Inicio»Literatura»Festilectura se despide con sus fortalezas y debilidades

Festilectura se despide con sus fortalezas y debilidades

Los lectores notaron la repetición de libros con diferentes precios en los stands ; a los vendedores les quedó corta la semana de la feria, pero los asistentes se mostraron complacidos con el encuentro.

4
Compartido
Pinterest URL Google+

El ruido de la ciudad como soundtrack, la  temperatura típica del mes de diciembre, el Ávila contrastando con el intenso azul del cielo y libros rodeando la Plaza Francia de Altamira sirvieron como escenario para el séptimo Festival de Lectura de Chacao (Festilectura). Hoy esta edición, bajo el lema “Leer siempre”, se despide tras cinco días llenos de variadas actividades culturales y, por supuesto, venta de libros.

–Yo me enteré de que había una feria ahorita que pasé con el carro. Nunca falto, pero esta vez me tomó por  sorpresa; aun así tenía que venir porque me encanta– comentaba una señora en uno de los quioscos. Resulta curioso que entre tanta información a través de las redes sociales, a las personas les sorprendió esta edición :“Es que siempre la hacen por abril y no anunciaron con suficiente tiempo que sería en diciembre” concordó la mayoría de los compradores entrevistados. Por eso explican que no hubo tanta afluencia como en años anteriores.

Había escasez de bolsas, pero resultó muy fácil que, cuando ofrecían una para empacar un libro, se llenara cada vez más, un stand a la vez, hasta que la bolsa terminara casi a punto de romperse.  Había quienes aprovecharon la feria con un doble propósito; nutrir su biblioteca y comprar los regalos de diciembre: “Claro, es que con esta crisis, ¿qué mejor regalo que un libro? Yo creo que para un niño tiene más valor un libro que una muñeca” aseguraba una joven quien se encontraba en búsqueda de regalos para sus familiares.

Es  una costumbre en la feria, la venta de libros con descuentos, pero se podían escuchar comentarios que acusaban a algunos vendedores de “usureros” porque vendían libros de segunda mano más caros que los nuevos. No es sencillo establecer un promedio, pero en general los precios oscilaron entre los 70 y 200 mil bolívares (de libros nuevos y usados). En algunos puestos, como en el de El Banco del Libro, Libros El Nacional, Ediciones Andrés Bello, Fundación Empresas Polar y otros , se podían conseguir ejemplares por menos de 15.000.

¿Cuáles fueron los libros más buscados? Tras un sondeo general, y tomando en cuenta la época del año,  las agendas y calendarios ocuparon el primer lugar, le siguieron los libros de autoayuda (como por ejemplo los de Walter Riso), libros de narrativa venezolana (destacan Caracas Muerde de Héctor Torres, y S.O.S Venezuela de Laureano Márquez) y por último, los clásicos de la literatura universal. Las casas editoriales y vendedores estaban complacidos con sus ventas “A pesar de que se hizo durante la semana, y por eso no vino tanta gente, logramos vender bastante. Estamos satisfechos con la feria” comentaba un vendedor de Editorial Planeta.

“Se repiten mucho los libros, tienen los mismos en varios puestos y en cada uno con un precio diferente. Vale la pena dar una vuelta completa a la feria y ver dónde están a mejor precio “comentó un joven comprador.  Quizás esa sea la esencia de la feria, buscar con calma por todos los stands hasta conseguir el libro indicado. Es fácil perderse entre tantos textos dispuestos en estantes, o apilados sobre grandes mesas cuando no se está buscando nada en particular; igual es factible encontrar un libro que se adapte a los gustos, presupuesto,  e intereses particulares.

La Alcaldía de Chacao, a través de la Dirección de Cultura logró realizar este evento y demostró una vez más que Caracas es una ciudad de lectores, de personas interesadas por el conocimiento , capaces de reunirse de manera apacible, en un mismo espacio  e ir al encuentro con la literatura. Se podría afirmar (tras la recopilación de testimonios del público y de los vendedores) que la feria tuvo éxito y quedó la expectativa en torno a la afluencia de un mayor número de personas apasionadas por la cultura en  Festilectura  de 2018.