Inicio»Música»Noveles y experimentados talentos recrean “Humor, Amor y Venganza”

Noveles y experimentados talentos recrean “Humor, Amor y Venganza”

Tres grandes óperas llegan este domingo 25 de junio al Centro Cultural Chacao bajo la dirección de Alfredo Rugeles y Miguel Issa

9
Compartido
Pinterest URL Google+

La madurez de la trayectoria se unen al vigor de los nuevos talentos en la Gala de Ópera Humor, Amor y Venganza. Voces fantásticas se armonizan con la música que ofrecen los noveles músicos que integran la Sinfónica Juvenil Evencio Castellanos, recreando en escena las más impetuosas emociones del ser humano.

Fragmentos de tres grandes óperas serán presentados ante el público este domingo 25 de junio en el Centro Cultural Chacao. El maestro Alfredo Rugeles lleva la batuta y Miguel Issa dirige el montaje escénico apostando por la simpleza, realzando así a los prodigios musicales.

La productora del espectáculo, Milvia Piazza, propuso al Instituto Italiano de Cultura y a la Embajada de Italia en Venezuela reunir tres grandes óperas de diferentes períodos. Così fan tutte, Lucía de Lammermoor y Rigoletto.

Los solistas que encarnarán a los personajes son Génesis Moreno (22), Soprano; Claudia García (26), Mezzo-Soprano; Reinaldo Droz (26), Tenor; Iván Cardozo (23), Tenor; y los experimentados y reconocidos Franklin De Lima, Barítono y Luis Sarmiento, Bajo.

Los cantantes. Foto: Edisson Urgiles
Los cantantes. Foto: Edisson Urgiles

Humor, Amor y Venganza

El humor será representado con Così fan tutte, estrenada en Viena en 1790, un drama jocoso con música de Wolfgang Mozart. El libreto es obra de  Lorenzo da Ponte, quien escribió para Mozart dos óperas más: Las bodas de Fígaro (1786) y Don Giovanni (1787).

Ferrando  y Guglielmo celebran el sentimiento hacia sus amantes, las hermanas Fiordiligi y Dorabella. Don Alfonso advierte a los caballeros de la supuesta naturaleza infiel de las mujeres y los convence de realizar una apuesta y propiciar un engaño a las féminas para demostrar su deslealtad. Los novios parten a una supuesta guerra mientras que Don Alfonso y la sirvienta Despina se encargan de engañar a las hermanas haciéndolas enamorarse de dos albaneses, quienes en realidad son sus mismos pretendientes disfrazados.

La segunda ópera -el amor- es Lucía de Lammermoor, estrenada el 26 de septiembre de 1835 en Nápoles. Es un drama trágico con música de Gaetano Donizetti y libreto de Salvatore Cammarano, basado en la novela The Bride of Lammermoor del famoso escritor romántico Sir Walter Scott.

La historia narra el amor entre dos jóvenes de familias rivales. Lucía se enamora de Edgardo por lo que su hermano Enrico se enfada y hace todo lo posible para que ella se case con Arturo. Lucía le cuenta a su sirvienta el avistamiento de un fantasma, quien le insiste en desistir de su amor. Edgardo se despide de su amada pues deberá partir a Francia, se juran eterno amor e intercambian anillos a escondidas. Enrico le confía su hermana a su capellán y tutor Raimondo, quien la intenta convencer de que se case con Arturo. Arturo y Lucía firman el acta, aparece Edgardo y comienza la disputa, dando origen al famoso sexteto de la obra.

 

La soprano Génesis Moreno. Foto: Edisson Urguiles
La soprano Génesis Moreno. Foto: Edisson Urguiles

Finalmente, en el nombre de la venganza se recrea la ópera Rigoletto, escandalosa obra para su época, la Venecia de 1851. Cuenta con música de Giuseppe Verdi y libreto de Francesco Maria Piave, basado en la obra teatral Le Roi s’amuse, de Víctor Hugo.

El duque de Mantua, celebra su vida y su encanto ante las mujeres en su palacio, revelando una nueva conquista que conoció en la iglesia. El bufón del duque, Rigoletto, se mofa de los maridos de las damas cortejadas por el duque y lo aconseja de que los arreste o asesine. El conde de Monterone quiere vengarse del duque quién engañó a su hija, Rigoletto se burla de él, y al ser arrestado lanza la maledizione sobre Rigoletto.

 

La escena

La intención principal era realizar el espectáculo en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, sin embargo, la situación irregular del país no permitió la confirmación de la fecha, lo cual lleva a los productores a presentarlo en el Centro Cultural Chacao, explica la productora Milvia Piazza a Esfera Cultural. El recinto, al no tener foso de orquesta, propone una puesta en escena sencilla pero cargada de emoción.

“Se seleccionaron los actos más célebres de estas tres piezas. La orquesta en el escenario es atractiva y fuerte, y los cantantes juegan entre la orquesta y delante de ella”, declara Miguel Issa a Esfera Cultural. Agrega que la iluminación juega un papel importante, ya que cada ópera tiene su colorido particular. “Las piezas no demandan movimiento, pero como vengo del arte de la danza no escapa el crear códigos coreográficos en algunas escenas. Se ve muy bonito y ligero dentro de la intensidad de la música y la complejidad de canto lírico”, expone Issa.

La gala es una plataforma para impulsar a las nuevas generaciones, coinciden Issa y Piazza. “Es muy bonito ver como los que tienen una experiencia más corrida dan tips a los jóvenes, quienes tienen un nivel vocal extraordinario”, refiere Issa.

Franklin De Lima, Luis Sarmiento e Iván Cardozo. Claudia García y Reinaldo Droz. Foto: Edisson Urgiles
Franklin De Lima, Luis Sarmiento e Iván Cardozo. Claudia García y Reinaldo Droz. Foto: Edisson Urgiles

La orquesta Sinfónica Juvenil Evencio Castellanos está conformada por jóvenes del oeste de la ciudad y es dirigida por el maestro Alfredo Rugeles. “Son casi adolescentes, no podía creerlo cuando los vi. Es un reto para ellos pues una cosa es tocar una obra sinfónica y otra acompañar y entender y fusionarse con la voz. El maestro Rugeles es muy exigente. Es un gran aprendizaje desde muchos puntos de vistas”, continúa el maestro de la danza y el teatro.

“La vida de un lírico no es fácil si no se tiene el apoyo económico y el del público. Me siento muy contenta con lo poco que se puede hacer y producir para esa gente ávida de ópera que hace tantos años iba con una frecuencia importante, y ahora va cuando se puede”, afirma Piazza.

“Estas cosas son un gran esfuerzo en la época que estamos viviendo, hay mucho entusiasmo para lograr ésta gala. Siento que es una gran caricia para el alma permitirse hacer y que el espectador pueda disfrutar de esto”, concluye Miguel Issa.

La gala da cierre a las actividades del Instituto Italiano de Cultura y la Embajada de Italia en Venezuela en conmemoración a los setenta y un años de la República Italiana. 

 

 

Comentarios