Inicio»Cine»Los 6 directores latinoamericanos que orbitan los Premios Óscar

Los 6 directores latinoamericanos que orbitan los Premios Óscar

Estos realizadores lograron renombre internacional con sus nominaciones y premios

10
Compartido
Pinterest URL Google+

Hubo que esperar exactamente 22 años para que un latinoamericano ganara un Óscar desde que se celebró la primera ceremonia de entrega en 1929. El actor puertoriqueño, José Ferrer, obtuvo tres nominaciones en 1950 y  consiguió la estatuilla por su papel en Cyrano de Bergerac. Sin embargo, en la última veintena se han producido grandes logros, sobre todo de los directores del vecindario.

Entre los realizadores latinoamericanos están el primer aspirante a astronauta mexicano en ganar un Óscar, un director argentino que renunció a su nacionalidad, un maquillador que narró la Guerra civil española con monstruos y hasta uno cuyo idioma materno no es el español sino el portugués.

Alfonso Cuarón: un viaje espacial digno de Óscar

El 20 de julio de 1969, Cuarón, un joven mexicano de 8 años, se fascinó desde suelo norteamericano con la idea de viajar al espacio mientras escuchaba la narración de Jacobo Zabludovsky del descenso en superficie lunar por parte de Neil Armstrong. No se convirtió en astronauta, pero 45 años después, en 2014 se ganó un Óscar por una historia de superación en el espacio.

gravedad

Con el thriller estratosférico Gravity, el mexicano Alfonso Cuarón logró siete de las diez nominaciones que obtuvo a los premios Óscar de la Academia en 2014; y se convirtió en el primer director latinoamericano en ganar la estatuilla a mejor director.

Ha estado nominado otras tres veces a los premios Óscar: mejor guion para Y tu mamá también(2001), filme al que le deben parte de su éxito Diego Luna (Star Wars Rogue One) y Gael García Bernal (Babel y Amores Perros); y mejor edición y adaptación cinematográfica por Children Of Men (2006).

El guion de Gravity fue escrito por el propio Cuarón en coautoría con su hijo Jonás, quien además es el director de Aningaaq, un spin off de la película que narra la contraparte de la conversación que sostiene la protagonista de Gravity desde el interior de la cabina de una nave espacial con un pescador unuit quien acampa en un fiordo en Groenlandia.

Su éxito en Hollywood lo debe a películas de corte estadounidense. La creadora de Harry Potter, J.K. Rowling sugirió a Cuarón para que dirigiése Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004), debido a la fascinación de la escritora británica por la adaptación cinematográfica del director de A Little Princess (1995), basada en la novela homónima de Frances Hodgson Burnett.

Juan José Campanella: el naturalizado español con homenaje argentino

“Los finales de las películas deben ser imprevisibles e inevitables”, dijo el autor el 12 de noviembre de 2009 en una conferencia brindada en el marco del 24º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Hacia referencia a El secreto de sus ojos, un filme basado en la novela La pregunta de sus ojos de Eduardo Sacheri,  la cual ganó como Mejor película extranjera en los Óscar de ese mismo año y se convirtió en la segunda película argentina en ganar una estatuilla dorada.

campanella

De El secretos de sus ojos (2009), se hizo un remake en 2015 dirigido por Billy Ray (The Hunger games y Captain Phillips) y protagonizado por Julia Roberts. Esta era la segunda nominación de Campanella a los Premios de la Academia después de El hijo de la novia en 2001, la cual batalló en el renglón de Mejor Película Extranjera.

El 10 de marzo de 2006 Campanella renunció a su nacionalidad argentina luego de que se le concediera la nacionalidad española por carta de naturaleza, otorgada por el Consejo de Ministros de la monarquía. Sin embargo, en 2014 la Cámara de Diputados de la Nación Argentina le concedió un homenaje por la trayectoria y mérito, debido a su aportes a la industria e historia cinematográficas nacionales.

Fernando Meirelles: da favela para o mundo

Meirelles, quien tiene al menos una docena de películas en su haber. es el director de una de las películas latinas más nombradas en los Óscar: Cidade de Deus. El filme está basado en la novel homónima de Paulo Lins y fue estrenado en 2002 en Brasil, pero esperó 2 años para llegar a Hollywood.

ciudad-de-dios-fernando-meirelles-durante-el-rodaje-de-ciudad-de-dios

En 2002, luego de un rotundo éxito en el país más grande de Sudamérica, la historia narrada de forma no lineal en una favela de Río de Janeiro, pasó por el Festival de Cannes para su estreno internacional; luego se decidió enviarla como representación brasileña a los Óscar donde obtuvo cuatro nominaciones: Mejor Edición, Mejor fotografía, Mejor Guion Adaptado y Mejor Dirección.

