Inicio»Teatro»Migrar en las tablas

Migrar en las tablas

El CELARG acoge la obra "Flores arrancadas a la niebla "del escritor argentino Arístides Vargas, dirigida por Daniel Dannery, obra que retrata aspectos emocionales de la emigración.

2
Compartido
Pinterest URL Google+

El tema central de la obra “Flores arrancadas a la niebla” es la migración, que en el contexto sociopolítico actual, representa una situación común entre los venezolanos que buscan mejor calidad de vida incluso si eso implica despedirse de seres queridos, amigos y por supuesto de la propia cultura y el país de origen.

Bajo la dirección del afamado director, productor y artista Daniel Dannery las actrices Mary García Alba y Ani Lozada dan vida a los papeles principales de la obra que fue escrita por Arístides Vargas, escritor y dramaturgo argentino, quien vivió en Ecuador gran parte de su vida como exiliado debido a la crisis de su país durante los años setenta.

Aída da testimonio de sus pesares. Foto de Ezequiel Carías

Para Daniel Dannery la obra es “Una pieza hermosa, como pocas veces tiene la posibilidad uno (como director) de trabajar. Hay todo tipo de teatro, pero esta dramaturgia que apunta hacia temas tan propios de nuestra Latinoamérica, narrada con una prosa tan poética, llena de imágenes oníricas y lúdicas, son escasas. Flores arrancadas a la niebla, es una obra hermosa y dolorosa”.

Las actrices debieron representar el dolor y posterior superación de los sentimientos y experiencias que se tienen cuando se abandona la tierra natal, Dannery comenta que las actrices se parecen, en la vida real, a los personajes que interpretan y que para representar esos papeles fue necesario “Un proceso de comprensión profundo, para lograr diferenciar, ‘lo que soy’ de “lo que parezco”.

Asegura, además, que el trabajo de producción y de dirección con todo el equipo, “Fue un proceso lento e intermitente, sin dejar de ser progresivo. Afrontamos el texto alrededor de 7 meses (con altos y bajos). Fue una experiencia de crecimiento en grupo, de adaptabilidad, conocimiento y reconocimiento”, afirma Dannery

A pesar de las dificultades que presenta el país, el director es de los que cree que “La creación no debe parar, sin contar las trabas que pone el país” y por ello asumió la dirección de la obra como un desafío “El reto de pensar en lo que somos, lo que dejamos de ser, y esa batalla que libramos por desprendernos de las cosas que nos emocionan, pero que nos vemos forzados a dejar. Este montaje,ha sido un desafío emocional, para todos nosotros”

La emigración toca las fibras más delicadas del venezolano en estos tiempos donde la supervivencia se impone; se estima que más tres millones de venezolanos han huido a otros países para buscar mejoras en la calidad de vida. Dannery siente un importante interés  dirigido a “Promover en la audiencia una reflexión sensible. Sensibilizar, y dejar interrogantes. El hecho artístico en general debe generar preguntas y el espectador ávido recibe el tema, lo piensa, elabora intelectualmente y ya luego si quiere darnos una respuesta , estaremos aquí para escucharlo, y seguir haciendo crecer las ideas”.

La cita con la emocional obra “Flores arrancadas a la niebla” de Arístides Vargas se extiende a los amantes del teatro, y a los que han padecido las secuelas de emigrar (directa o indirectamente) todos los viernes, sábados y domingos hasta el 29 de julio en los espacios del CELARG, Altamira.

Precisamente. sobre el autor de la obra, Dannery señala: “Vargas tiene una dramaturgia extensa. Sus obras son un canto sensible a la humanidad, y a sus procesos más tormentosos en contextos, muchas veces políticos, pasa con piezas como “La Muchacha de los libros usados” o “la Razón Blindada”, y en esta “Flores Arrancadas (…)”. Tiene un manejo de la palabra admirable, leer sus obras es también meterse de lleno en un universo lúdico y onírico, cargado de poesías e imágenes poderosas, así lo es también en “Jardín de pulpos” “Donde el viento hace buñuelos” o “Nuestra señora de las nubes”.

–Hay en Vargas – dice Dannery – un sentido profundo de temas como la memoria y el olvido, se entiende por su propia condición de exiliado, su experiencia personal, sus reflexiones sobre su propio proceso, creo que lo ha motivado a desgranar con cierta rabia y angustia estos procesos antinaturales al hombre, que no son más que caprichos  de sociedades que siempre atentan en contra de nuestra aparente libertad.

— ¿ Qué ha significado esta obra  para usted y cómo se relaciona con otras que ha estrenado recientemente?

— Ha sido una experiencia maravillosa. Con I.D.I.O.T.A tuve la posibilidad de reflexionar sobre lo que somos capaces de hacer por dinero, mientras nos vemos forzados (por razones externas) a tomar decisiones que no solamente nos afectan individualmente sino afectan a quienes nos rodean , aún cuando e incluso nuestras palabras o discursos, en ocasiones, condenan a otros. Es ese orden de ideas, es inevitable pensar cómo nuestras decisiones a veces dependen exclusivamente de nuestras necesidades básicas. En “Flores” pasa un poco eso,  es una pieza que ahonda en el dolor del exilio, el desarraigo, la memoria, luego de haber emprendido una partida forzada por una situación violenta.

— Por otro lado – continúa el director – “Las Trenzas” me enseñó  sobre el desapego, y sobre el tiempo que debe pasar antes de  poderle  decir adiós a ese dolor, con madurez. En “Flores” los personajes se dicen “Adiós”, porque no hay manera de que puedan vivir una aventura poética en la realidad.

Fotos que hablan

A continuación, el excelente trabajo fotográfico de Ezequiel Carías para esferacultural.com sobre la obra ” Flores arrancadas a la niebla” dirigida por Dannery con las actuaciones de Mary García Alba y Ani Lozada