Inicio»Teatro»La autenticidad está en la lupa de “El loco y la camisa”

La autenticidad está en la lupa de “El loco y la camisa”

Diana Volpe, quien asume la dirección del montaje, apuesta por seguir haciendo teatro a pesar del contexto problemático en el que vivimos

0
Compartido
Pinterest URL Google+

Una humilde muchacha de un barrio del oeste de Caracas espera con ansias una tranquila velada con su prometido, un descendiente de una familia pudiente del Este. En el modesto hogar con muebles rotos y reparaciones sin terminar, un padre infiel libera sus demonios machistas contra una madre sumisa, quien protege con celo a sus dos hijos: la casadera y Beto, el loco.

Es una pieza de teatro con aires de culebrón latinoamericano, pero más cercano al análisis profundo de los
estereotipos que han marcado por décadas a las naciones del cono sur
. El loco y la camisa es una obra que realza la realidad de las mentiras y que versa sobre el maltrato al que es o piensa diferente.

“La obra es argentina, pero nosotros la adaptamos un poco con el beneplácito del autor. El texto es cotidiano, pero contundente. Habla de la violencia, de los estereotipos y del maltrato hacia el que es diferente. Todo desde una perspectiva particular, distinta. Te hace reír y después te da el golpe”, explica la actriz Diana Volpe quien asume la dirección de la pieza.

En un solo acto se narra la visita del prometido al hogar humilde, donde las apariencias valen más que la dignidad. El joven Beto (Gabriel Agüero-Mariño), de quien se presume algún tipo de condición mental  particular, no puede hacer más que decir la verdad y deja ver las costuras de una sociedad en ruinas.

Reír de nerviosc9i46equ0aetmnl

La directora asegura que la audiencia ha reaccionado de manera diversas ante el humor negro que se expone en El loco y la camisa. “Hay momentos en los que el público nota inmediatamente lo que pasa y no se ríe, pero cada quien reacciona de manera distinta. De los que se ríen, de verdad quiero creer que lo hacen por nervios”, dice Volpe.

Otro de los aspectos que hace esta obra cercana a las personas, asegura la directora, es que en el país  el trato discriminatorio hacia el que es o piensa diferente es histórico: “¿ Y cuántos de nosotros no tenemos locos escondidos?”, se pregunta.

En la obra, la joven casadera trata de esconder su herencia familiar, pero el loco toma el control de la situación y termina por poner en evidencia todas las mentiras que se han estado repitiendo en escena –y en nuestras vidas- por mucho tiempo.

“La no aceptación de lo que somos verdaderamente”, subraya Volpe, es el tema principal de la pieza escrita por el director, dramaturgo y docente de teatro argentino Nelson Valente en 2009. La pieza ha sido representada en varias oportunidades con laureadas temporadas en Buenos Aires y se ha convertido en un referente incuestionable del teatro independiente argentino.

“Una familia esconde a su loco de todas las maneras posibles. Lo esconde del afuera y del adentro. Suprimirlo sería el ideal. ¿Quiénes son los locos y quiénes los sanos?”, apunta Valente a quienes conforman la producción de la pieza, que han tenido que lidiar con un país sumergido en un contexto confuso que ha hecho repensar el hecho teatral.

Con calles convulsionadas en donde la violencia se ha hecho cargo de causar estragos, Caracas, se ha vuelto –para algunos- una ciudad poco propicia para la representación de piezas de teatro. Sin embargo, la directora de El loco y la camisa reafirma su compromiso con el arte como forma de vida y herramienta para hacer presencia.

Realzamos la convicción de que somos artistas. Lo que sabemos hacer es esto y tenemos que seguir haciéndolo.

“Nosotros como artistas nos preguntamos cada día ¿qué sentido tiene? Y después, cuando vemos las barbaridades que están pasando en el país realzamos la convicción de que somos artistas. Lo que sabemos hacer es esto y tenemos que seguir haciéndolo. Mi madre era italiana y me contaba que durante la guerra había bailes, hacían teatro y nunca nacieron tantos bebés como después de la guerra. Esto es un modo de sobrevivir, en el medio de las bombas hay que seguir viviendo”, concluye Volpe.

El loco y la camisa es una producción de La Caja de Fósforos y Hebu Teatro, que cuenta con Haydee Faverola, Gabriel Agüero-Mariño, Rossana Hernández, Djamil Jassir y Elvis Chaveinte en las actuaciones. La pieza se estará presentanto hasta el 28 de mayo en el Trasnocho Cultural con funciones los viernes a las 7:30 p.m. y los sábados y domingos a las 7:00 p.m. Las entradas pueden adquirirse en la página web de Ticketmundo o en las taquillas del teatro.

cartel