Inicio»Artes Plásticas»José Vívenes decodifica la iconología oficial

José Vívenes decodifica la iconología oficial

El artista recién inaugura la muestra "Historia de una infamia" en la que expone pintura y dibujos en torno a símbolos controvertidos

9
Compartido
Pinterest URL Google+

José Vívenes es un pintor de raza con un linaje que remite en el trazo, la mancha y el color a los maestros de la historia del arte venezolano y europeo. En los lienzos de formato medio, en el caso de la muestra que recién inaugura “Historia de una infamia”, asombra la ejecución franca, renovadora aunque muy atenida a los referentes canónicos tanto remotos en el tiempo como los más recientes. Y dentro de esa línea expone una propuesta inconoclasta contundente por controversial y profunda a la vez.

La exposición puede apreciarse como la continuación de una exploración visual anunciada en la anterior “Falsos héroes”, en la que el artista fragmentaba el icono del Libertador y lo reconstruía paródicamente; precisamente la obra de Vívenes evidencia la cosificación de un personaje histórico, banalizado por el culto al extremo de la cursilería y lo escandaloso: “Esta vez, trabajé a partir de notas y bocetos que continuaban lo expuesto en ‘Falsos héroes’, y juego con la temporalidad, por ejemplo, al utilizar marcos clásicos para los lienzos”, comenta el pintor.

Al primer vistazo llama la atención que obras de marcada tendencia neo expresionista, singularizadas por la relectura del grafismo, estén condicionadas a un marco de madera “clásico”, lo que disuena al ojo del espectador sin aviso; ahí, el sarcasmo o lo que para Vívenes es la infamia: “Tiene que ver con lo simbólico y el uso que se le da”, agrega el artista. “Y ahí entro a revisar lo que lo ha sido el militarismo en nuestra historia y aparece la imagen del cerdo, icono que tomo de Rebelión en la granja de George Orwell. Se sabe lo que la imagen del cerdo representa en la novela”. Se sabe, sí, que Orwell asigna al infamado puerco el significado del poder en ruta hacia la nueva barbarie del totalitarismo. Vívenes se vale de la iconología de la pintura romántica venezolana de tema épico para irrumpirla con la imagen porcina, en una apuesta plástica que deriva hacia otras desfiguraciones intencionales; una forma de delatar el fondo oscuro del culto al héroe y su relato, a través de la intervención del icono.

Los marcos clásicos son una disonancia visual en la propuesta plástica de José Vívenes Foto: Edisson Urgilés

La tentación a hacer una lectura política inmediata asoma, pero la obra invita a otra lectura. Sobre su planteamiento plástico, José Vívenes parece persuadir hacia un tiempo de lectura más amplio: “Procuro mantenerme al margen del acontecimiento inmediato. Una cosa es el arte y otra la realidad. Unirlos es una forma de complacer dentro del espacio del arte. Y no. Trato de mantenerme en la periferia, desde donde observo la realidad para convertirla en un trazo, un signo. Con esto no me lavo las manos o me desvinculo de la realidad, de la situación del
país. Lo que trato es de generar otra comunicación sobre esa realidad. No quiero complacer ni a mí mismo”.

Indagación del dibujo

Deja saber el artista que con la muestra “Historia de una infamia” siente que cierra un ciclo y empieza ingresar a otro a través del camino del dibujo; que no se supedita a otro lenguaje sino plantea su propia significación. Tal vez así siga hacia otros rumbos plásticos diferentes al recorrido de lo que él llama “la historiografía y su fauna”, suerte de bestiario de eso que llaman identidad nacional.

Vívenes expone en D’Museo hasta finales de julio Foto: Edisson Urgilés

En el centro del espacio de la Galería D’Museo permanece un juego de muebles al estilo del siglo XIX. La muda ambientación, en apariencia amigable, dialoga con el sarcasmo que salta de las paredes. La dialéctica visual propone así un sub texto humanista que el curador Nicomedes Febres resume: “El Arte debe con un trazo contar brevemente una historia, siempre con una imagen, pero debe ir más allá de la realidad y de allí, cada obra de arte es además de una historia, una interpretación de los hechos, esa parte subjetiva que hay en cada Historia, para hacerla más humana, dolorosamente humana”.

La ambientación de época dialoga con los dibujos y pinturas Foto; Edisson Urgilés

La muestra está abierta de martes a sábado, de 11 am a 6 pm, y los domingos de 11 am a 4 pm, en Galería D’Museo, Centro de Arte Los Galpones, Los Chorros.