Inicio»Danza»La danza de “La Intrusa” es la experiencia del resurgimiento

La danza de “La Intrusa” es la experiencia del resurgimiento

La compañía española de danza trae su espectáculo "Mud Gallery/Animales de hermosa piel" en Caracas y conversa con Esfera Cultural

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Son tres los cuerpos que sostienen el espacio: mientras dos se sujetan, un tercero custodia, quiebra y también contiene. Mud Gallery/Animales de hermosa piel, obra de la compañía de danza contemporánea barcelonesa La Intrusa, repone la vidriosa existencia humana con movimientos, luz y objetos. Una pirámide roja de arena blanca se diluye deprisa y, con las rodillas en el suelo, un hombre se erige.

Los creadores y directores artísticos ibéricos Virginia García Damián Muñoz, y el mexicano Omar Carrum, llegaron a Caracas esta semana para empezar una gira latinoamericana que también incluye México, Ecuador y Colombia. Traen al continente Mud Gallery/Animales de hermosa piel (2015), cuyo argumento reza:

“La idea de que algo alcanza su plenitud, no en el momento de mayor esplendor, sino después de aguantar, aceptar, combatir, resurgir.

Una pieza sobre el coraje y la silenciosa dignidad que nos otorga la experiencia”

 

García y Muñoz trabajan juntos desde hace 21 años en La Intrusa. A lo largo de su trayectoria han ganado premios dentro y fuera de España, tanto por su trabajo escénico como audiovisual. Han presentado su trabajo artístico en festivales internacionales como la 32 edición del Downtown Dance Festival en Nueva York (2013), Vivadança de Brasil, entre otros muchos en México, Europa, Madrid y Cataluña. Además, imparten clases y workshops, y colaboran con grandes compañías como la Compañía Nacional de Danza Noruega Carte Blanche, Delfos Danza (México), Aretha Maciel (Brasil), Kukai Dantza (España), entre otras.

Omar Carrum es intérprete, creador e investigador. Trabaja junto a Delfos Danza Contemporánea desde hace 25 años, su trayectoria internacional abarca más de 80 obras con coreógrafos internacionales, es doblemente galardonado con el Premio Nacional de Danza INBA-UAM (México), entre otros reconocimientos como la prestigiosa beca Guggenheim.

Su creación coreográfica abarca 40 obras y proyectos para compañías en México, Brasil, Japón, Estados Unidos, entre otros. Es el Director Académico de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán (EPDM), cofundada por él junto a Claudia Lavista y Victor Manuel Ruiz en 1998. Como maestro ha estado presente en distintas provincias de México, EUA, República Dominicana, Japón, Brasil, Colombia y Panamá.

Fifth Wall, cortometraje producido y dirigido por Carrum y Dutch Rall, formó parte de la selección del Festival de Cannes 2013 y el Festival Agite y Sirva 2014. El video-danza Blank Mindrealizado en colaboración con Claudia Lavista, también fue seleccionado en el Festival Agite y Sirva 2015.

Gracias a la gestión de la Embajada de España en Venezuela y la Fundación Teatro Teresa Carreño, el trío presenta una única función en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño la tarde del 05 de noviembre.

Antes de eso, la tríada abrió las íntimas puertas de su ensayo para, desde las palabras, compartir sus experiencias y reflexiones sobre la danza.

Virginia García, Omar Carrum y Damián Muñoz en “Mud Gallery/Animales de hermosa piel”, La Intrusa Danza Contemporánea. Teatro Teresa Carreño. Fotografía: Janina Kristek

– El fragmento que acabamos de apreciar muestra cierta sensibilidad hacia el apoyo y el sostén del otro, un apoyo orgánico, amoroso… ¿Es ese el argumento de Mud Gallery?

Muñoz: En casi 40 minutos que llevamos de pieza, en este fragmento es la primera vez que bailamos juntos. Es una escena de ayuda. Estoy todo el rato levantándola, diciéndole “continúa, continúa”… Es esta sensación de “podemos seguir adelante, pase lo que pase”. Una sensación de resurgimiento, de progreso, de superar las dificultades. La pieza es sobre franquear los devenires que nos pasan a todos en la vida, a todos. Vamos construyendo, superando, y precisamente eso es lo que nos va haciendo hermosos.

– ¿Cómo es el proceso de composición en La Intrusa?

Muñoz: La parte más larga de nuestros procesos es hacer el guión, la dramaturgia, que no es una forma muy común en danza pero si vamos al caso, cada uno tiene su sistema. Hacemos el guion con todas las escenas y luego nos vamos a la sala de ensayo a trabajar en cada una, intentar encontrar las pautas de movimiento que nos ayuden a recrear la pieza, es un proceso laborioso y artesanal. Le dedicamos bastante tiempo a cada una de nuestras creaciones.

–Las piezas surgen de forma natural –continúa el bailarín– no las planeamos. De repente estamos pensando y surgen. Puede ser que estemos en el supermercado y Virginia diga algo, yo le digo algo, ella responde y se crea algo, sale una chispa y rápidamente tenemos un boceto de todo, eso pasa mucho (risas).

Virginia García y Damián Muñoz en “Mud Gallery/Animales de hermosa piel”, La Intrusa Danza Contemporánea. Teatro Teresa Carreño. Fotografía: Janina Kristek

– ¿Cómo ha sido la recepción del público? ¿Cuáles son las piezas que han tenido mayor acercamiento con el público?

García: Hemos estado por Europa presentando la obra. En esta gira la llevamos a Latinoamérica. Creo que va a ir muy bien porque es un público que empatiza mucho con los estados emocionales, nuestro trabajo está basado en eso, así que rápidamente conectan con lo que hacemos. En general ha ido bastante bien, nosotros no hacemos nada demasiado extraño, es para todo tipo de público porque está acompañado de una banda sonora fácil, con mucho ritmo. Hay muchas imágenes e ideas, entonces el viaje es bastante fácil  de entender para el público, para que conecte con nosotros.

