Me interesa que la gente comience a asumir que a pesar de todo e incluso después de que esto caiga, esos espacios van a estar y seguirán allí”, explica.

Ricardo Arispe y su obra “Legado N 1” Foto Cortesía: Francisco Acuña

Al creador le interesa reinterpretar el paisaje, la iconografía, los colores, todo aquello que ha sido tomado, todo aquello de lo que se ha apropiado el partido de Gobierno, para devolverlo a su gente. Es decir, retomar lo que nos identifica como venezolanos.”Ellos fueron ingeniosos en apropiarse de las cosas más fundamentales, de la identidad de todos los venezolanos. He intentado utilizar la misma simbología pero en otro contexto por estas dos razons: una para encararla y otra para recuperarla”, sentencia.

Sobre la forma en cómo ha llegado a desarrollar este último concepto durante estos tiempos convulsos, el artista cuenta que sido retador. “Hice un ejercicio de trabajar sobre la noticia del día desde diciembre del año pasado y lo tuve que parar porque me estaba volviendo loco. Había días con 6 noticias, una tras de otra, todas surreales”, relata.  La complicación de trabajar sobre la marcha, de llevar la contemporaneidad y la cotidianidad vista desde su propia experiencia pesó, pero valió la pena porque finalmente le creo una coraza. “Me tomé esta tarea para acostumbrar las vísceras y aceptar la realidad. Finalmente llega un punto en el que la cosa deja de afectarte, como que te vas curando”, añade.

Soy mejor que tú

El Gaba es pintor. Para el proyecto LUCA desarrolló un producto audiovisual en el que se aprecia un performance que protagonizó en la ciudad capitalina y ese mismo está expuesto en Caracas 2017. Con los ojos vendados, el cuello pintado de blanco, el torso desnudo y una actitud retadora, el artista se plantó en medio de algunas calles, apuntó con sus dedos a la gente y fue grabado. Una de las principales cosas que llama la atención es precisamente la reacción de las personas que le pasan a un lado: ni se inmutan.”Hay incomunicación. La gente no se acerca y no se conecta con el personaje”, asevera el protagonista. La explicación que encuentra para esto es la escasa capacidad de análisis del ciudadano.

el_gaba_obra

Cuenta, que la grabación fue hecha en marzo, cuando el conflicto sociopolítico no había estallado. Para ese momento lo que él quería era ver qué pasaba si le decía a las personas “Yo soy mejor que tú” y les mostraba quiénes acaban  con su vida. “Por eso el signo de tener el cuello blanco, es algo literal. Quizá no es de fácil lectura, pero es literal”, explica. Sin embargo, ahora la lectura se multiplica. “Me parece que antes había una lectura muy rica pero la realidad convierte en literal ciertos elementos de la obra (…) lo que ocurrió luego, tristemente, multiplica la simbología de la obra”, completa el artista. En su opinión, la orden de asesinar que hay hoy en día reina en las calles y su personaje puede ser visto de otro modo. Eso lo hace pensar que quizá, si repite el mismo performance en estos días sí exista una reacción.

Santamarías abajo

“Me di cuenta de la cantidad de negocios que estaban cerrados a pesar de estar en horario laboral y los empecé a registrar”, cuenta Azalia Licón la autora de Cerrado, una propuesta audiovisual que surgió tambien en el proyecto LUCA. “Cuando empiezo a hacer el registro me doy cuenta que es una gran problemática porque es una cantidad importante de tiendas cerradas”, comenta.

whatsapp-image-2017-07-23-at-8-57-31-pm-1
Azalia Licon Foto: Cortesía Francisco Acuña

El objetivo de su video es mostrar todas esas santamarías abajo, que a su vez representa un espacio muerto e inutilizado. La artista conversó con algunos gerentes de tiendas quienes le explicaron que los constantes aumentos de salario, la falta de mercancía e incluso la emigración de los dueños, generaba el abandono de los locales. “Hay unos, por lo menos, que solo abren tres veces a la semana”, añadió.

Representados aparecen 117 pero realmente ubicó cerca de 200 negocios cerrados solo en el municipio Chacao. Cuando quiso actualizarlo, se topó además con un nuevo ingrediente en estas rejas contenían graffitis y mensajes en protesta contra el presidente Nicolás Maduro. De esta forma se ajustó a nuestros días.

El público podrá apreciar la exposición Caracas 2017  en la Galería D’Museo, ubicada en el Centro de Arte Los Galpones, avenida Ávila con 8va transversal de Los Chorros. El horario de exposición es de martes a sábado, de 11:00 a.m. a 6:00 p.m., y los domingos de 11:00 a.m. a 4:00 p.m. La entrada es libre.

Comentarios