Inicio»Poesía»Gema Matias trae su Altar del Sol

Gema Matias trae su Altar del Sol

El Camino de Santiago ilumina un poemario: Ara Solis

1
Compartido
Pinterest URL Google+

La poeta y astrólogo,  ofrece a los lectores su reciente trabajo publicado con La Diosa Blanca ediciones. Su poemario Ara Solis – altar del sol- nació en el trayecto de la peregrinación a Compostela,conocida como El camino de Santiago; un viaje místico que realizó en el año 2007.  El recorrido es una cita que congrega miles de peregrinos que siguen la ruta que lleva  la cripta del Apóstol Santiago desde diversos lugares: Inglaterra, Francia y la propia España para llegar hasta la tumba del Apóstol ubicada en la Catedral de Santiago de Compostela. Diversas rutas, distintas motivaciones. Un diario devenido en revelación poética.

Creció rodeada por la poesía de Federico García Lorca, el más conocido entre los creadores del 27 y Gustavo Adolfo Becker que su madre recitaba de memoria en su Barcelona natal. A ella le interesaron esas voces y les siguió la ruta. Al principio sólo escribía para expresarse. La decisión de compartir su mirada del mundo, vino después.

Gema Matias apunta que en su poesía  “ las ideas e inspiraciones vienen de estímulos visuales en primer término, todo aquello que veo con los ojos,  sea un paisaje, una escena cotidiana o una foto, lo tamizo con las impresiones que esas imágenes producen en mi interior y luego lo hilvano”

La vida en toda su expresión de paisaje y viaje, será igualmente el tema de su próximo poemario con el que ganó el Premio Monte Ávila de nuevos autores, mención poesía en el cual el sujeto poético es el pueblo de la etnia Warao.  Hoanarao  se llama el poemario- traduce  gente del agua-  y saldrá publicado para el año 2019.

-Otras veces – continúa Gema Matias –  es lo que está en mis lecturas, lo que me pone a imaginar. Sueño con las escenas, me mueven las emociones y entonces tejo palabras.

La inspira el silencio de un lago, el cielo del pozo, un glaciar, las lagunas, los espejos. Escribe primero en el palatino catalán y luego traduce al español. De una lengua romance a otra:

 

 El lucero del crepúsculo heraldo nocturno/  

Solitario pasaje del inframundo humano y una promesa heráldica para llegar al centro/  Ara Solis

 

El Altar del Sol en el Camino de Santiago de Compostela

Habla la poeta:

-El viaje, la peregrinación era una cita pendiente.

-El camino de Santiago es una ruta tradicional de peregrinación en mi país natal que es España y en mi religión que es la católica. Elegí comenzar la ruta desde Francia,- un camino declarado patrimonio cultural por la UNESCO   porque sigue el diseño de la Vía Láctea-  y soy astróloga.  Caminé por 30 días, un promedio de 18 horas diarias, bajo distintas condiciones. Frío y calor extremos. Es una experiencia a varios niveles, la física: llevas la mochila, que es como decir la maleta que llevamos como experiencia de vida. Allí están los problemas, obsesiones. Real y lógica: control de gastos, orden, disciplina. En el camino tienes que despojarte de cualquier tipo de carga que no te deja avanzar y aunque vayas leve en tu mente y corazón, llevas peso en el alma.  El camino de Santiago te lleva como en la vida, a desplazarte. La primera etapa son 27 km. Yo inicié en Los Pirineos. Subes y luego tienes que bajar. Es una experiencia a todo nivel. Hay un lema de la tradición que dice que Santiago Apóstol  te provee de lo que necesitas y el viaje comienza desde el momento en que decides hacer el camino. Dormí casi siempre en albergues: la idea del peregrino es convivir y compartir. Te encuentras con gente que ronca, gente que arma y desarma el morral a horas insólitas. O quizá eres tú la que se levanta temprano. Es una experiencia de tolerancia y paciencia.

Del Camino se ha dicho que es un compendio de los valores del Viejo Continente: contenido espiritual, incluso iniciático, cultura gastronómica, religiosa, pictórica entre otros. Hospitalidad y organización.

El Altar del Sol:

-¿Cómo llega el poemario?  Yo llevaba un diario, allí escribía mis impresiones, mis emociones. En esa época también tenía que llevar un orden total de los gastos  e insistía:  “Me tiene que alcanzar el dinero hasta que pueda usar el próximo cajero en el camino”.

–Yo quería hacer sola el Camino- dice Matias y enseguida-  me adoptaron dos canadienses y un coreano. Cuando tu vas caminando,en un momento te pasa de todo. Y así vayas en grupo, toca hacer el insight. En el trayecto, yo iba escribiendo todas esas cosas y cuando regresé decidí darle forma al poemario. Empecé por el epílogo- una suerte de bitácora de viaje con anotaciones de todo orden: desde presupuesto, hasta emociones.

–Nunca tuve en mente publicarlo.  Escribía para mí: he hecho muchos talleres de poesía – entre otros con Astrid Lander- me gusta hacerlos incluso repetirlos. Escribir  es como desnudarte delante de los demás. Llegó un momento que me dije, si no gusta que más da. Y decidí buscar editor.

Gema Matias en el bautizo de su poemrio en la Librería Kalathos

El puerto del fin de la tierra:

Los Caminos dentro de la propia España son varios: el Primitivo, el Costero, el Vasco-Riojano, el de  Liébana, entre otros, llevan a Compostela. Algunos extreman la experiencia y continúan la ruta 98 kilómetros más allá, hasta el puerto del fin del mundo. Finisterre, Finis –terrae.

En la playa de Langosteira, en la costa de la muerte, se baña el peregrino, quema de sus ropas, la vida vieja y se purifica; luego contempla como el Sol se hunde en el horizonte tal como el pasado que deja tras de sí. “Tienes que sumergirte en ese mar para bautizarte, renacer y entrar a una nueva vida. Morir para renacer”. Esa comprensión de la muerte como un cambio  la mueve poéticamente y en ese sentido afirma:  “ El tema recurrente es la muerte. Vista desde la transformación que produce. Hay muertes físicas, anímicas, espirituales, materiales. Ese cambio que se engendra entre el antes y el después, entre el afuera y el adentro”.

Habla el editor de La Diosa Blanca: Edgar Vidaurre

–  El también poeta y editor refiere  ” estoy muy familiarizado desde hace mucho tiempo con esa figura del sol y del Ara solis – altar del sol-  como se llama el poemario.

-Esa imagen del sol hundiéndose en el horizonte esa contemplación de ir hacia adentro es el tema de este poemario. Esa estación final de Finisterre.  Allí está el umbral, la orilla del mar, y detrás lo desconocido. El simbolismo es que el viaje físico y geográfico termina en Compostela pero  en Finisterre comienza el fin de lo visible. El peregrino, y la poeta lo recoge,  entra una segunda etapa del viaje: el Ara solis es la simbología del viaje interior. La llegada de un sol a ese interior oscuro y profundo , es lo que describe al poemario.

-En los últimos tiempos ha habido un auge con el género de la crónica para relatar viajes ¿Por qué eligió la poesía?

-Por su ritmo y brevedad. Me permite condensar lo que permea a través de los sentidos.

-Ha referido que su poesía es simbólica, además trabaja con el cosmos y las señales del cielo. ¿Cuál es para usted, la relación entre poesía y espiritualidad?

-La alquimia entre el alma y la divinidad.

 

Gema Matias -Asesora Astrológica- www.gemamatias.com [email protected]