Inicio»Cine»Carlos Saura: La vigencia de un artista

Carlos Saura: La vigencia de un artista

"La vigencia de un artista", el título del artículo de Pablo Abraham es particularmente acorde con el texto, un nutrido compendio sobre la trascendente obra del cineasta español.

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Comenzando octubre, el diario El País de España reportaba la inauguración de una retrospectiva fotográfica del cineasta, escritor y también fotógrafo aragonés Carlos Saura. El pasado viernes, la agencia EFE daba la noticia de la publicación de la primera biografía autorizada del cineasta.

En esta foto de 1965, Carlos Saura y Teo Escamilla en la filmación de » La Caza» una de sus primeras películas. Foto: el diario,es

Por si fuera poco, aquí en nuestra aislada Venezuela, hasta la semana pasada el Trasnocho Cultural proyectó cuatro cintas de este admirable realizador, que forman parte de, para muchos, su mejor época, los años 70, un período plagado de obras tan imprescindibles como Ana y los lobos (1972), La prima Angélica (1973), Cría cuervos (1976) y Mamá cumple cien años (1979), las cuatro programadas en el Trasnocho; a las que se agregarían Elisa, vida mía (1977) y Los ojos vendados  (1978), completando un segmento creativo unido no solo por la presencia de, para ese entonces su musa y pareja, Geraldine Chaplin, sino por su colaboración con el destacado productor Elías Querejeta, con quien el director ya había iniciado su fructífera relación con la extraordinaria La caza (1965).

Fotograma de una escena del más reciente film de Saura El rey de todo el mundo

A sus 88 años, Saura sigue activo y, sobre todo, vigente. Ha terminado de rodar su más reciente film El rey de todo el mundo, en Guadalajara, México, y se alista para dirigir la adaptación de la novela La fiesta del chivo, de Mario Vargas Llosa, ya llevada al cine en 2005 por el primo del escritor, Luis Llosa. Además de haber estrenado la ópera “Don Giovanni” en La Coruña. Evidentemente que la jubilación no está contemplada para este incansable autor, y no sabemos si pretende emular a uno de sus colegas, el desaparecido cineasta portugués Manoel de Oliveira que a sus 100 años aún podía estar en un set de rodaje. En entrevista realizada en La Razón, con respecto a su edad, Saura, al menos, ha bromeado afirmando que seguramente los diarios tienen preparada su necrológica. (www.larazon.es).

 

En el 2020 en Madrid será la exposición de 118 fotos del gran maestro del cine

También está en proceso la exposición fotográfica, “Carlos Saura fotógrafo. Una vida tras la cámara”, que se podrá ver en Madrid hasta el 12 de enero del próximo años, es una selección de 118  fotografías realizada por el también fotógrafo Chema Conesa y muestras esa obsesión del cineasta por la imagen, una pasión que comenzó desde joven, un primer paso para lo que realmente le interesaría más tarde: el cine, la imagen en movimiento.

Eso, y su biografía, “Carlos Saura, en busca de la luz”, escrita por el gestor cultural Natalio Grueso, amigo del cineasta desde hace dos décadas y con el cual ha colaborado en varios proyectos escénicos anteriormente, conforman mediante las imágenes por un lado, y la palabra escrita por el otro, la más reciente actualización del mundo que ha rodeado – y creado- este artista a lo largo de su larga vida. Según reseña la página www.efe.com esta biografía “desvela los hechos fundamentales que han marcado su vida, desde la cruel guerra civil en la que transcurrió su infancia a las miserias de la posguerra pasando por sus dudas profesionales, su lucha contra la asfixiante censura y su posterior consagración internacional”. Un material producto de las conversaciones con el director a través de las cuales “reflexiona sobre las tres grandes pasiones que han marcado su vida: La fotografía, el cine y la música”.

Las cuatro 

Fotograma de la Inolvidable película » Cría cuervos» de Saura

Cría cuervos fue la primera cinta que vi de Saura, y fue todo un descubrimiento la fuerza de un autor capaz de plasmar ese mundo personal de la niña protagonista -una Ana Torrent que ya había demostrado su magnetismo en El espíritu de la colmena (1973), a sus 7 años de edad- con ecos de esa España de final del franquismo, en una historia en donde se juega con elementos surrealistas, mezclado con la memoria de la niña y el contraste con los personajes adultos. Una película de la cual había escuchado en la radio el tema musical cantado por Jeanette ‘¿Por qué te vas?’, y debo confesar mi impacto mayor al verlo como parte de la trama del film, que sigue siendo una obra capital en la filmografía de Saura, ganadora del Premio del Jurado en Cannes y de un montón de otros reconocimientos.

La cinematografía el director contiene vínculos con la política que le añaden profundidad. Fotograma de Ana y los lobos

Pero ya antes Saura había iniciado su exploración de esa España bajo la represión del franquismo, en la citada La caza, eludiendo sabiamente, por supuesto, la censura en cada uno de los títulos que le siguieron antes de llegar a Ana y los lobos, en la cual se centra en las pulsiones sexuales que subyacen en el interior de una familia aristocrática, fundamentalmente en sus integrantes varones, cuando una bella institutriz inglesa (Geraldine Chaplin) llega a la mansión donde vive la familia. La película cuenta además con otros dos grandes intérpretes españoles como lo fueron Fernando Fernán Gómez y Rafaela Aparicio, cuyo personaje, la matriarca de la familia, es retomado en la secuela de esta cinta, titulada Mamá cumple cien años, una nueva mirada al grupo familiar pero ahora en calve de comedia y en una España posfranquista. El film fue un triunfo de público y crítica, no solo en España ganando el Premio Especial del Jurado en San Sebastián y siendo nominado al Oscar a la Mejor película extranjera.

 

Entre estas dos películas, Saura dirige La prima Angélica, que marca su consolidación internacional al ganar el Premio Especial del Jurado en Cannes, narrando una historia de amor frustrado en la cual se entremezclan el pasado y el presente. De nuevo Geraldine Chaplin haciendo pareja esta vez con José Luis López Vázquez, un hombre que intenta rescatar el amor adolescente de su prima.

Carmen de Bizet, interpretada por  Carlos Saura

Posterior a esta etapa, Saura ha seguido haciendo obras fundamentales, varias inspiradas en su pasión por la música y la danza folklóricas ibéricas: en este sentido recordemos su adaptación de la Carmen (1983) de Bizet, que conformaba la trilogía compuesta por Bodas de sangre (1981) y El amor brujo (1986), y que conectaría luego con las otras realizadas en los noventa como Sevillanas (1991), Flamenco (1995) hasta llegar a la Jota de Saura (2016).

La vida familiar de Carlos Saura y sus siete hijos en el documental de Felix Viscarret Saura este viernes en el Trasnocho Cultural

Sería muy largo seguir enumerando títulos de este autor, considerado uno de los más grandes cineastas españoles a la par de un Luis Buñuel -de quien por cierto fue colaborador-  o un Luis García Berlanga. Solo finalizo este limitado acercamiento a su obra señalando que este próximo viernes en el Trasnocho Cultural, en su espacio Especiales Trasnocho, se estará exhibiendo un documental sobre este realizador dirigido por Felix Viscarret Saura(s), en el que se explora el mundo familiar del realizador a través de su relación con su obra y con sus siete hijos. Otra ocasión más para percatarnos de la contundente vigencia de este artista español.