Muñoz: Hemos sido inmensamente afortunados con la recepción del público. Es muy difícil elegir las piezas aunque hay algunas claves, como Tres tristes striptease (2003) que fue un paso a una cierta madurez para nosotros, marcó un antes y un después en la forma de trabajar, luego todo ha sido revolución. Estoy orgulloso del trabajo de la compañía porque cada pieza ha sido un pasito para nosotros.

– ¿Encuentran diferencias entre la danza europea y la danza latinoamericana?

Muñoz: Antes había mucha diferencia entre la corriente europea y la americana, ahora con todos los medios de comunicación que tenemos, todo viaja muy rápido y hay cierta cuestión de igualdad. Aunque cada país sigue su propio recorrido, creo que hay un movimiento general que mundialmente está más equitativo… No hay tendencias, hay personas que crean. Con todos estos procesos nos convertimos en una una mezcla, creo que lo realmente difícil es encontrar a alguien genuino, auténtico.

García: El mundo está un poco mal aquí y allá, en todos los sentidos. La danza es un arte que siempre ha estado en crisis, es un arte minoritario y es muy de supervivencia. Entonces, no se diferencia tanto porque la ilusión de un bailarín, de alguien que ama esta profesión es la misma en Europa y en América, la crisis es la misma, el trabajo que cuesta es lo mismo.

Carrum: Cada quien tiene su discurso. En países como Bélgica o Alemania hay compañías fuertes, que han recibido mucho más apoyo. Pero a nivel de discurso, hay discursos tan interesantes en América como en Europa, discursos fuertes y relevantes. De repente los latinoamericanos tienen ese estigma de que las cosas buenas se hacen en Europa y eso no es cierto.

–En México –continúa el maestro de Delfos–particularmente hay un movimiento muy fuerte en todo el territorio. Hay muchas compañías independientes creando e investigando. No conozco mucho la escena en Venezuela porque la situación es compleja, no hay una exportación fuerte del trabajo de aquí pero yo recuerdo cómo era antes.

Omar Carrum aprovecha el momento para referir aquellos años en los que la escena dancística nacional era ejemplo para el continente. “Vine en la época de oro de la cultura aquí en Venezuela, había muchísimos proyectos como el Festival de Jóvenes Coreógrafos de Carlos Paolillo, Rajatabla Danza, el Festival Internacional de Teatro, Luis Viana, muchas cosas, y sí, me sorprendió mucho. Además, los amigos nos han contado todo lo que ha pasado y es una situación compleja la que están enfrentando, pero llegar y verlo me da mucha tristeza. Venezuela es un país que tiene mucho que ver con nosotros, ¡Delfos Danza nace aquí!”, dice.

– A usted particularmente (Carrum), ¿Qué le interesa investigar en la danza? 

– Me atraen los trastornos de múltiple personalidad, cosas como el trastorno obsesivo compulsivo, todo lo que tiene que ver con la psique humana. Los procesos de improvisación, me gustan las estructuras de improvisación bien claras. Los estados del cuerpo y cómo los procesos de composición transforman al intérprete.

En base a sus investigaciones y su experiencia, Carrum desarrolló el sistema de entrenamiento CONTINUUM, basándose en las cadenas cinéticas y el libre movimiento del cuerpo en el espacio. Estudia, practica y enseña Yoga desde 1995, lo cual le permitió desarrolar el programa UNITY como un sistema integral de conocimiento aplicado para el entrenamiento, la prevención, rehabilitación y auto tratamiento de lesiones en bailarines.

Omar Carrum y Damián Muñoz en “Mud Gallery/Animales de hermosa piel”, La Intrusa Danza Contemporánea. Teatro Teresa Carreño. Fotografía: Janina Kristek

– ¿Cómo ha llevado La Intrusa la crisis de la danza?

García: Pues trabajando mucho, no digo que otros no lo hagan, pero hemos sabido crecer. Hay muchos bloques en los que te quedas en una fórmula que te funciona, y sin darte cuenta te quedas un poco atascado. No sólo somos creadores de danza y de movimiento, hacemos mucho trabajo de audiovisual, hay varias ramas creativas que conjugamos y eso ha hecho que el crecimiento artístico siga evolucionando y con ello la carrera.

Muñoz: Hacer una pieza toma mucho tiempo. Es muy importante tener una cierta estabilidad económica, los medios. Tampoco queremos grandes cosas pero apreciamos el tiempo de las personas que trabajan con nosotros, es importante. Somos una compañía persona, en el núcleo somos tres personas, Virgia y yo y una chica que hace la gestión, y dependiendo del proyecto vamos buscando a los intérpretes, los músicos…

La Intrusa había bailado su pieza Olelés en octubre de 2008 en los espacios de la Fundación Rajatabla. Carrum y Delfos Danza Contemporánea tienen un especial afecto por Venezuela, pues los mexicanos Víctor Manuel Ruiz y Claudia Lavista, directores de Delfos, pertenecieron durante siete años a la extinta compañía venezolana Danzahoy.

Mud Gallery/Animales de hermosa piel viaja pronto a Colombia, México y Ecuador, y ya La Intrusa está trabajando en dos próximas producciones. En Caracas, los interesados podrán ver otras propuestas este fin de semana dentro de la programación Con Tumbao, del Teresa Carreño.

 

Virginia García y Damián Muñoz en “Mud Gallery/Animales de hermosa piel”, La Intrusa Danza Contemporánea. Teatro Teresa Carreño. Fotografía: Janina Kristek