Inicio»Artes Plásticas»Lo “Áspero” en la pintura actual

Lo “Áspero” en la pintura actual

La imagen a través de la pintura toma protagonismo en La Caja y se mantiene en exhibición hasta el 19 de noviembre.

1
Compartido
Pinterest URL Google+

Enay Ferrer, Starsky Brines, José Vívenes y Paúl Parrela estudiaron juntos en el Instituto Universitario de Arte Armando Reverón. Desde entonces han pasado alrededor de 20 años. En ese lapso coincidieron en algunos proyectos como Pintón Pasado, Pintura Fresca (2011), Relaciones Paralelas (2015) y ahora en Áspero, una exposición que se inauguró el 8 de octubre en La Caja del Centro Cultural Chacao.

La propuesta de los cuatro artistas coincide en abordar lo áspero como un motivo aglutinador, explica Richard Aranguren. El curador de la muestra, considera que desde las particularidades de cada obra se trata lo actual, el microcontexto -nacional- y el contexto global contemporáneo.

En este sentido, Aranguren subraya que en la muestra hay un punto importante a favor del arte pictórico cuando afirma: “Estas obras demuestran que la pintura sigue siendo un lenguaje que aún tiene cosas que decir a pesar de su larga historia, del avance de los medios digitales y del realce de otro tipo de obras, (objetos, audiovisuales, esculturas).”

Los artistas Enay Ferrer, Starsky Brines, José Vivenes y Paúl Parrela Foto: Génesis Romero
Los artistas Enay Ferrer, Starsky Brines, José Vivenes y Paúl Parrela Foto: Génesis Romero

En palabras de Claudia Urdaneta, presidenta del Centro Cultural Chacao: “Áspero es una propuesta pictórica que llega como una exhortación a la vigencia de la pintura como medio expresivo, y propone una reflexión en torno a algunos planteamientos contradictorios del arte contemporáneo en relación a este lenguaje”.

El tema de Áspero surgió como un concepto en el que los cuatro artistas podrían tejer sus investigaciones de una manera pertinente, de acuerdo manifiesta el artista Paúl Parrella. Señala también que sus compañeros están en una etapa en la que sus obras son figurativas y de discurso directo y conectado con la realidad.

“Se está representando la situación del país porque es algo ineludible, ningún artista puede escaparse de eso. De allí, consideramos que “áspero” es un concepto capaz de  enlazar a cada de nuestros trabajos, sobre todo la obra de Enay porque es aun más explícita”, agrega.

"Anotaciones sobre el cielo" de Paul Parrella Foto: Ezequiel Carías
“Anotaciones sobre el cielo” de Paul Parrella Foto: Ezequiel Carías

El tratamiento de lo áspero

Cuando se propuso el tema de la exhibición, cada artista hizo un ejercicio que permitió registrar cómo entendía lo áspero y la manera en que la podría reflejar en su obra. Así, Enay Ferrer abordó el concepto desde la exposición de la violencia, lo religioso, lo político y lo animal, temas que admite; siempre le han interesado. Ferrer dice: “Esta obra es mucho más crítica que la hice anteriormente. Utilizo el color rojo como símbolo característico del Gobierno y lo presento con ironía. Asimismo, planteo desmitificar esa imagen heroica, que se ha querido sublimar con un aura de divinidad”.

Para esta muestra, Ferrer tomó una imagen icónica de Simón Bolívar para representar con ella a quienes detienen el poder gubernamental. En otra de sus obras plasmó con pintura y lápiz una tormenta que arrastra a miembros de una sociedad. En el criterio de este artista: “somos una simple estadística, somos un número”.

“La violencia e ironía de nuestro tiempo”, también son temas de reflexión en la obra La exótica pérdida del tiempo de Starsky Brines, según lo afirma el curador Richard Aranguren. Además de la búsqueda de alimentos, en la pieza se reflejan asuntos como la sexualidad y los deportes. Por su parte, Brines señala que su pintura tiene un carácter lúdico. Habla sobre el hombre y su incesante búsqueda del reconocimiento e introduce un nuevo enfoque sobre el  éxito, (el héroe y el antihéroe) una vez que aquello que antes era un acto normal , ahora es un “pequeño logro”.

"La extotica pérdida del tiempo" de Starky Brines Foto: Ezequiel Carías
“La extotica pérdida del tiempo” de Starky Brines Foto: Ezequiel Carías

Por su parte, Parrella explica el estilo con el cual decidió desarrollar su trabajo: “Yo trabajé lo áspero como una cualidad. En ese sentido establecí un reto dentro de mi obra porque además de ser matérica y gestual, los materiales que utilicé -cemento, pasta, pigmentos industriales- le atribuyen un significado violento y denso. Hubo una corporeidad manifiesta por sus grandes dimensiones y la forma en que fue ejecutada”, explica el artista.

José Vívenes completa la exposición Áspero con el empleo del óleo. Sobre la dejadez social, la criminalidad y las circunstancias que atraviesa el país, el artista cuenta que creó metáforas críticas en torno a las transformaciones de la sociedad. “En mi obra busco comunicar mis inquietudes visuales como transeúnte de una sociedad que se desmorona por sí misma”, explica.

Al término de este recorrido por La Caja, el curador de Áspero muestra su admiración por los cuatro artistas haciendo hincapié sobre cómo, las circunstancias actuales del país no han cargado de amargura a ninguno de ellos. Aranguren agrega: “Se han formado como pintores durante dos décadas y los tiempos que han vivido han condicionado su visión de la realidad y relación con el lenguaje pictórico, pero cada uno hace visible la situación y se ocupan de sugerir posibles salidas”.

Comentarios