Inicio»Cine»El cine venezolano apeló a la sensibilidad humana en 2017

El cine venezolano apeló a la sensibilidad humana en 2017

Una serie de largometrajes tuvieron un exitoso recorrido internacional en el transcurso del año

0
Compartido
Pinterest URL Google+

En el transcurso de 2017 las cámaras se mantuvieron encendidas y el rodaje no se detuvo. Hubo también varios estrenos. A pesar de las dificultades, el cine venezolano fue reconocido dentro y fuera de sus fronteras en festivales de primera categoría. Los cineastas criollos se inclinaron por historias que exploran la complejidad del ser humano, lo retratan en sus distintas facetas y en su forma de relacionarse consigo mismo y con lo que lo rodea. Relatos particulares que, a través del lenguaje cinematográfico, son metáfora de temas universales.

En Esfera Cultural hacemos un recuento de los largometrajes más sonados del año. Algunos ya se estrenaron en las salas de cine del país otros continúan su recorrido por festivales internacionales y esperan el 2018 para llegar a las pantallas venezolanas. Además de la lista de películas destacadas, también se estrenaron filmes como Kueka: cuando las piedras hablan (documental de Francisco Denis), El DiCaprio de Corozopando (Luis Rahamut), Maracaibo (Miguel Ángel Rocca), Bárbara (John Petrizzelli), Papita 2da Base (Luis Carlos Hueck), Solteras indiponibles (Carlos Malaver) y El secreto de mi amigo Sebas (José Gregorio Hernández).

El Amparo

La historia de Pinilla y Chumba, pescadores sobrevivientes de la masacre cometida en el Caño La Colorada por efectivos policiales en 1988, caló hondo en los espectadores y tuvo un recorrido internacional impecable. El film, dirigido por Rober Calzadilla,con guión de Karín Valecillos, ganó el reconocimiento del público en festivales de Biarritz, Bogotá y Milán. También fue candidata a mejor película iberoamericana para los Premios Goya aunque no logró figurar entre las cinco nominadas.

El Amparo se llevó el premio a mejor película en el Festival de Sao Paulo, en el de Cine Hispanoamericano de Marsella, en Grenoble (Festival Latinoamericano Ojoloco) y en el Festival Internacional de Cine Latino de Sídney. Además obtuvo el premio de la Crítica Especializada en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar, premio especial del jurado y premio Argentores a mejor guion en el Festival de Cine de las Alturas en Jujuy, Argentina.

De este film destaca el trabajo actoral. Los personajes principales, interpretados por Giovanny García y Vicente Quintero, se integran al colectivo. Son uno más dentro del pueblo e incluso, cuando toman protagonismo, lo hacen para reivindicar un sentir general, despojados de cualquier heroísmo.

La familia

La ópera prima de Gustavo Rondón Córdova, destaca por ser el primer largometraje venezolano en estrenarse y competir en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Lorenzo Vigas ya había participado pero con el cortometraje Los elefantes nunca olvidan. Además, La familia se alzó con el premio principal del vigésimo segundo Festival de Cine de America Latina de Biarritz, Francia. El film espera estrenarse en 2018 en las salas de cine venezolanas.

La complejidad de los lazos familiares son explorados en el transcurso del film, donde Andrés (Giovanny García), padre ausente, presiente una venganza inminente cuando su hijo Pedro (Reggie Reyes), en defensa, hiere a un compañero gravemente. Ambos huirán del barrio que habitan para buscar refugio, travesía que pone a prueba su relación.

La soledad

Jorge Thielen Armand con La soledad, explora parte de su pasado y el sentimiento de pérdida que experimentó al emigrar de su país natal.  Esto se refleja en la historia de José, un joven que descubre que la deteriorada mansión que ocupa, pronto será demolida. La desesperación por salvar a su familia de la pérdida de vivienda lo lleva a buscar un tesoro que lleva siglos escondido en la morada.

Esta película ganó el premio a mejor película en el Festival Internacional de Rhode Island, el premio de la audiencia en el Miami Film Festival, el reconocimiento de la crítica en Biarritz y el del jurado en el Festival de Atlanta. Fue la mejor ópera prima en el Festival de Cine Venezolano de Mérida, además de ser premiada por su sonido

El Inca

El Inca de Ignacio Castillo Cottin interpretada por Alexander Leterni,relata la vida del boxeador Edwin Valero, la turbulenta relación con su esposa y su éxito en el cuadrilátero. En palabras del crítico Luis Bond la película es completamente fiel a la realidad y utiliza la historia de amor como hilo conductor. Según él este enfoque podría suavizar los prejuicios que giran en torno a un personaje tan polémico como Valero. Sin embargo, la corte dictó una medida cautelar en diciembre del año pasado, ante el recurso de amparo introducido por familiares del ex deportista, que censuraba el film en las salas nacionales. Esta decisión fue levantada en mayo, tras un recurso de apelación, pero fue revocada en junio, por lo que el film estuvo solo un mes en cartelera durante 2017.

A pesar de su intermitente aparición en las salas venezolanas, el film tuvo gran acogida entre el público internacional. Su estreno en el Miami Film Festival fue todo un éxito, fue seleccionado oficialmente en el Festival de Cine Independiente de Bogotá y en el Festival Internacional de Cine de Morelia. Resultó ganadora de siete galardones en el Festival de Cine Venezolano, entre los que destacan el de mejor dirección, mejor actor y mejor guión. Éxito que la llevó a representar a Venezuela en los premios Oscar, aunque no logró pasar a la ronda final entre los demás filmes de habla no inglesa.

 

Translúcido

Coproducción entre Ecuador, Estados Unidos y Venezuela, Translúcido de Leonard Zelig narra la historia de Rubén, inmigrante ecuatoriano que vive en Nueva York y es diagnosticado de cáncer en el páncreas. Este vuelco en su vida lo lleva a intentar unir varios cabos sueltos que tendrán resultados inesperados.

Este largometraje fue candidato junto a El Amparo a la categoría de mejor película iberoamericana para los Premios Goya, sin embargo no logró quedar entre las finalistas para este renglón. A pesar de eso, tuvo gran recepción entre el público y la historia caló entre los espectadores.

Más vivos que nunca

Tras la muerte de Paloma, cinco ancianos se escapan de la casa hogar El Edén para esparcir las cenizas de su compañera en un río de su pueblo natal. Perseguidos por sus familiares, emprenden una aventura en la se reencuentran con sus sueños de juventud y ponen pausa a la vida sedentaria a la que estaban destinados.

Dirigida por Alfredo Anzola y con guión de Laura Romero, Más vivos que nunca ofrece otra mirada sobre la vejez. A pesar de que muestra el abandono al que son sometidos los ancianos, se centra en resaltar la vida que aún hay en cada uno de ellos. En palabras de Romero es una película “conciliadora, esperanzadora y necesaria en estos tiempos”. Tuvo una gran acogida entre en el público y fue la película más votada en redes sociales durante el Festival de Cine Venezolano de Mérida.