Inicio»Cine»Humor, susto y reflexión conviven en el Festival de Cine Español 2017

Humor, susto y reflexión conviven en el Festival de Cine Español 2017

Siete películas recientes, multipremiadas y polémicas, conforman el menú del evento que empieza este viernes, 20 de octubre y se extenderá por dos semanas

3
Compartido
Pinterest URL Google+

La película Tarde para la ira de Raúl Arévalo, ganadora de cuatro premios Goya; la comedia Mi gran noche, dirigida por Alex de la Iglesia y protagonizada por el también cantante, Raphael; y el documental musical Jota, de Carlos Saura, son tres de las siete propuestas que se incluyen este año en uno de los eventos cinematográficos más antiguos del país. El Festival de Cine Español 2017  fue presentado ante los medios en la Residencia del embajador español y contó con la asistencia de los asiduos ponentes del Trasnocho Cultural y del Circuito Gran Cine.

Cuando Jesús Silva Fernández, nuevo embajador de España en Venezuela, habla sobre el festival en la rueda de prensa de este martes 17 de octubre, le resta protagonismo a su desempeño. Respetuosamente, le otorga todo el mérito de la organización y ejecución del evento a una serie de instituciones culturales y empresas comerciales venezolanas o de ambos países, que lo han llevado a cabo por más de 20 años.

— Este evento es posible — dice — porque se cumplen una serie de premisas. En primer lugar, y ustedes pueden dar fe de ello, hay un interés en Venezuela por conocer a la expresión artística y cinematográfica de los creadores españoles, quienes además y en muchos casos, forman parte de la industria cultural latinoamericana en general.

–Afortunadamente – continúa el comisionado – entre los muchos espacios culturales que compartimos los españoles y los latinoamericanos, la industria del cine se consolida como una auténtica comunidad cinematográfica que se expresa en español. A veces se produce en España y México, tiene actores, directores, guionistas de un lado y de otro y, a lo largo de los años, ha alcanzado la estructura de industria cinematográfica capaz de competir con la industria anglosajona.

El segundo punto que destaca Silva Fernández es el de los participantes en la organización. “Aquí  hay un equipo, representado en este panel, que trabaja conjuntamente en la realización del festival.  La embajada apoya, pero los protagonistas son una serie de instituciones y personas que pertenecen al mundo de la cultura y del cine en Venezuela, que siguen creyendo que hay que apostarle a este tipo de eventos”, expresa el embajador y sostiene que es a ellos les dirige su reconocimiento y agradecimiento.

–También hay que mencionar a una serie de empresas privadas que ven sentido en asociar su nombre a una iniciativa cultural como el festival y al proyecto de conectar países y culturas — refiere como tercer punto. “Eso demuestra que con todos los problemas económicos que tienen las empresas, en algunas, priva la visión estratégica, la ambición y la filosofía de comprometerse con la comunidad y con sus clientes más allá de la mera transacción comercial”, asegura Silva al tiempo que reconoce la labor del equipo de la Oficina Cultural de la Embajada de España en Caracas dirigido por el consejero, Bernabé Aguilar.

rueda-de-prensa-festival-de-cine-espanol-2017-2-de-6
Solveig Hoogesteijn Foto: Edisson Urguiles

Solveig Hoogesteijn, directora de Trasnocho Cultural, menciona por su parte el hecho de que ese centro puso a la disposición del Festival de Cine Español cuatro salas dedicadas al cine de autor y al cine independiente en los últimos 16 años.

–Este evento- afirma – es esperado con mucho anhelo. Lo es porque son múltiples los lazos culturales y sobre todo el cinematográfico, que unen a Venezuela y a España. En ese sentido a mediados de los 80, precisamente en Caracas se celebró la Conferencia de Autoridades Cinematográficas Iberoamericanas y a partir de ese conferencia, en la que todos los Ministros de Cultura de  Iberoamérica se reunieron, se concibió el programa Ibermedia, un programa de apoyo financiero a la producción de películas Iberoamericanas

— Este vínculo, como lo expresó anteriormente el señor embajador- subraya la gerente cultural-  ha creado un conocimiento no solo entre la gente de cine sino también en el público en general sobre actores, directores, guionistas y películas españolas.

–Son muchos los nexos que nos unen– reitera Hoogesteijn-  y uno de ellos, que considero muy importante, es el humor. Ambos países gustan de cultivar el humor, ambos países han utilizado el humor como una forma de expresión indirecta, también en momentos opresivos y en momentos de cesura.

Concluye la directora: “Para el Trasnocho es muy importante este festival, cuya XII edición se inaugura el próximo viernes 20 de octubre y se prolongará por dos semanas. Vaya mi agradecimiento a la Embajada de España, a Queiroz Publicidad, al Circuito Gran Cine y a Telefónica Movistar, por organizar esta fiesta del cine, que sin duda alguna, tiene su público natural en el centro cultural y convoca al público interesado en conocer el mundo a través del cine.

Dos décadas de historia

Durante su intervención el programador cultural del Trasnocho y directivo de Circuito Gran Cine, José Pisano, sitúa a los asistentes en los comienzos del festival.“Desde hace 21 años, gota a gota y anualmente, este festival, ha sido un esfuerzo importante que hemos venido haciendo un grupo de personas para mantener su continuidad en el tiempo y la calidad de este evento”, refiere.

