Inicio»Artes Plásticas»Jesús Moreno: Esta muestra es un poco vivir/escapar de la utopía

Jesús Moreno: Esta muestra es un poco vivir/escapar de la utopía

Moreno- Granados invita a los espectadores de su exposición, a construir puntos desde los cuales pueda re construir la escucha y la mirada con las cuales percibir la realidad

6
Compartido
Pinterest URL Google+

A los 37 años al escultor Jesús Moreno-Granados sólo le falta el trabajo de grado de su maestría de Educación Artísticas en Colombia porque cumplió todas las etapas de estudio previas. Egresó de la Cristóbal Rojas en Caracas en 1998 y en el 2000 ingresó a la Armando Reverón de Unearte. Aquí tuvo el título de licenciado en Bellas Artes mención escultura y su trabajo de grado  “Compendio” recibió una mención de honor. Luego estudió un postgrado en arte en el núcleo de la Simón Bolívar en la ciudad de Barcelona- Anzoátegui, y más recientemente comenzó la maestría en Bogotá donde reside desde hace cinco años.

Las esculturas de Jesús Moreno -Granados pueden ser una bandada de pájaros o un banco de peces Foto:Ezequiel Carías

–Digamos  que tengo una formación sustentada en artes y oficios – dice  el escultor- en una práctica artística como hacer manual, como reflexión y esa reflexión me ha llevado  a un trabajo de investigación que tomará forma en mi tesis de la maestría  y  que tiene que ver con la escucha entendida como una práctica fundamental de la enseñanza y de la vida de los artistas en su diario qué hacer.

–¿Cuáles han sido sus hallazgos en relación a la escucha del artista?

–Hallazgos no hay. Si me he dado cuenta que en el caso de la escultura hay una escucha que se construye desde el ruido  propio del taller y de estar inmerso a ese ruido , lo cual  se contrapone a una necesidad de silencio muy importante que tiene el escultor.

— Yo llevo cinco  años viviendo en Bogotá – cuenta Jesús Moreno quién nació en Caracas – tengo mi taller allá. Fue un proceso bonito. Me fui en el 2006 a España, volví a Venezuela y hace cinco años me mudé a Bogotá. Tuve que mudar todo un taller de escultura , cargar un montón de kilos de sobre peso, trasladarlo  a otra ciudad, meterlo en un espacio y pensar; cómo empiezo a hacer funcionar ésto. Al mismo tiempo sé que el taller de arte es una -relación de relaciones- y es también es una construcción de escucha, por eso siempre me preguntaba :¿cómo  suena esta ciudad y cómo suena mi vida aquí? Las primeras piezas que salieron del taller son las tridimensionales.

-Lo primero que se observa del conjunto de sus obras es que tienen poco color.  ¿Por qué?

— Yo creo que es una consecuencia de haber hecho un trabajo muy colorista durante una época. Cuando tenía entre los 16 y 18 años hacía una pintura muy punk, muy estridente y yo creo que la misma práctica como le comentaba va decantando y uno empieza a escuchar otras cosas y a ver otras cosas y la paleta de colores va como bajando. Yo creo que uno soltando cosas y se queda con lo esencial.

Cada espectador podrá mirar la obra desde su punto. El artista abre el diálogo y la reflexión  Foto : Ezequiel Carías

— Sobre el tema de su exposición que se llama I/O ,Jesús Moreno Granados expresa: “  Es un conjunto de esculturas que el  curador Miguel Miguel García nos propuso situar juntas en una gran instalación, entonces vemos acá una bandada de pájaros que también puede ser un banco de peces. En todo el conjunto hay cosas muy orgánicas que sugieren un cuestionamiento de la densidad del medio donde se mueven.

— Las esculturas – continúa su autor  – están hechas a partir de una estructura en hierro  acero y luego resina de poliéster y madera. En ningún caso hay moldes.

–¿La idea es dar un mensaje ecologista?

–Digamos que hay un componente de biofilia. Uno sabe que está viviendo en una naturaleza muy tecnológica que nos está construyendo capas de realidad y la idea del montaje  es un poco construir una forma de ver y escuchar a las otras personas o a las otras especies. En la presentación de la obra creo una situación en la que estamos dialogando con nuevas especias que dependen del hecho tecnológico.

El mensaje de la muestra apunta a la creación por la vía de la tecnología de capas de realidad  sobre las que hay que dudar. Foto Ezequiel Carías

— ¿Estas esculturas son futuristas?

— No. La propuesta maneja la idea de tiempo- espacio  materia, pensando como eso fonológicamente está  configurando una  comprensión de la realidad y cómo ponemos esa construcción en duda través de una actividad , de una construcción de mirada y escucha y cómo vamos a poner en duda esa realidad que nos está diciendo; “ esto es verdad”

 — Siento por el carácter de las obras que tienen muchas lecturas y además están inconclusas que el planteamiento de fondo es:  ¿quiénes somos y hacia dónde vamos?

— Yo creo que la pregunta de explicarnos el cómo y hacia dónde vamos es una cosa muy complicada y yo no me quiero meter con eso – expresa el artista – pero  mi invitación  es a mirar cómo estamos haciendo lo  que estamos haciendo y cómo vivimos la vida.

El escultor no emplea moldes  para hacer sus esculturas que son de hierro o acero, resina de poliéster y madera . Foto: Ezequiel Carías

— ¿ Cual es propósito de esta instalación de gran impacto?

–Una de las intenciones es situar la obra como un gran reflexivo entre quien percibe y quién propone y abrir un diálogo.

— En sus esculturas le rinde culto a la belleza?

—  La belleza  y la estética son de  las  cuestiones más tradicionales del arte. La belleza y la estética fueron una de las últimas cosas por las cuales me  preocupé . Desde el mismo oficio y la misma práctica y el trabajo manual surge una  experticia que  busca un acabado porque la construcción te está diciendo algo. Como estética yo diría que en algunas de las obras hay una relación con la arquitectura y el diseño industrial con todo el tema de estructura urbanas va saliendo y  viene de mi experiencia de vivir en varias ciudades.

–¿Hay una escuela o corriente de arte que podría albergar su expresión artística?

Formalmente tiene que ver con el neo plasticismo pero yo creo que hablar de ismos es desfasado en nuestro tiempo.

–¿Dónde está el hombre en esta exposición?

–El hombre está detrás de todo eso. Y es pensar  cómo escucho al hombre que está ahí o frente a eso.

El edificio Veroes de Caracas frente a una construcción  realizada por  computadora  Foto: Ezequiel Carías

Sobre  una serie de trabajos de carácter urbano que presenta Moreno- Granado en su exposición I/O en Espacio Monitor que permanecerá abierta al público hasta el 16 de diciembre, el artista explica que se trata de  intervenciones de edificaciones o paseos emblemáticos de Caracas o Bogotá que pueden estar al lado de otras construcciones  que no existen en realidad porque él las hizo con la computadora.  Son experiencias de lugares donde se ha vivido que se están desdibujando. Es recordar una ciudad que se fue, es construir una que no está, es un poco  interrogarse sobre que es habitable y qué no es habitable, es un poco  vivir una utopía y es poco escaparse de esa utopía.