Inicio»Artes Plásticas»Cuatro maestros de las artes plásticas comparten “Caracas, el lugar”

Cuatro maestros de las artes plásticas comparten “Caracas, el lugar”

Está abierta al público la muestra titulada " Caracas,el lugar" en la Galería CAF de El Banco Latinoamericano de Desarrollo

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Cuando Mariela Provenzali  ideó “CARACAS, un lugar ”convocó a los maestros Adrián Pujol, Pancho Quilici, Ricardo Benaim y Roberto de la Fuente a participar en la exposición de la Galería CAF en homenaje a los 450 años e la ciudad. Lo hizo pensando en la poética y pictórica que ha inspirado Caracas por tantos años, en la energía particular que tiene el lugar y en las múltiples interpretaciones a las que ha dado pie. Para la curadora es motivo de orgullo reunir a los  maestros del color, del dibujo, del grabado y del  hiper realismo en una muestra.

Ricardo Benaím  cree que no se puede hablar de Caracas sin hablar de El Ávila y sobre el particular  señala que de diez artistas que viven en Caracas seis han hecho alguna obra sobre el cerro y uno o dos ,han realizado varias.

El maestro cuenta un anécdota llamativa sobre su perdurable relación con el Parque nacional : “ La primera vez que hice un trabajo sobre El Ávila tenía veinte años y  diría que fue un trabajo anti-ecológico. En ese tiempo vivía en Altamira y lo tenía cerca, lo tenía en frente y me abrumaba. Me frustraba saber que detrás del cerro, estaba el mar que era la libertad. Entonces cuando lo pinté, le saqué un tajo para que el mar viniera hacia mí y llamé la obra “Caracas Utópica”.

esfera-5-octubre-ezvisual-11
Ricardo Benaim afirma que El Ávila es su termómetro emocional. En la foto de Ezequiel Carías

–Ahorita a los 68 años- dice Benaim – El Ávila es como mi termómetro emocional , si yo estoy triste él está feo. Cuando está verde, resplandeciente me da buena energía. Cuando está apagadito y tranquilo me da melancolía. Tengo una excelente comunión con el cerro y mi hora preferida para verlo es en mi mejor momento del día.

Ricardo Benaim a propósito de su muestra en la Galería CAF explica que Caracas siempre ha estado en su alma y por eso presentó piezas de una serie llamada Caracas Imborrable que constituye lo que él conserva en la memoria de la ciudad. En esta oportunidad son un conjunto de láminas de MDF crackeadas en laser sobre fotos emblemáticas de la ciudad, de monumentos que hay en Caracas, que ni la cuarta ni la quinta República han podido destruir. Son: El Elicoide, El Nuevo Circo y El Panteón entre otros.

Sin embargo la obra preponderante de Benaim en la muestra ,es un objeto escultórico de grandes dmensiones  realizado con resina, cemento y piedras ,de grandes dimensiones con vetas abiertas e  iluminado desde dentro con diversos tonos de luces de neón. También presenta un objeto en hierro oxidado que representa El Ávila   y cuatro más, éstos situados en el looby de la galería ,que son placas semejantes a descubrimientos arqueológicos o formas desenterradas .Representan los monumentos arquitectónicos de Caracas.

La realidad supera la ficción

Al frente de la entrada de la Galería CAF se encuentra la obra  del maestro del hiper realismo Roberto De La Fuente que es un Ávila de gran formato realizado en acrílico sobre un soporte cóncavo y convexo de MDF, Sus características, los picos de tonos verde oscuro pegados de un cielo que asemeja de el de un amanecer,  hacen que el espectador  sienta frío. Por eso le preguntamos al autor si efectivamente la obra tiene la intención te transmitir esa sensación.

esfera-5-octubre-ezvisual-16
Roberto De La Fuente está pasando de la dualidad cielo-montaña a la trilogía ciudad-gente-montaña en su trabajo más reciente.Foto de Ezequiel Carías

–Por su puesto que sí – dice De La Fuente – pero no es solo frío. La luz de Caracas nos transmite esas sensaciones de temperatura porque los que hemos vivido en este lugar, sabemos y podemos asociar el color del cielo con la fecha en el tiempo y podemos asociar los tonos cálidos que entablan el calor. Lo que estoy tratando de hacer en estos diez años que tiene mi cuerpo de trabajo sobre el Ávila, es entender la cordillera como un lugar que está cambiando constantemente y permite registrar el frío, el calor, las nubes, la lluvia,días nubados, días hermosos, días  que afectan el estado de ánimo.