–Justo a mediados de los 90 – señala uno de los fundadores-  comenzamos a concretar la idea de formalizar una muestra de cine español  porque hasta entonces se realizaban un ciclo en Caracas esporádicamente  que eventualmente podía viajar un poco más allá de nuestra ciudad capital . Recuerdo uno en particular que incluía Amantes de Carlos Saura, Belle époque de Fernando  Trueba  y ¡Ay, Carmela!, también de Saura, que nos motivó y  entusiasmó  a hacer una muestra que conjugara  nuestro propio idioma con una cinematografía cada vez más importante  con cineastas como Almodóvar, que ya venía sonando con mucha fuerza no solamente en el cine español sino en todo el mundo.

rueda-de-prensa-festival-de-cine-espanol-2017-4-de-6
José Pisano y María Helena De Freitas, del Circuito Gran Cine Foto: Edisson Urguiles

Pisano recuerda cómo se fueron agrupando los amigos apasionados en el proyecto y cómo entre anécdotas e invitados prominentes, el festival se realizó con años de mayor esplendor y otros con menos brillo. Luego pasa a comentar las siete películas españolas recientes y reconocidas  que integran la muestra actual.

La selección

— La selección – dice el cinéfilo — siempre ha sido combinar géneros, combinar visiones de cineastas mujeres y hombres, de gente joven y veterana. Comienzo por La novia, una película que dirige Paula Ortiz,  adaptación de  Bodas  de Sangre ese gran clásico de Federico García Lorca. Es un film que mi opinión atrapa el espíritu de la obra de García Lorca con un tomo de tragedia griega,visualmente  fantástica, con  Imma Cuestas con un trabajo espectacular acompañada por  Álex García y  Asier Etxeandia en los roles protagónicos.

–Luego – continúa Pisano- está Felices 140, dirigida por Gracia Querejeta, con Maribel Verdú , Nora Navas, Alex O´Dogherty y Antonio de La Torre. Es la historia de una mujer que en su 40 cumpleaños gana una lotería de 140 millones de euros y decide reunir a su familia para compartir la celebración de su aniversario y la gran  la noticia. Imaginarán todo lo que ésto  despertará. También se eligieron dos thrillers porque el cine español ha estado abordando este género con maestría. Recordemos la película premiada  La isla mínima. Una de las seleccionadas es Tarde para la ira del director Raúl Arévalo, película que recibió cuatro Premio Goya.

–Tenemos a Carlos Saura con Jota. Él es el veterano de esta muestra y sigue explorando el mundo musical como lo hizo  en los 70 y 80 con Bodas de sangre, Carmen o  El Amor Brujo una aproximación a la música desde el mundo del flamenco, el tango y al mundo de los fados. Esta vez con Jota, Saura le rinde homenaje a la Jota de su tierra natal aragonesa y nos brinda otro espectáculo cinematográfico, un desfile visual y sonoro fascinante.

El ponente comenta otras películas del festival  hasta llegar a El rey tuerto, escrita y dirigida por Marc Crehuet  sobre la cual señala: “Es una  película catalana muy íntima, pequeña. Es una drama próximo a nosotros. Son dos amigas que se reúnen a cenar en su casa. Invitan a su parejas, uno de los cuales es un civil manifestante que fue herido y perdió un ojo en un enfrentamiento contra fuerzas policiales y casualmente el novio de la otra amiga, es un policía quién presumimos le ocasionó la lesión a la otra persona. Es una película que nos dará mucho que pensar, mucho  que reflexionar. Se trata sin duda, de poner sobre la mesa las diferencias para encontrar puntos de encuentro, cumpliendo con el  objetivo de nuestro festival;  entretener, reflexionar y aproximarnos a una cinematografía exitosa con sus 100 millones de espectadores el año pasado e ingresos por el orden de 600 millones de euros.”

María Helena Freitas es la directora general del Circuito Gran Cine. No puede dejar de anunciar con orgullo, el premio Monseñor Pellín que la Conferencia Episcopal le concederá a ese circuito cinematográfico en las próximas horas  y pasa a explicar los pormenores de la programación  paralela a la realización del Festival de Cine Español 2017 en los Cines Paseo que va a realizar.

peliculas-del-festival-cine-espanol

–Nosotros tenemos una programación especial 20 locaciones en toda Venezuela con más de 100 funciones- dice Freitas: “En el caso particular de este festival, tenemos  dos películas de estreno que además de estar en el Trasnocho van a estar en espacios culturales alternativos en Caracas y el interior del país. De tal forma que  Mi gran noche y Felices 140  se proyectarán en los Cines Paseos y en la Cinemateca Nacional, en Patio Trigal de Valencia, en la Sala Lía Bermúdez de Maracaibo, en el Cine City  en La Victoria y en la sala Charles Chaplin de Barquisimeto”.

–Los espacios no convencionales de cine que dependen del Circuito Gran Cine – explica su directora- van a proyectar películas españolas reconocidas  que no son las siete del  Festival 2017 desde la próxima semana  y hasta diciembre, por ejemplo una película de animación como Don Quijote y Los Fados de Carlos Saura. La idea es que la población que no tiene acceso al evento pueda disfrutar igualmente de buen cine español.

Comentarios