Meirelles comenzó a estudiar arquitectura, en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de São Paulo, allí, como muchos otros grandes cineastas se interesó por el séptimo arte, realizó varios filmes amateur y fundó la productora Olhar Eletrônico.

La realidad ficcional de Guillermo del Toro

Es el único integrante de “Los Tres Amigos”, nombre concedido popularmente al trío: Iñárritu, del Toro y Cuarón en la industria fílmica, pero nunca ha recibido una estatuilla dorada. Sin embargo, estuvo nominado en 2007 en las categorías de Mejor Película Extranjera y Guión Original por la que ha sido su obra más reconocida a nivel internacional: El laberinto del fauno (2006).

La realidad con toques de fantasía es el eterno leit motiv de este realizador, quien comenzó en la industria como diseñador de maquillaje y que ha sido creador de espeluzanantes universos en filmes como Hellboy (2004) y Blade II (2002); ha jugado con la ficción histórica en El espinazo del diablo (2001) y El laberinto del fauno (2006); e incluso ha trasladado leyendas de vampiros a tierras mexicana con su ópera prima Cronos (1992).

Y el Óscar consecutivo es para Alejandro González Iñárritu

Este cineasta, guionista, productor, locutor y compositor mexicano, es el latinoamericano que más galardones ha recibido por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. Son cuatro estatuillas doradas que lo consagran como una de los mejores cineastas de la última década.

González Iñárritu es el primer cineasta mexicano en obtener dos veces consecutivas el premio Óscar al Mejor director y el Premio del Sindicato de Directores (DGA). También es el primero en dirigir una cinta ganadora del premio a la Mejor película, que otorga anualmente la Academia. Además, recibió el premio al mejor director en el festival de Cannes (2006), por su trabajo en la cinta Babel.

inarrituganaoscar2015_1-726x406

Gracias a The Revenant (2015) y Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance) (2014), Iñárritu se convirtió en el primer cineasta latinoamericano en recibir dos veces consecutivas el galardón a Mejor director y el Premio del Sindicato de Directores. Ambas películas, escritas por él, también ganaron consecutivamente el Óscar a Mejor Película.

Dentro de su filmografía que cuenta con más de 20 títulos se encuentra una película que fue un hito dentro de la industria cinematográfica latinoamericana: Amores perros (2001), la cual estuvo nominada al Óscar como Mejor película extranjera y le atribuyó reconocimiento internacional a Gael García Bernal.

Mención especial merecen el chileno Claudio Miranda quien ganó el Óscar a Mejor fotografía por Life of Pi (2012); el chileno-español Alejandro Amenábar quien ganó la estatuilla a Mejor película extranjera en 2005 por Mar Adentro; y el siempre recordado Luis Buñuel, quien fuese español nacionalizado mexicano y obtuvo en 1972 el Óscar a Mejor película extranjera por El discreto encanto de la burguesía.

Un país hace historia con dibujos animados

También hay que mencionar a los chilenos Gabriel Osorio y Patricio Escala, autores de Historia de un oso, seleccionado como mejor cortometraje animado en la 88.ª edición de los Premios Óscar, convirtiéndose, hasta la fecha, en la única producción cinematográfica chilena es llevarse una estatuilla dorada.

La primera latina, la historia de Luiz Puenzo

La Historia Oficial (1985) un filme argentino dramática-histórica con guion de Aída Bortnik y Luis Puenzo, quien también la dirigió, y protagonizada por Norma Aleandro, Héctor Alterio, Chunchuna Villafañe y Hugo Arana; es la primera película latinoamericana que hizo historia en los Premios Óscar de la Academia al ganar como Mejor película extranjera en 1986.

Durante el “Proceso de reorganización nacional”, última dictadura cívico-militar de la historia de argentina que se mantuvo desde 1976 hasta 1983; una profesora de historia y su marido adoptan a una pequeña niña. Con el crecimiento de la pequeña se presenta la duda de su verdadero origen que desentrañará un conflicto donde se entremezclan pasiones familiares y nacionalistas.