Según explica el maestro  Roberto De La Fuente, el objeto de  trabajo durante la última década ha sido el Ávila donde no está el hombre , es decir, cielo y montaña y viceversa pero, para esta exposición  trajo una pieza  que tiene relación de la falda de la montaña  con la naturaleza que la rodea y que permite  entender la escala o el tamaño que tiene este escenario natural.

A la pregunta sobre la evolución del arte y especialmente de las obras referidas a El Ávila y si en su opinión vale más una obra del pintor Manuel Cabré o la obra de un artista moderno, De La Fuente explica que la pintura avilista tiene su origen en el descubrimiento de América. En esos barcos venías ilustradores que tenían la misión de llevar a Europa la visión de lo que estaban encontrando. Sucesivamente hubo cantidad de movimientos artísticos  interesados en El Ávila.

— Ahora yo no podría decir qué obra vale más –  para mí son cápsulas de tiempo. Los cuadros son como retratos de una época, de un momento. Cabré utilizaba los primeros planos de una ciudad bucólica que ya se ha ido perdiendo. Yo trato de retratar la trama urbana en primer plano. Mi idea es tratar con realismo a nuestro cerro. Porque muchas veces la realidad supera la ficción. Desde la pintura, mi tarea es realizar crónicas históricas de la maravilla que es el Ávila.

esfera-5-octubre-ezvisual-35
El pasado representado por la Plaza de El Hatillo en el fondo y el presente cinético en la superficie de la obra serial de Adrián Pujol ,” Tema Serial I ”   Foto: Ezequiel Carías

Los maestros  Adrian Pujol y Pancho Quilici no están de cuerpo presente en la inauguración de la exposición”  “Caracas,el lugar”, pero la curadora de la muestra Mariela Provenzali se da a la tarea de explicarnos a los periodistas el significado y el alcance del trabajo de estos artistas. Adrían Pujol  español de nacimiento ,se radicó en Venezuela en los 70, y Pancho Quilici, vive en Francia pero está muy sensibilizado con la ciudad de Caracas y  su arquitectura.

Adrián ha pintado muchísimo El Ávila – afirma Provenzali- desde todos los ángulos. Ahorita está haciendo una investigación sobre el cinetismo como una narrativa universal. Quiso rendir un homenaje a Soto y  para esta muestra me dio en primer término, dos cuadros que son :”El Ávila desde el Cerrito “que hizo en el  2006 y a su lado está ” Composición o Testamento de Soto” una pintura del cerro cubierta por una trama cromática con la que Pujol le rinde homenaje al cinetismo y al color.

Situado en la una pared exterior de la  Galería se encuentra otro cuadro de  Adrián Pujól que se llama ” Tema serial I sobre PBH .  Con respecto a este trabajo la curadora  señala que el artista coloca una trama de colores vibrantes por delante y en el fondo una remembranza de la ciudad que fundaron los españoles hace siglos, con sus cuadras,plaza, iglesia,alcaldía y palacios de Gobierno, es decir, con toda la estructura del Poder.

esfera-5-octubre-ezvisual-27
Pancho Quilici, maestro del dibujo y estudioso de la arquitectura retrata un barrio de Caracas e introduce un elemento geométrico a la obra. Foto: Ezequiel Carías

El entusiasmo de Mariela Provenzali por los maestros Pujól y Pancho Quilici se traduce en las palabras de agrado que muestra por la obra que ambos exhiben cuando exclama: “¡Maravillosa!” y en otro caso, “¡ Magistral!”.

–Pancho – afirma con familiaridad – se ganó una beca para estudiar en París y se quedó allá pero pareciera que cargara en el inconsciente El Ávila y la ciudad . El fondo de sus obras siempre  tiene su Ávila completo, no sabes si fue tomado de satélite o con qué otro medio pero sabes que se trata de un territorio. El tema de los dibujos pueden ser las Torres de El Silencio,  El Aula Magna o El Helicoide o un barrio en un cerro de Caracas.

— En su trabajo de dibujante estudioso de la arquitectura – señala Mariela Provenzali – introduce movimiento por medio de elementos súper puestos e inclusive una de sus obras es una invitación vertiginosa a entrar en esa masa territorial urbana. En otra, ves unos remolinos que son sus elucubraciones sobre la ciudad manifestadas de esta manera. Quilici es el autor de  una obra magistral que está antes de la entrada de la galería; un perspectiva de El Aula Magna donde destacan las Nubes de Calder y en el fondo está el Ávila, concluye la curadora.

Todas las fotos de este reportaje fueron realizadas por Ezequiel Carías 

Comentarios