Inicio»Fotografía»“La Caja de Protesta”, génesis contemporánea del fotolibro en el mundo

“La Caja de Protesta”, génesis contemporánea del fotolibro en el mundo

El fotodocumentalista Vladimir Marcano presentó The Protest Box (La Caja de Protesta), publicación que incluye cinco libros sobre fotografía, entre los que destaca la obra del venezolano, Paolo Gasparini

7
Compartido
Pinterest URL Google+

Actualmente, el fotolibro se ha convertido en una de las tendencias más importantes en el universo de la edición, y son muchos los fotógrafos que han aprovechado esta interesante forma de mostrar sus trabajos, para darse a conocer en un mundo prácticamente dominado por  las redes sociales.

La Caja de Protesta, de la editorial alemana Steidl (2010), es el resultado de una profunda investigación realizada por dos de los más importantes fotógrafos contemporáneos: el inglés Martin Parr y el alemán Gerry Badger. De acuerdo con Vladimir Marcano, fotógrafo venezolano con más de 20 años dedicado al género documental, este libro destaca del resto de las publicaciones del mismo tema por su complejidad. Ambos autores se dieron cuenta de que en la década de los sesenta y mediados de los setenta, los niveles de protesta fueron muy elevados, debido a los cambios sociales que se gestaban en ese entonces e innovaron con la recopilación de los trabajos fotográficos de esa época.

Vladimir Marcano durante la presentación del libro en la Galería Tresy3 Foto: Gerardo Rojas
Vladimir Marcano durante la presentación del libro en la Galería Tresy3 Foto: Gerardo Rojas

Marcano mostró el pasado jueves  2 de febrero, en la Galería Tresy3 de Las Mercedes, Caracas, cada uno de los cinco ejemplares“Hablamos de esta caja, primero porque hay dos fotógrafos latinoamericanos incluidos, entre ellos el venezolano Paolo Gasparini (…) y segundo, porque es importante mostrar estos trabajos para el deleite de quienes gustamos e investigamos sobre el tema”, afirmó durante la charla La fotografía de protesta como objeto.  Además de Gasparini, el libro expone las fotografías de Dirk Alvermann, Kitai Kazuo, Enrique Bostelmann, Paola Mattioli y Anna Candiani.

Los fotolibros contentivos en La Caja de Protesta abordan momentos álgidos de confrontación en Asia, América, África y Europa, con el añadido de poseer un diseño de vanguardia. Pero no se trata de reediciones, como afirma Marcano, sino de ediciones facsimilares, en algunos casos mejorados. “Ambos examinaron ese periodo y concluyeron que los libros que conforman La Caja de Protesta son los fotolibros más importantes de crítica social que existen dentro de la historia de la fotografía y deciden publicar en el 2010 mil ejemplares numerados. Es a partir de este año que el boom del fotolibro comienza a recorrer el mundo”, asegura el fotógrafo.

El corazón de la caja

Algerien L´Algérie

"Algerien L´Algérie" de-Dirk-Alverman Foto: Gerardo Rojas
“Algerien L´Algérie” de-Dirk-Alverman Foto: Gerardo Rojas

El primer libro que Marcano mostró durante el evento fue el de Dirk Alvermann, fotógrafo alemán fallecido en 2013, titulado Algerien L´Algérie. “Alvermann tuvo inclinaciones hacia los temas sociales. Fue un militante de izquierda bastante entregado y comprometido, que comenzó su trabajo como fotógrafo desde muy joven. El trabajo de Argelia lo realizó a los 18 años de edad”, contó como preámbulo.

El trabajo de Alvermann tiene una visión de todo lo que estaba sucediendo internamente en un país que buscaba independizarse de Francia. “Llega a Túnez en 1950, donde contacta con un ejército de liberación argelino y logra cruzar la frontera”, relató Marcano sobre su trabajo de campo. Pero la publicación del libro no fue sencilla. Al regresa a su natal Alemania, por presiones superiores las editoriales no se arriesgaban a publicar ningún proyecto anticolonizador. Luego, en Francia por los mismos motivos el libro no se concreta. “Diez años después, en los sesenta, es que el fotógrafo logra publicar en Alemania, asumiendo el diseño como un recurso narrativo que le inspiró un cineasta ruso”, añadió.

