Inicio»Cine»Cortometrajes venezolanos: viajes introspectivos en paisajes remotos

Cortometrajes venezolanos: viajes introspectivos en paisajes remotos

El 14 de diciembre se realizo un foro en el que jóvenes cineastas hablaron de su obra

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Jóvenes directores venezolanos han marcado la pauta del quehacer cinematográfico nacional en los últimos años con piezas visualmente llamativas y contenidos densos. Álex Méndez Giner, Gerard Uzcátegui y Juliana Gómez Castañeda son tres de ellos y el pasado miércoles 14 de diciembre proyectaron un corto cada uno en un evento que se llevó a cabo en el Centro Cultural Chacao. El elemento común en sus trabajo y de otros nóveles realizadores , son los viajes intimistas y los paisajes remotos. Sobre ello conversaron durante el foro:

 

The book of Judith (2015) dirigido por Álex Méndez Giner

The book of Judith narra la historia de una mujer viuda que vive en una granja aislada del mundo. Con una clara referencia a la narracción bíblica, Giner logra dar un giro en el argumento central del filme que hace que el espectador se mantenga en tensión constante. El cineasta, radica en Estados Unidos, tuvo la oportunidad de conversar con el público vía Skype y responder a la inquietud sobre el hilo argumental del filme.

Giner explicó el carácter íntimo de la pieza audiovisual e hizo énfasis en la emotividad que intentó transmitir a través de la colorización, la cinematografía y la escogencia de las locaciones. “Con el color quería tener un control de la imagen desde lo íntimo. Construimos un espacio propio para cada personaje al utilizar colores y contrastes”, explica el cineasta. Para lograrlo, hubo escenas filmadas incluso a menos 20 grados centígrados en norteamérica.

A pesar de ser uno de los directores jóvenes más reconocidos a nivel nacional, Giner asegura que su destino no es Hollywood. “Creo mucho en lo que hago y sé que mis proyectos no están destinados a llenar salar. Yo no hago esto para vender cotufas. Por eso me permito tener una conexión más íntima con la imagen”, explicó el director quien además se encuentra en el rodaje de su próxima producción cinematográfica.

El film ha participado en el Festival de Cine Internacional de Buffalo de Estados Unidos, el Festival de Cine Venezolano de New York y el Festival de Cine de Charlotte de Estados Unidos.

Iceberg (2015) dirigido por Juliana Gómez Castañeda

Iceberg retrata la vida de una pescadora de 60 años, que vive aislada y cuyo único contacto con el mundo es a través de las relaciones con su nieta e hija. La monotonía de sus días solo se ve interrumpida por ceremonias de espiritismo y la pesca. Rodada en Santiago de Cuba, el filme recibió el premio a Mejor Cortometraje en el Fribourg International Film Festival.

Juliana Gómez Castañeda fue la única cineasta que no participó en el encuentro celebrado en el Centro Cultural Chacao. En Julio de 2015 egresó de la especialidad de Dirección Documental de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba; donde filmó este y otros cortometrajes de documental. Su cortometraje Nudo fue seleccionado en el festival de Cine de las Américas, celebrado en Austin Texas, y se alzó con el premio del jurado en el festival “Cuba in Films” en Frankfurt.

Iceberg obtuvo mención especial y fue acreedora con el galardón de Selección Oficial en el Festival de cine Caracas Doc celebrado en noviembre de este año en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg).

La noche anuncia la aurora (2012) dirigido por Gerard Uzcátegui

La noche anuncia la aurora, sitúa el foco de la narración sobre las distintas etapas de vida de un personaje: una mujer que decide hacer su hogar sobre un palafito en el delta del río Catatumbo. “Para este corto primero encontré el lugar y después le busqué una historia”, explica Gerard Uzcátegui, director del filme, quien rodó durante 10 días en el poblado de El Congo Mirador, donde nace el fenómeno natural del Relámpago del Catatumbo.

“Las condiciones de rodaje eran bastante complicadas, no había mucho espacio para la improvisación y todo estaba rodeado de agua. Estábamos en un lugar a tres horas de tierra firme”, explica el cineasta quien también formó parte del equipo realizador del filme Dauna. Lo que lleva el río (2015).

El filme fue musicalizado por Nascuy Linares, quien ha sido responsable de las partituras de El abrazo de la serpiente (2015) y Maroa (2006). Llama la atención que durante toda la pieza no se dice ni una palabra. “Escribiéndola, preferí que no dijera nada. La historia es introspectiva, más de sensaciones. La idea es que el paisaje y la música cuenten más”, asegura Uzcátegui quien también es autor del guion del cortometraje.

El cineasta también formó parte del equipo de Liz en septiembre (2013), explicó que su trabajo se encuentra influenciado por la imagen Tarkovsky y los textos de Pasolini. El cortometraje fue acreedor del galardón a mejor cinematografía en el Festival Internacional de Cine de Rhode Island y el Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de las Américas en Austin.