Inicio»Teatro»En “Chamaco” la miseria genera el quiebre de la sociedad

En “Chamaco” la miseria genera el quiebre de la sociedad

Escrita en 2006 por un escritor y dramaturgo cubano, la pieza logra dar cuenta de un relato universal

7
Compartido
Pinterest URL Google+

Chamaco ha sido película, libro, obra de teatro y crónica social de un pueblo caribeño. El escritor y dramaturgo Abel González Melo tenía tan solo 25 años cuando logró dar cuenta de la ruptura de la sociedad cubana a través del teatro y fue acreedor del primer lugar en el Concurso de Dramaturgia convocado por la Embajada de España en Cuba en 2005. Este 14 de abril de 2017 se estrena en las tablas del Trasnocho Cultural de Caracas, una versión  dirigida por Mario Crespo.

Chamaco es un texto no sólo cubano, sino contemporáneo, escrito con una sensibilidad, un ritmo, una velocidad y una síntesis completamente contemporáneas”, se podía leer en el folleto que se entregó en el estreno el primer montaje que se hizo en Cuba (2006) y estuvo a cargo de Carlos Celdrán y el grupo Argos Teatro. Es que a pesar de haber sido escrito en una isla de apenas 100 mil kilómetros cuadrados, el drama que relata es universal.

En plena Nochebuena dos jóvenes apuestan -sin saberlo- su vida en una partida de ajedrez. Una plaza sucia, mal iluminada y vacía, es el escenario en el que dos estratos sociales diferentes, pero marcados por la misma desidia, se encuentran y estrechan un vínculo de sangre que solo se romperá con la resolución de un crimen.

La prostitución y la corrupción de las instituciones se presentan como un leitmotiv en una pieza en la que la virilidad se cuestiona con homosexualidad reprimida. Un policía corrupto utiliza a un joven que vende su cuerpo a los caballeros de la plaza, para intentar resolver un crimen, sin saber que el ejecutor siempre estuvo cerca.

En las tablas caraqueñas

“El texto está escrito para Cuba. Corrupción judicial, corrupción policial, jóvenes desamparados sin esperanzas en el futuro, jóvenes que se meten las manos en los bolsillos y se tocan solo los muslos, todo eso existe en Venezuela y el texto calza perfectamente para esta sociedad”, explica el director de la pieza, Mario Crespo, a Esfera Cultural.

Crespo da rienda suelta a su creatividad en un montaje que está cargado de dinamismo cinematográfico. Siendo Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana, el director también es reconocido en la industria cinematográfica venezolana por su más reciente película Dauna, lo que lleva el río (2014).

chamaco-2335-1
Antonio Delli y Raoul Gutierrez

La falta de dinero como catalizador de la acción violenta y de las consecuencias criminales complementan una trama compleja en la que el amor, aparece en los retazos de una familia rota y de una joven pareja que sueña con un futuro feliz. Sin embargo, no logran vencer a las fuerzas de la avaricia, el odio y la corrupción.

Sobre el escenario una estatua de un héroe sin rostro, pilares que dan estabilidad al entramado de acciones y un relieve de El Ávila hecho con luces de neón, nos sitúan en diversos escenarios dentro de una ciudad oscura, donde la violencia es protagonista de muchas historias. Sobre la escenografía, diseñada por Vladimir Sánchez, Crespo añade que “queríamos algo minimalista sin que fuese sencillo. La idea es que la propuesta facilitara que las palabras y los actores fuesen lo fundamental”.

En el montaje de Chamaco de Mario Crespo, cada personaje representa una realidad particular y una forma de ver el mundo. Los movimientos en escena son constantes, pero la carga de las palabras tiene más dinamismo y fuerza que las acciones. Los actores se encargan de imprimirle aún más poder a la prosa de Abel González Melo.

El elenco está conformado por grandes figuras de las tablas venezolanas. Gonzalo Velutini, Caridad Canelón, Antonio Delli, Julián Izquierdo, Gerardo Soto, Greisy Mena, Raoul Gutiérrez y Christopher Hernández personifican a correlatos de la sociedad actual, quienes cuentan en diez movimientos, asemejando un informe policial, la vida y obra del protagonista: un héroe trágico contemporáneo.

La ficha técnica se completa con Samuel Hurtado en la producción general, Juan Carlos Ogando en la iluminación, Leonardo Maldonado en la música, Gustavo González en los efectos sonoros y Daniel Dannery en la asistencia de dirección. Chamaco estará en Trasnocho Cultural del 14 de abril al 2 de Julio, los viernes a las 8:30 pm y sábados y domingos a las 7:30 pm. Las entradas pueden adquirirse a través de Ticketmundo o en las taquillas del teatro.

chmc_poster2_rampa