Inicio»Reseña»En “Danzon Park” los traumas de Arístides Vargas suben a escena

En “Danzon Park” los traumas de Arístides Vargas suben a escena

Los celos y la falta de comunicación del texto del autor argentino se encienden en medio de un espectáculo que combina, acción, música, canto y coreografías.

0
Compartido
Pinterest URL Google+

En repetidas oportunidades el argentino Arístides Vargas ha confesado que un dramaturgo es quién  escribe sobre los traumas. Y la obra teatral “Danzon Park”, dirigida por la novel directora venezolana Raquel Zapata en el marco del Festival de Jóvenes Directores  Trasnocho,  no escapa a esta tendencia.

En efecto, su propuesta , creada en 2005 en Nicaragua, logra encarnar la crueldad en el protagonista Arcos, quien se desenvuelve entre su heroísmo frente  el odio a la traición de su pareja, hasta autodestruirse y fallecer bañado en sangre sumido en una densa bruma. Un puñado de pétalos de flores rojas naturales, sirven de utilería a esta escena.

La pieza combina actuaciones, cantos y danzas con música en vivo interpretada tras los bastidores con piano, flauta y violín. El actor Mateo Cestari, encarna el rol del joven enamorado en el sonambulismo de Leda (Karla Fernández), e interpreta con destreza vocal el tema “Smile”, del legendario cantante y pianista estadounidense de jazz Nat King “Cole”. Ella, por su parte, realiza danzas cargadas de sueños y ficciones.

En el escenario de ” Danzon Park” se suceden los bailes, cantos y los paseos de sonámbula de la protagonista Karla Fernández en el rol de Leda Foto: Edisson Urgilés

Cestari dice sentirse muy a gusto con su personaje y considera que la directora de la obra -pese a su complejidad onírica- la desarrolla con naturalidad y claridad en sus propósitos.

“Danzon Park” es el nombre de la pista de baile y al mismo tiempo el dormitorio íntimo donde se desarrolla la obra, apenas ambientado con una cama, una mesa de noche y dos faroles de pie.

Los celos incendiados por las intrigas pueden conducir a desenlaces dramáticos. Tal es el caso de ” Danzón Park”. Foto Edisson Urgilés

 

Leda, esposa de Arcos, es sonámbula y en sueños danza y se enamora de un joven, el héroe de  su  juventud. Yoga (Nakary Bazán) es la tía de Arcos y entre diálogos y monólogos, lo incita y siembra dudas en torno  a la traición de Leda e inclusive  llega a entregarle  un cuchillo envainado en papel periódico.

Celos destructivos

A la pregunta sobre el mensaje central de la obra “Danzon Park”, Karla Fernández comenta: “El argumento aborda la manera como la falta de comunicación y los celos infundados son capaces de destruir a una pareja y hasta a las personas involucradas. Cuando conocí el texto de Vargas de inmediato me conecté con el mismo, porque es verdad que muchos seres humanos en variadas circunstancias, pierden el control de sus emociones como ocurre en el caso de Arcos en esta obra”.

La producción general es de Kike Acuña, la asistencia de producción de Jeslin Valbuena y Shirley Bascom; la asistencia de dirección de Elisa Castillo y Angy Ortega; la escenografía de Judy Alayón y Luis Montero; el maquillaje de Elis Blanco, la asistencia de vestuario de Nerea Fernández; la musicalización y composición de Leonel Mena Cisneros , la interpretación musical de  Luvin Zabala, Isabel Araque y Ezequiel Pizzani mientras que  la iluminación es de Gerónimo Reyes.

La directora de ” Celos” Raquel Zapata Foto: Edisson Urgilés

Actualmente Zapata es tesista en la mención Artes Escénicas de la UCV y participa en los talleres de Formación Intensiva de Actuación  del Actor en la Casa del Artista, y en los de Creación Colectiva “Historias propias” y de Dirección teatral dictado por Dairo Piñeres. Ha dirigido piezas de autores como Eugene Ionesco, Adrienne Kennedy, Aquiles Nazoa, Xiomara Moreno y Eugene O´Neill.

Las experiencias de Vargas en el exilio

A veces el argumento de Vargas resulta complicado y confuso. Pero para la directora Zapata en él se fusionan la realidad física y onírica de los personajes.

Vargas, oriundo de la localidad argentina de Córdoba, integró elencos dramáticos en Mendoza y se formó en la Universidad de Cuyo. En 1978 el golpe militar lo obligó a exiliarse y en Ecuador  estableció el grupo Malayerba.

Entre sus obras destacan Jardín de pulpos, Pluma o la tempestad, La edad de la ciruela, Nuestra Señora de las Nubes, La razón blindada, Donde el viento hace buñuelos y De un suave color blanco, entre otros montajes realizados en escenarios de México, Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Puerto Rico y Estados Unidos.

En 2012 mereció el Premio El Gallo de Casa de las Américas en La Habana, destinado a grupos e instituciones de Latinoamérica y el Caribe.

Melba González es cantante y asegura ser fiel espectadora de los festivales de Jóvenes Directores en Trasnocho Cultural. Aplaude  que en esta oportunidad compiten más mujeres que hombres. Y sostiene que conociendo las obras de Vargas, reconoce que son el producto de sus experiencias políticas en el exilio.

El montaje permanecerá en la sala Espacio Plural de Trasnocho será presentado hasta el 1 de marzo con el día viernes a las 5:00 pm, y sábado y domingo a las 4:00 pm.