Inicio»Cine»Marialejandra Martín: Actriz convertida en cineasta

Marialejandra Martín: Actriz convertida en cineasta

Protagonista de telenovelas como"Por estas calles" y " Dulce Carmen", películas como "Ifigenia, la película" y "Tosca" de Iván Feo y de en un consistente número de obras de teatro, Marialejandra Martín dirige con éxito su primer cortometraje "Qué hago yo aquí".

0
Compartido
Pinterest URL Google+

A Marialejandra Martín la conocimos primero en el cine, la vimos encarnando a la heroína joven de Teresa de la Parra, versionada por Iván Feo en su film Ifigenia, la película (1986), sin duda, su triunfal entrada al mundo de las artes venezolanas. Y desde la perspectiva actual, probablemente ni la propia Marialejandra se imaginó la intensa carrera que ella misma iba a desarrollar desde entonces, logrando destacar no solo en cine, sino además en el teatro y la televisión venezolanos – recuerden el gran éxito que representó, por ejemplo,  la telenovela “Por estas calles”, emitida entre 1992-1994, todo un fenómeno social.

Marialejandra Martín protagonizó  Por estas calles , una de las telenovelas de mayor audiencia de la televisión venezolan.

Y aquel primer paso dado en los años 80 tiene mucho que ver con el último dado por esta respetada, talentosa  y querida actriz: Sus nuevos roles de guionista y directora del cortometraje Qué hago yo aquí (2019), rodado en la Universidad Central de Venezuela, precisamente el lugar donde surgió y se filmó su película debut.

De  Ifigenia,  la película como actriz dirigida por Iván Feo (1987) a directora del cortometraje Qué hago yo aquí (2019)

No obstante, en principio la directora quería rodar el corto en Nueva York, “porque trata de algo que viví allá cuando estudiaba en la Lee Strasberg”, explica. “Al comienzo de la historia, la actriz  recorre ese lugar increíble que en el momento no es capaz de disfrutar. Entonces pensé en la Ciudad Universitaria, que mucha gente transita sin valorarla”.

Nueve minutos le bastan a Martín para contar una historia mínima, sencilla y sin rebuscamientos, centrada en una mujer, Coco, (Liliana Meléndez) quien, apresurada, se abre paso entre multitudes, torniquetes y escaleras mecánicas para llegar a tiempo a su clase de actuación en un escenario de la UCV y poder lograr así la magia de lo que es la actuación, convertido en el film en una especie de epifanía, cuando la protagonista ve materializado al ángel (Gabriel Agüero) como manifestación de esa capacidad de la representación en un escenario.

El film cumple su cometido de convencer a través de una dirección precisa y sólida, además del trabajo de Meléndez, quien lleva todo el peso de la trama, en un film cuyo comienzo pareciera dar visos de comedia, pero cuya resolución es la de un cuento no solo de superación o éxito personal, sino del triunfo de la creación o la representación artística en un escenario, en pocas palabras, un homenaje a la capacidad creativa del actor, en este caso de la actriz, que bien puede ser la propia directora, como se intuye por lo afirmado arriba.

Y contrario a lo que realizan algunos actores convertidos en directores, Martín no escogió interpretar ella misma el rol en su primer film, pues nunca lo pensó ya que para eso “tendría que desconectarme de un rol para entrar en otro y la inmersión es una de las cosas que más disfruto”. Y su inmersión como directora se nota en el buen acabado del cortometraje.

Confiesa la autora, además, que este salto a la dirección no comenzó con Qué hago yo aquí, pues hace 5 años ella escribió 40 páginas de una “historia fascinante”. Luego se inscribió en un taller de guion dictado por la cineasta Carmen La Roche, para luego buscar a otro cineasta, Thaelman Urgelles, pidiéndole que fuera su tutor  quién la convenció de dirigir la película, por lo cual comenzó a preparase con ese objetivo. “Luego se hizo evidente que el proyecto no avanzaría sin tener algo que mostrar como directora de cine. Qué hago yo aquí es un paso en el camino hacia Los encantos de la culpa”, aclara Martín, quien también es productora del corto, rol que ya había ejercido anteriormente en el largometraje Solo para tus ojos (2016), dirigido por Carlos Porte, un film no estrenado comercialmente en Venezuela.

Marialejandra Martín con Laura Goldberg  Foto:StephSanti

Además, no solo son las dificultades para hacer cine en el país los obstáculos a superar para alguien que desea convertirse en narrador de historias, sino que “para hacer tu primera película tienes que sacarle punta al ingenio para ver como convences a los amigos, que es por donde puedes comenzar. Y para eso tienes que estar muy convencido”. Al menos, eso lo logró con resultados más que aceptables con este primer cortometraje, felizmente concretado a pesar de la situación en la que se vive actualmente en el país.

Qué hago yo aquí ya ha comenzado su periplo por festivales internacionales. Participó en el Kolkata Shorts Film Festival 2019,  donde obtuvo Mención de Honor del Jurado, y este mes de agosto, estará en el Vail Film Festival, que se realizará en Colorado, Estados Unidos.