Inicio»Artes Plásticas»Con lana virgen y el color de las flores hacen a Ludovico y sus ratones

Con lana virgen y el color de las flores hacen a Ludovico y sus ratones

La crisis ha ocasionado que familias venezolanas busquen una forma creativa para sustentarse: la literatura infantil, la artesanía y el arte son los perfectos cómplices

1
Compartido
Pinterest URL Google+

Emprender actualmente en Venezuela es un reto solo apto para soñadores. Roselys Barrios no tenía muy claro qué quería hacer, pero sabía que no se quedaría de brazos cruzados en Caracas. ¿Su motivación? Ayudar a que los niños no abandonen su niñez tan rápido. De allí surgió Ludovico y sus ratones.

Así dejó atrás la vida que había construido en la ciudad capital y partió hacia Mérida junto a su esposo, el ilustrador Jean Piero Montilla, y sus dos hijas, Flavia de 13 años y Simone de 5 años de edad. Juntos crearon una empresa artesanal que fabrica un abanico de elementos  con materiales reciclados. Las piezas incluyen atractivas figuras de animales, elaboradas con lana de oveja, marcalibros y libretas ilustradas por ellos mismos, que a su vez contienen micro cuentos, entre otros artículos.

En menos de un año, su mercancía ha sido vendida en reconocidas librerías caraqueñas y por primera vez fueron invitados a una feria de artesanos que estará hasta el 08 de enero en la Plaza Bolívar de Mérida. Esfera Cultural viajó a la Ciudad de los Caballeros y conoció su historia:

–¿Qué los motivó a mudarse a Mérida?

En Caracas sentía que ya había hecho los talleres de Literatura Infantil que tenía que hacer. Anteriormente había estudiado Artes Visuales en la Universidad de los Andes (ULA), y entonces dije: ¡me voy! Quería vivir de nuevo esa paz y tranquilidad que tuve en Mérida y comenzar un proyecto nuevo.

–Venir para acá – continúa Roselys Barrios – estimuló mi creatividad y amplió nuestro radio de acción, porque en Caracas mi esposo y yo vivíamos muy agitados y encerrados. Aquí prácticamente estamos en la naturaleza las 24 horas del día y Mérida nos ha hecho ver que hay otra forma de vivir, de alimentarnos y de pensar. Las personas se enfocan en la crisis, pero la misma situación te permite saber que existe la manera de enfrentarla.

–¿De dónde viene el nombre “Ludovico”? 20170103_092952

El nombre de “Ludovico” estuvo como un año en proceso de definición, queríamos algo que nos llevara a la infancia, combinado con el tema de reciclaje. Un día, jugando ludo con las niñas, mi esposo y yo dijimos ¡es ésto! lo lúdico, porque llama al niño interior. Cuando comenzamos a realizar y lanzar nuestras figuras de lana, pensamos que los niños eran los que más iban a buscar nuestros productos, resultó que a los adultos les encantaron.

–El volver a ser niño o simularlo -dice la artesana- estimula esa parte creadora que todos tenemos, y la fantasía y la ternura, especialmente en estos tiempos que tanta falta hace. “Ludovico” es el personaje que maneja a todos los que estamos en esta marca, por eso es un mago, a quien “invocamos” para que nos guíe en la elaboración de los productos.

20161229_143327

–¿Cómo aprendió a realizar las figuras de lana?

Utilizo una técnica que se llama “fieltrado” y la aprendí aquí en Mérida en un taller con la artesana Shantyluz Sánchez. La lana la compro en el pueblo de Mucuchíes y, tras numerosos experimentos, aprendí a teñirla en casa con productos naturales. Por ejemplo, los marrones los obtengo con pepas de aguacate; también hice varias tonalidades de verde al hervir tréboles. Además, utilizo las flores del té de Jamaica y el morado me lo da la remolacha.

–En este momento estoy investigando las propiedades de las flores locales de Mérida para el teñido de la lana porque además, tienen colores espectaculares. Sin embargo, algunas son alucinógenas y no puedo utilizarlas– indica Barrios

Roselys Barrios en la Plaza Bolívar de Mérida
Roselys Barrios en la Plaza Bolívar de Mérida

La palabra clave es observar 

Para la  emprendedora, producir en Venezuela no es imposible. Asegura que al comienzo, nadie creía que su proyecto podría funcionar, pero los resultados han sido exitosos y su empresa mantiene económicamente a, por lo menos, diez personas.

Creo que la palabra clave es “observar”- dice Roselys Barrios y repite : “Observar los vacíos que se están generando y tratar de llenar esos espacios con cosas propias. Debemos adueñarnos de nuestra materia prima, de nuestro espacio y hasta de nuestros propios pensamientos. Seguir pensando como lo hacíamos antes es un error.  Hay que generar nuevas ideas y el “yo sí puedo”, tiene que ir adelante.

–Hay que dejar a un lado el pensamiento de “aquí no hay nada qué hacer” – agrega-  porque ahora hay demasiado por hacer, sólo que debemos enfrentar las nuevas formas de “cómo” hacer.

20161229_143711
Libretas ilustradas por Roselys Barrios y su esposo Jean Piero Montilla

Datos curiosos

  • Roselys Barrios ha realizado talleres sobre “El Libro Ilustrado” en el Banco del Libro y el Museo de Bellas Artes, lo que le ha permitido fusionar su pasión por la Literatura Infantil con las ilustraciones de su esposo.
  • Ambos son diseñadores y trabajan en función del material que encuentran, es decir, adaptan sus diseños según el papel que tengan.
  • Pronto realizarán una línea de títeres de dedo de animales autóctonos, como el chigüire, la pereza y el oso frontino.
  • Si deseas conocer más acerca de su emprendimiento, puedes seguirlos en Instagram: @ludovicoysusratones.
20161229_143156
Marcalibros de “Ludovico y sus ratones”