Sanrizuka

"La Caja de Protesta" Foto: Gerardo Rojas
“La Caja de Protesta” Foto: Gerardo Rojas

Editado en 1971, del fotógrafo nipón Kitai Kazuo, tiene como tema central la resistencia de un grupo de aldeanos al norte de Tokio que se oponen a la construcción del  aeropuerto Sanrizuka-Shibayama y la inminente desocupación de estas personas de las tierras agrícolas.

“Kazuo decide cubrir de forma distinta el problema en Sanrizuka, que habitualmente hacía fotografiando los momentos de confrontación directa entre las partes involucradas. En este libro, el autor fotografía paisajes del lugar, los descansos de los campesinos antes y después del enfrentamiento contra las fuerzas del orden, la vida cotidiana”, reflexiona el expositor.

Pero Kazuo no solo cambia los momentos de registro, sino se sumerge en el estilo de la nueva fotografía japonesa, trabajando con alto contraste, vetando los grises, saturando el blanco y negro y con mucho grano y logrando “una forma en que la fotografía debía expresarse por sí misma, sin necesidad del texto. La imagen debería tener suficiente fuerza en sí misma y esta tendencia fue un género”.

Imagini del no

"La Caja de Protesta" Foto: Gerardo Rojas
“Imagini dei No” Foto: Gerardo Rojas

De Paola Mattioli y Anna Candiani es el libro más pequeño de La Caja de Protesta y fue editado por primera vez en 1974 por la editorial All’insegna del pesce d’oro en Milán. “Ambas fotógrafas deciden, como activistas de izquierda y feministas, unirse a la lucha contra la prohibición del divorcio en Italia, para lo que se recogieron un millón 300 mil firmas que sirvieron para activar el primer referéndum en ese país”, indicó Marcano. Luego del referéndum, las fotogáfas registraron los carteles que expresaban NO e hicieron una serie con un texto de Arturo Carlo Quintavalle en el que explica el movimiento social y las imágenes fotográficas.

 América: un viaje a través de la injusticia

Enrique Bostelmann publica con Siglo XXI Editores un libro cuya historia es redactada por Carlos Fuentes. “El texto es muy cónsono con la época, cuando la izquierda era bastante fuerte en las luchas continentales. Bostelmann, como Alvermann tiene referencias del cine ruso, creando una narrativa en el libro, repitiendo imágenes desde mucho más cerca. Es un libro bellísimo y maravilloso”, aseguró el presentador.

Para verte mejor América Latina

"Para verte mejor América Latina", de Paolo Gasparini Foto: Gerardo Rojas
“Para verte mejor América Latina”, de Paolo Gasparini Foto: Gerardo Rojas

Publicado por la misma editorial en 1972, Paolo Gasparini recopila el resultado de un viaje que la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) le asignó en el 69. “Acompañado de su Leica de 35 milímetros, Gasparini fotografía lo que a él le interesa en ese momento, elementos como la desigualdad vista entre las vallas publicitarias y los concesionarios de autos costosos junto a la miseria, es un contraste del tema del capitalismo y más tarde leitmotiv de su obra, centrada en contrastar la abundancia con la miseria”, refirió Marcano.

Escritos por Edmundo Desnoes (Memorias del subdesarrollo) y diseñado por Umberto Peña, el libro involucra fragmentos de los textos con la imagen, potenciando de esa forma el mensaje político del momento y arma una especie de rompecabeza con el fin de confrontar políticamente al lector.

“Se editaron 4 mil ejemplares del libro y fueron distribuidos en universidades y colegios. El nombre proviene del cuento de la caperucita roja, siendo el lobo el imperio. La primera edición se hizo en 1972, otra diez años después y la edición Martin Parr incluida en la Caja de Protesta en 2010”, asguró.