Inicio»Literatura»La Feria del Libro del Oeste cierra con éxito en el campus de la Ucab

La Feria del Libro del Oeste cierra con éxito en el campus de la Ucab

La universidad se convirtió en un oasis que permitió sustraerse del entorno adverso y hacer una pausa para el acercamiento al acontecimiento del libro

7
Compartido
Pinterest URL Google+

“Es brutal que la Ucab (Universidad Católica Andrés Bello) nos acerque a la cultura de esta manera, lo apreciamos mucho”, no duda en manifestar un estudiante del campus de Montalbán la emoción que le produce verse entre libros, lectores, conferencias y demás, entre una clase y otra. Aunque la II Feria del Libro del Oeste de Caracas (Floc) 2017 finalizó este domingo, 3 de diciembre, ese sentimiento queda y el interés de la lectura sigue vivo, a la espera de la edición del evento del año próximo. “Lo chévere de la feria es que estamos en clase, pero de repente tenemos una hora libre y podemos visitar la feria o ir a alguna de las presentaciones”, deja saber una estudiante de Psicología.

La feria se ha desarrollado muy bien, toda la comunidad ucabista se ha volcado sobre ella. Ha sido todo un éxito, no solo para los libreros y editores, sino para todo el conjunto de eventos en términos generales”, se complace Marcelino Bisbal, director de AB Ediciones (editorial de la Ucab), profesor de Comunicación Social y uno de los organizadores principales del evento.

Marcelino Bisbal  Foto: Edisson Urgiles

El espíritu bellista

El día miércoles 29 de noviembre se cumplieron 235 años del natalicio de Andrés Bello, y a pesar de que no hubo actividades académicas, la feria siguió abierta, y con más razón… “Sería muy irresponsable hacer que 31 stands cierren y abran al día siguiente”, comenta Bisbal. A pesar de que el flujo de estudiantes se vio menguado, el profesor aclara que la oportunidad sirvió para honrar a una de las figuras tutelares de las letras venezolanas –y que da nombre a la institución auspiciante– con actividades alusivas al libro: “Tuvimos la gran sorpresa de contar con la visita de 135 niños de escuelas cercanas a la universidad que estuvieron visitando las actividades que programaron la Fundación Empresas Polar y Alfonso Rivas C.A, así como las propias de la universidad”.

“La dificultad más grande que enfrentamos fue que planificamos muchísimas actividades y la comunidad no ha tenido la oportunidad de disfrutarlas todas. Es una lección que aprendimos”, dice. Sin embargo, el también experto en Comunicación, reconoce que el mayor atributo del evento frente a otros de igual naturaleza es el ambiente: “El campus de la universidad funciona como un oasis dentro de la ciudad que está tan maltrecha, y eso es maravilloso pues atrae a más gente”.

Stands de la Floc 2017 Foto: Grace Lafontant

El humor, invitado de honor

Los encargados de cerrar la segunda Feria del Libro del Oeste de Caracas fueron Un venezolano, un italiano, un libro y una música, espectáculo de Laureano Márquez y Claudio Nazoa. El Aula Magna de la Ucab recibió a cientos de personas se reunieron en torno al humor reflexivo, libros y cultura.

Unas breves palabras de bienvenida por parte del profesor Bisbal dieron inicio al acto que continuó con la participación del Embajador de Italia, Silvio Mignano, quien aseguró que el evento humorístico-musical (así como las actividades que se llevaron a cabo durante la semana) presentaba una “imposibilidad de entender dónde termina Italia, y dónde comienza Venezuela”. Un ejemplo de ello es la música italiana que, según dice, es “ligera”, y que se ha presentado en otras ramas de la cultura durante los eventos de la semana a través de una forma “pop”, pero invariablemente “venezolanísima e italianísima y siempre parte de todos nosotros”.

Aula Magna de la Universidad Católica Andrés Bello durante el show de Laureano Márquez y Claudio Nazoa Foto: Grace Lafontant

El politólogo y humorista venezolano Laureano Márquez comenzó su monólogo uniendo la cultura venezolana con la italiana: “Colón, en 1498, llegó a las costas venezolanas, y ¿saben cosa peligrosa? Un italiano con un proyecto, lo cumple, lo lleva adelante. Ahí tiene usted al embajador, con su proyecto, con su obra, con su apoyo a la Feria”. Siguió con la historia sobre la colonización, pero relacionada con la religión Cristiana “Entonces (Colón) le dio el primer nombre, ‘Tierra de Gracia’, y luego dice que llegó al paraíso terrenal; ¿y cuál es la característica del paraíso? Que el trabajo es un castigo, ¿verdad, padre? (hablando al Rector, Francisco José  Virtuoso, S.J.)”.

La riqueza de un país está en el único lugar en el cual los pueblos tienen la riqueza, en la cabeza de sus ciudadanos (…) de hecho, esta segunda Feria del Libro del Oeste es nuestra riqueza. Esto es un verdadero tesoro y lo que ha sucedido aquí es importante para nuestro enriquecimiento de lo único que va a prevalecer, los libros”, continuó.

Posterior a la conjunción satírico-reflexiva  de historia, religión, literatura, culturas de ultramar y la precaria situación del país que dio Márquez, le siguió Claudio Nazoa, médico psiquiatra y humorista venezolano. Nazoa intervino de manera breve, y  se encargó de presentar a los cantantes Violeta Alemán y Carlitos Jórgez, y los músicos Jaime Páez (trombón),  Andrés Barrios (clarinete) y Gregori Antonetti (piano).

Gavilán colorao en italiano

La música italiana y la venezolana se turnaron durante lo que quedó de espectáculo, de igual manera lo hicieron Márquez y Nazoa (encargados de presentar el nombre de las canciones). Las voces de Alemán y Jórgez junto con la melodía de la banda deleitaron a toda la audiencia, que se puso de pie para bailar y aplaudir en varias ocasiones. Algunas de las canciones fueron Nunca te olvidaré, Come prima, Pajarillo y la versión en italiano de Gavilán colorao.

Esta clausura invitó, de manera implícita, a sus espectadores a que visitaran los stands de libros en su último día (hasta el año que viene) y la exposición de obras del caricaturista Eduardo Sanabria (EDO ilustrado). De hecho, muchos de los visitantes no tenían planeado ir a la feria sino al espectáculo, pero una vez que el ambiente cultural los invadió fue natural que visitaran a las editoriales y libreros que se encontraban dentro del campus universitario.