Inicio»Columna»La absurda justicia

La absurda justicia

En la primera novela de Raúl Sojo se narra el modus operandi de las empresas de maletín

3
Compartido
Pinterest URL Google+

Seguros de Justicia, C. A. (Caracas: Oscar Todtmann Editores, 2017) es la primera novela del fotógrafo y comunicador social Raúl Sojo Montes, una historia donde la ficción se fusiona con la realidad del sistema judicial venezolano.

Rogelio es un joven profesional de clase media con una atractiva esposa. Ambos sueñan con mejorar su calidad de vida, específicamente: tener un mejor apartamento, abultadas cuentas bancarias y disfrutar de espléndidas vacaciones. La oportunidad se le presenta al protagonista cuando Carlos, un “buen” amigo, lo invita a participar en una actividad irregular relacionada con la importación de medicinas. El sistema de gobierno actual ha permitido  grandes vicios: creación de empresas fantasmas (o de maletín) a través de las cuales sus dueños obtienen grandes beneficios sin costos de producción; sin embargo, no todo es tan fácil ni es lo que parece.

En esta trama el protagonista es el eslabón más débil, el chivo expiatorio de la historia. Carlos evade el posible castigo de la ley al traicionar y entregar a su socio y amigo, no sin antes recomendarle contratar los servicios de una extraña aseguradora: “Seguros de Justicia, C. A.” una compañía manejada por “Pulgarcito”, un peculiar abogado encargado de proteger a sus clientes haciendo un noble manejo de la justicia:

¿Quiénes somos?

Seguros de Justicia, C.A. es un grupo pionero, experto en leyes, que no se conforma con la sentencia de un juez.

Misión

Evitar el cumplimiento de la justicia, a través del más capacitado personal y la más vasta experiencia en tribunales, comisarías, cabildos y prisiones. Lograr que todos los pacientes se sientan cómodos al margen de la ley. (p.49).

Pulgarcito tiene como deber resguardar la integridad de Rogelio mientras este último se halla en prisión; para ello pone a funcionar los largos brazos corruptores dentro del sistema judicial y penitenciario con el fin de disminuir el tiempo de condena de su cliente. El abogado se sirve, además, de los servicios de un matón llamado “El Tocuyo” (un prisionero que controla las mafias de la cárcel).

La historia se desarrolla en dos ambientes: la vida exterior (centrada en la esposa de Rogelio y en los esfuerzos de Pulgarcito por lograr la pronta libertad de su cliente) y el oscuro mundo penitenciario (enfocado tanto en “El Tocuyo” como en “Arjona”, otro preso-cliente de la aseguradora).

portada-seguros-de-justicia-1La obra está construida en breves capítulos, algunos de ellos dedicados a los personajes secundarios, en los cuales destaca la presencia de elementos de la cultura pop que ubican la generación a la que pertenecen los actores de la novela. En este sentido, destaca la mención a algunas caricaturas (He-Man, Hong Kong Phooey) y la insistencia en oír a ciertas agrupaciones emblemáticas del rock venezolano (Sentimiento Muerto, Dermis Tatú y Zapato 3).

Aunque por momentos las situaciones planteadas parecen exageradas y absurdas, éstas resultan un fiel reflejo del actual estado anárquico en el que se encuentran las instituciones del país. Es por ello que el lector puede identificar algunos sucesos reales que coparon los titulares noticiosos en años recientes; hechos que inspiraron, según parece, al autor: la estafa al país por la adjudicación de divisas preferenciales a empresas fantasmas en el año 2013; la fiesta rave (incluyendo el asesinato de uno de los reclusos) realizada en la cárcel de Sabaneta en el año 2012, entre otros.

Debo acotar que aun cuando no soy crítico literario (pero sí un lector consecuente) no puedo dejar pasar por alto ciertas debilidades. Como suele ocurrir en casi todas las primeras obras, Sojo Montes muestra un flojo manejo de los diálogos (poco creíbles); así mismo, el narrador (en tercera persona) adelanta explicaciones sobre el comportamiento emocional de los personajes que disminuyen el impacto de las acciones. De igual manera esas explicaciones siembran contradicciones que malogran el argumento.

En todo caso, Seguros de Justicia, C.A. resulta una obra que puede servir de documento interesante para el estudio de aquella narrativa venezolana signada por la actualidad de un país inmerso en la desorientación política y la decadencia.

 

Comentarios