Inicio»Cine»La creación es la vía para construir un mejor país

La creación es la vía para construir un mejor país

Tres cultores del cine se manifiestan ante la crisis que vive el país desde sus distintas visiones e ideologías

1
Compartido
Pinterest URL Google+

En las últimas semanas Venezuela ha transitado por un camino difícil en el parte de la población ha hecho de las calles su lugar de protesta. Ante la situación que atraviesa el país, distintos miembros de la comunidad cinematográfica fijan su posición. Sergio Curiel, editor; Adolfo Nittoli, actor; y Joe Torres, director y productor comparten con Esfera Cultural su visión del acontecer nacional. Todos coinciden en que esta es la explosión de una crisis que viene asomándose desde hace años y que no fue atendida a tiempo. Así mismo consideran que se llegó al punto de quiebre por lo que no es posible dar vuelta atrás pero que la creación debe continuar para construir el país que desean.

Sergio Curiel – La diversidad debe ser la gran voz nacional

Para el editor Sergio Curiel la situación actual que vive Venezuela es producto  de la destrucción de la diversidad de pensamiento. Se tomó un camino erróneo donde un proyecto que se consideraba democrático comenzó a mostrar tendencias autoritarias. “La cuarta república tuvo una crisis como esta, en la que había una visión económica distorsionada. Se quiso probar una nueva vía para eliminar la corrupción, pero se llegó al mismo sitio. Ahora hay una gran crisis, más fuerte y difícil, porque se habla en nombre de los pobres”, explica.

Considera que las protestas son una respuesta ante el cierre de las demás vías democráticas. Cuando se eligió, por la vía electoral, una nueva Asamblea Nacional fue inhabilitada; o cuando se ganaron alcaldías o gobernaciones los recursos fueron manejados a través de instituciones paralelas. “No sé qué otra opción queda, es la única manera. Cuando se condena el voto a la diversidad y trancas a un país en todas sus posibilidades democráticas la calle es la salida”, expresa con relación a las diversas manifestaciones que han tenido lugar en todo el territorio nacional.

Curiel califica de “irracional” la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado frente a los mecanismos de protesta. “Si tú eres una fuerza del orden, tienes que imponerlo. No es posible que permitas los saqueos pero si la gente va a marchar a una alcaldía los reprimas y te los lleves presos”, explica. Así mismo, subraya que estamos frente a una perversión de valores en un tiempo en el que la intolerancia salió a la calle. Intolerancia que no tiene razón, ni partido, que arrasa con todo y ha ocasionado actos vandálicos terribles de parte y parte.

A pesar de eso considera que hay un cambio en cuanto a la juventud y la madurez venezolana. “Ha surgido un movimiento natural, contestatario y transformador. Que devuelve las bombas que les tiran pero también interpreta a través del arte político. Es una juventud que quiere ser y desea un país libre. Son imagen del algo verdadero que defiende la diversidad”. En palabras del editor el país es una gran orquesta, la variedad de instrumentos y de voces son las que harán la gran voz nacional.

Adolfo Nittoli – Desde nosotros debe salir el cambio

Para el actor Adolfo Nittoli la mayor crisis que atraviesa el país es moral. Debido a una economía deprimida –consecuencia de la mala inversión de la bonanza petrolera pasada y de la falta de una infraestructura que permita la diversificación de la producción- mucha gente se dedica al contrabando de alimentos y a la venta con sobreprecio de los mismos. “El bachaqueo se ha convertido en el gran negocio y eso no es otra cosa que mercantilizar el hambre”, enfantiza. Luego agrega que el país ha sido víctima de una cultura empresarial parasitaria donde los “productores” subordinan su crecimiento y desarrollo a la obtención de divisas a precios preferenciales para luego colocar la mercancía a la venta con precios de divisa paralela.

No cree que las protestas sean un mecanismo efectivo para palear la crisis. Recuerda que la misma estrategia se utilizó en 2014 y no se logró nada salvo “mandar al cementerio a una cifra importante de venezolanos”, sin modificar la estructura política. “Las protestas de calle generan rendimiento en lo mediático, pero no han producido cambios”, puntualiza. Son tiempos donde la confusión reina por el silencio u omisión de los medios de comunicación tradicionales o la manipulación de la información a través de redes sociales.

Lo triste es pensar que la paz, la Patria, la libertad, la resistencia, y todo lo demás, va a caber en una cajita, cual CLAP; como en una maleta caben los planes y recuerdos de quien ser va; o como en una cajita, de otro tipo, caben los cuerpos de los venezolanos caídos en todos estos días de barbarie”, reflexiona al hablar de las contradicciones que tienen lugar desde una manifestación pacífica con rostros encapuchados o desde la afirmación del Gobierno de que una cajita de comida llena de productos importados “garantiza” la alimentación del pueblo.

