Inicio»Columna»La placentera brevedad de Neuman

La placentera brevedad de Neuman

Lector Metálico reseña "El fin de la lectura" de Andrés Neuman (Libros del fuego, 2017)

7
Compartido
Pinterest URL Google+

El fin de la lectura de Andrés Neuman (Caracas: Libros del fuego, 2017) son un conjunto de relatos que reivindican al cuento como género de altura, territorio donde Jorge Luis Borges y Julio Cortázar hicieron historia.

Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) se consagra en el mundo de las letras al ganar el Premio Alfaguara con su novela El viajero del siglo (Alfaguara, 2009), sin embargo ya venía desarrollando una sólida carrera como escritor, siendo su primera novela Bariloche (Anagrama, 1999) finalista del Premio Herralde de Novela. La narrativa de Neuman se destaca por exponer los tropiezos de la incomunicación.

El presente volumen ofrece una selección de la narrativa breve del escritor hispano-argentino, publicada  en sus cuatro libros de cuentos hasta la fecha: El que espera (Anagrama, 2000); El último minuto (Espasa Calpe, 2001); Alumbramiento (Páginas de Espuma, 2006) y Hacerse el muerto (Páginas de Espuma, 2011).

Como lector llamaron poderosamente mi atención los siguientes relatos: Una raya en la arena; Estar descalzo; La prueba de inocencia; Después de Elena; El fin de la lectura y Teoría de las cuerdas.

ldf11_efdll_cubierta_final_web-458x458

En Una raya en la arena se exponen los momentos finales de un matrimonio. En la playa, sobre el simulado desierto bajo sus pies, una pareja redacta el epitafio de la relación a través de una línea divisoria que se alimenta de supuestos, inciertas posibilidades  que los llevan a interpretaciones apresuradas.

En Estar descalzo los zapatos inertes del progenitor evocan su legado. Sin importar cuan de prisa y escurridizos sean tus pasos, siempre dejarás una huella. La ausencia muestra la fragilidad de la salud, un hilo que se evapora a cada pisada que damos.

Luego, en un registro más cercano al humor, se encuentra La prueba de inocencia.Un hombre estaciona su vehículo al borde del camino al ser objeto de un procedimiento policial de rutina. El exceso de confianza y una comunicación abierta y clara sembrarán las dudas, complicando así su situación ante los representantes de la ley.

En Despúes de Elena un joven viudo decide perdonar a los que él considera sus enemigos: un acto de redención para aliviar las penas que lo atormentan. Es mucho peor vivir odiando que vivir queriendo. Por ello, como todo culpable, busca su propio alivio al proporcionar atención a otros.

En El fin de la lectura, breve relato que da título al libro, se evidencia el “bloqueo lector” que termina afectando al proceso creativo del escritor. Varios escritores deben participar en una mesa redonda sobre la importancia de leer, uno de ellos manifiesta cierto temor que alerta a los otros, una debilidad expuesta que lastima la confianza del grupo. El mundo de los literatos es una tierra en estado salvaje, donde el aprecio por otros escritores de su misma generación no existe.

Abordando a la estética como lenguaje que comunica la observación con la comprensión llega la Teoría de las cuerdas. Un hombre desde su ventana observa los tendederos de sus vecinos. Al observar y espiar la ropa que cuelga, se da espacio a revelaciones que surgen de la desaprobación donde no caben malinterpretaciones que se dan en las palabras, las cuales el protagonista valora como fuentes de malentendidos.

Luego de los relatos, en la parte final del libro, se encuentra un apartado de lo más curioso e interesante: Dodecálogos de un cuentista, pequeñas observaciones que hace el escritor sobre el género del cuento, impresiones surgidas durante el proceso de escritura que no pretenden ser reglas. Para Neuman el cuento es una caja de sorpresas, una fiesta de las posibilidades. En la brevedad el escritor experimenta el placer de la elipsis.

Con El fin de la lectura Neuman nos recuerda que la literatura es entretenimiento para la incertidumbre, un lugar donde habitan reflexiones teóricas y lúdicas que se contradicen entre sí.

Comentarios