Inicio»Libros»Caracas en haiku: observaciones de tres versos

Caracas en haiku: observaciones de tres versos

El 27 de junio fue bautizado el más reciente libro del cronista, dramaturgo y escritor Federico Pacanins. En él, el autor busca preservar la esencia del caraqueño en formato de tercetos

3
Compartido
Pinterest URL Google+

Federico Pacanins se considera a sí mismo como un observador de la ciudad. Su recién bautizado libro (el pasado 27 de junio en la librería El Buscón del Trasnocho Cultural), Haikus caraqueños, es una muestra de ello. Son 168 poemas minimalistas que se dividen en 8 categorías: Avileños y urbanos, cívicos, caseros, festivos o fiesteros, callejeros, navideños, escénicos y deportivos. En ellos el autor refleja de manera breve, pero concisa, sus apuntes sobre la Caracas que habita.

El libro fue bautizado el pasado 27 de junio. Foto por Grace Lafontant

“El formato de haiku, un estilo de poesía de origen japonés. Es un reto que me exige atender todo lo que está a mi alrededor: de la naturaleza a la urbe. Dichas observaciones se me traducen muy bien en una versificación que va de a tres. Es decir, donde hay una primera línea de cinco silabas, una segunda de siete, y por último, otra de cinco”, comenta Pacanins.

Federico Pacanins el autor de Haikus caraqueños Foto: Esfera Cultural

Para el abogado, cronista, dramaturgo y director de teatro, escribir en el formato de haikus le es natural ya que siente afinidad para la versificación. Sin embargo, apunta el autor, no fue fácil escribir Haikus caraqueños. “El haiku tiene unas reglas donde la rima no es importante, pero hay una musicalidad interna que debe ser preservada. Estos parámetros deben ser cumplidos. La cuestión es que no siempre es fácil:  de pronto sale muy bien de una vez, pero hay otras en las que debes dejarlo reposar para después volver sobre él y editar, otros son desechados”.

 

Hambre de almuerzo

Hay sopa seco y dulce

Hombre con suerte

Haiku #60 de “Caseros”.

 

La redacción de estos tercetos es un proceso al que se debe dedicar mucho tiempo. De hecho, Pacanins asegura que este libro es una antología de versos que a escrito durante cinco años. El ritmo, dice, es lento, pero ya que atiende a temas propios de esta época donde la expresión de la cotidianidad ha tomado relevancia, consiguió interés por parte de Papel Literario, de El Nacional, donde fueron publicados varios de ellos. Luego, la editora Gisela Cappellin tomó los 168 haikus, ordenó y separó en categorías, y confeccionó el libro.

Las ocho categorías del libro buscan darle orden a los versos de Pacanins. Por Grace Lafontant

“Las observaciones las va poniendo uno dentro de su espíritu. Luego, se deben decantar con calma, pero siempre viendo con atención tu entorno. Uno debe sentir, y confiar, en que hay una forma de escritura que te permite expresar lo que tú quieres decir. Para mí es un ejercicio que hago en parques, restaurantes, en la soledad de la casa, en viajes y luego, el ejercicio ocurre sin urgencia hasta llegar al libro”.

 

No envejece el mar

Autopista ida y vuelta

Eterno vaivén

Haiku #14 de “Avileños y urbanos”.

 

Para concluir, Pacanins agrega: “En el libro quiero dar un aliento de lo que somos como caraqueños. Nuestra manera de ser, nuestra lengua y observaciones, todo está transmitido ahí. A uno le gustaría preservar esas características tanto en el lenguaje como en el contenido. Además, en los haikus uno utiliza una serie de dichos y palabras muy urbanas, en su mayoría, propias de una generación que ya pasa los 60 años. Encuentro que las palabras tienen un metalenguaje entendido por un grupo, por eso hicimos uso de un glosario de términos. En general, es un libro que todo caraqueño puede entender y con ello, preservar nuestra esencia como habitantes de la ciudad capital”.

 

Inteligente

Con la brisa logra alzar

El papagayo

Haiku #156, “Deportivos”.