Ante la actuación de los cuerpos de seguridad considera que es “cursi” pensar que un contingente de la GNB o de la PNB va a actuar de otra manera. “El Estado se reserva el uso exclusivo de la fuerza y los cuerpos de control están ahí para eso”, apunta. Sin embargo opina que sí ha habido un uso indiscriminado de la fuerza. “Da asco pensar en un oficial disparando contra un civil, es repulsivo. Aunque igual de repulsivo es pensar en un civil armado, preparado para celebrar la muerte de un oficial. Es muerte, al fin y al cabo. Y de eso debemos huir”, asevera.

Para Nittoli la salida es, sin duda, política, pero tiene que responder a las grandes necesidades y clamores reales de la población. Opina que llamar a un acuerdo quizá sea la vía para frenar la violencia, pero “deben generarse propuestas concretas, reales”. Añade también que hasta ahora solo se ha hablado del cambio de gobierno sin profundizar en cuáles van a ser las propuestas para solucionar la problemática.

Admite su poca fe ante las organizaciones internacionales como instancias salvadoras y cree que son los venezolanos los que tienen que resolver sus problemas, por ellos mismos. “Tenemos la tendencia a convertir en Mesías a cualquier hombre, mujer o institución que tenga pinta de solución. Hemos buscado siempre afuera lo que deberíamos encontrar adentro”, argumenta. Como actor piensa que hay que reafirmar el compromiso con la creación, construir y trabajar en función de la transformación definitiva del individuo. “Pesa sobre nosotros la responsabilidad de generar el cambio. Debemos dejar claro qué somos como país, qué estamos siendo como sociedad y qué podemos llegar a ser. No podemos callarnos”, concluye.

Joe Torres – Creer es crear y crear es rebelarse

El director y productor Joe Torres afirma desde el comienzo que el gobierno actual dejó de ser gobierno para convertirse en una dictadura. En su opinión, la población soportó una gran cantidad de cosas, como sacrificio temporal porque se seguían respetando las reglas democráticas. Sin embargo, una vez que las garantías exigidas durante las mesas de diálogo no fueron respetadas la gente dejó de estar dispuesta a sacrificarse de la misma manera.

Para él tomar las calles diariamente ha hecho que el gobierno “huya hacia adelante” y cierre sus propias puertas de negociación debido a la presión que se está ejerciendo. “Todos los actores de la oposición están unidos en una sola voz. El objetivo no puede ser electoral debe ser el país. No creo que esto vaya para atrás”, puntualiza al hablar de las protestas de las últimas semanas. Reconoce que ha habido errores que se comenten en el accionar pero que salir todos los días a enarbolar consignas de libertad, no más violencia y apelar a la presión internacional ha logrado generar un cambio sin retorno.

Durante las manifestaciones ha nacido una línea de choque contra las autoridades a la que Torres denomina “resistencia civil improvisada” frente a la actuación de los cuerpos de seguridad. Comprende que es necesario controlar los ánimos para evitar agresiones a la propiedad privada y para que la manifestación no pierda su sentido. Sin embargo, califica de “inaceptable” que las autoridades rompan los protocolos para el uso de armamentos y tácticas de represión. “Eso los convierte en fuerzas represoras fuera de la Ley, esbirros de un régimen y no elementos de protección social de un Estado”, precisa.

El productor es uno de los que considera que la salida tiene que ser negociada. “En este punto, queramos o no, tenemos que sentarnos a negociar. Vamos a tener que negociar la transición y ceder algunas cosas para ganar otras. Históricamente se ha hecho así”, expresa, sin antes aclarar que no se trata de una nueva mesa de diálogo, ni de un show  mediático.

Así mismo es de la opinión que la comunidad internacional debe tomar medidas drásticas para amonestar a Venezuela, decisiones que pasen de los titulares y de verdad afecten al gobierno. “No podemos seguir asumiendo que este problema lo podemos resolver nosotros solos porque no nos estamos enfrentando a un gobierno democrático”, sostiene.

Desde sus espacios de trabajo está comprometido a continuar con la creación y la lucha en las calles. Cree que el acto creativo es en sí mismo una rebelión y no ha parado de trabajar a pesar de las limitaciones. “Mis ansias, mis ganas creativas están intactas. Creo que ahora, más que nunca, vale la pena luchar. Creer es crear y crear es rebelarse”, finaliza.