Inicio»Teatro»Hay que mostrar el descontento en la calle y las tablas

Hay que mostrar el descontento en la calle y las tablas

Héctor Manrique y Consuelo Trum , directores de teatro apoyan las marchas pero Freddy Náñez, promotor cultural oficialista asegura que el 85% de la población las rechaza.

2
Compartido
Pinterest URL Google+

En medio de un país convulsionado algunos teatreros buscan llamar a la reflexión desde los escenarios. Héctor Manrique y Consuelo Trum, dos aplaudidos directores del teatro venezolano que prefieren  sostener sus producciones en cartelera a pesar de las protestas, coinciden en afirmar que los espectáculos son imprescindibles en momentos críticos.  Para ambos, el teatro es mucho más que entretenimiento y es necesario demostrar el descontento con el sistema, en la calle, en las marchas y sobre las tablas.

Esfera Cultural también estuvo en contacto con personalidades del teatro que representan a instituciones del Gobierno y que han dejado clara una postura firme de rechazo a las protestas, pero no fue posible entrevistarlos. Alfredo Cladera, director de la Compañía Nacional de Teatro, prefirió no emitir declaraciones sobre el tema.

1460750494744

Héctor Manrique:  El teatro es saludable en este momento

Director de teatro y del Grupo Actoral 80, actor de cine, televisión y teatro, tuitero activo. Manrique ha sabido mantenerse ocupado y asegura que desde su rol como figura pública puede aportar a la discusión. Se ha movido como pez en el agua en medio de un ambiente conflictivo y es conocido por sus comentarios en rechazo a las medidas de represión por parte de efectivos de seguridad en las protestas.

“A las marchas he ido con amigos y he ido solo”, explica el actor y director de Terror, una de las piezas teatrales que se mantuvo en la cartelera del Trasnocho Cultural en abril. “En las concentraciones no grito consignas y trato de mantenerme en silencio. Me interesa sentir a la gente a mi alrededor”, dice sobre su experiencia en la protesta. Sustenta su preferencia por el silencio cuando marcha, con una frase del dramaturgo, novelista, crítico y poeta irlandés Samuel Beckett: “El aire está lleno de nuestros conflictos, pero la costumbre ensordece”.

“Saber que hay tantas personas y que nos expresamos todos en un momento preciso, me llena de fe y de esperanza. Salir a la calle es la única forma de solicitar que las cosas que están ocurriendo cambien, porque nosotros no tenemos armas ni tenemos los poderes. Esta es una situación muy compleja e injusta para todos los venezolanos y más para quienes hacemos teatro. Nuestra realidad es por demás compleja y difícil, pero nuestra responsabilidad es resistir”, refiere Manrique.

Sobre la importancia de su oficio, el teatrero asegura: “La cultura y el teatro te invitan a pensar y a tomar partido y eso es algo que al gobierno no le interesa”. En su opinión, pensar, para un gobierno como este, es sinónimo de subversión. Es por ello que el laureado director, sigue apostando por las tablas como un espacio necesario porque, en lugar de alejar al público de la protesta, lo acerca al pensamiento reflexivo. Para él hay que reflejar en las tablas todo aquello que no nos gusta de nuestra sociedad, cosa que es “saludable” en este tipo de situaciones.

“Nosotros estamos haciendo una obra como Terror donde se representa el poder sanador de la justicia y el valor del voto. Siempre vemos como el público se queda fuera de la sala conversando. En la pieza, es el público quien vota y decide el veredicto final. La obra y el montaje depende de esa decisión, así vamos ayudando a que se desarrolle una reflexión que igualmente se debe poner en práctica en el contexto país”, concluye.

1462648873056

Consuelo Trum: Prefiero estar en una marcha que haciendo cualquier otra cosa

La pieza de teatro Un cuarto para las cuatro, dirigida por Consuelo Trum, tiene dos semanas de retraso en su estreno porque las constantes protestas en los alrededores del Centro Cultural BOD no han permitido que el público se pueda movilizar hasta el lugar. Este viernes 5 de mayo la producción decidió aceptar el riesgo y estrenarla en medio del  conflicto. Trum conversó con Esfera Cultural horas antes de que se abriera la entrada a la sala de teatro.

“Todos estamos atentos a la protesta, independientemente del ámbito en que te desarrolles siento que hay mucha gente participando. Yo prefiero estar en una marcha que haciendo cualquier otra cosa, porque creo que es útil, creo que lo tenemos que hacer y que tenemos que estar allí”, explica la directora de teatro y añade que gracias a los horarios de las funciones y ensayos, que se limitan a las tardes o la noche, a ella se le hizo muy fácil adaptar su agenda para asistir a las convocatorias.

“Mi hija me empezó a llevar a las marchas y ha ayudado a que se convierta en un hábito asistir. Ella ha madurado muchísimo y se ha preocupado por cosas que aun no debería, estoy muy orgullosa”, dice Trum sobre otra de las razones por las que es asidua manifestante.

“Estamos empezando a estar en esta situación de constante batalla en la calle, muy diferente a la acostumbrada”, reflexiona sobre las últimas  jornadas.

Por otro lado, y sobre su trabajo en el teatro, considera que el venezolano no tiene mucha cabeza y poco dinero para el sano esparcimiento, lo que quiere decir que  la gente “aprende a vivir con el conflicto”. De esta forma se permiten un espacio para ir al teatro, que también puede funcionar como una trinchera. “Creo que nos tenemos que adaptar a vivir así, no lo hemos hecho porque estamos aprendiendo a hacerlo, es algo que apenas estamos comenzando a vivir “, explica Trum y subraya: “El teatro es importante porque hace que el público se conecte. Uno siempre se ve reflejado en los personajes que están sobre el escenario y comprende el mundo a partir de allí. Siempre, el teatro debería llevarte a la reflexión”.

La versión oficial

Son diversas las personalidades de la cultura que se han pronunciado abiertamente en contra de las protestas en Venezuela. Destacan las posiciones de uno de los principales promotores del Festival de Teatro de Caracas, el alcalde Jorge Rodríguez, y del presidente de la Fundación para la Cultura y las Artes (Fundarte), Freddy Ñáñez. Ambos ostentan posiciones directivas en entes que se encargan de buena parte del movimiento teatral de la ciudad de Caracas y por ende deciden la oferta de teatro que se presenta en el circuito de los teatro estatales.

El alcalde del municipio Libertador  ha sido enfático en los señalamientos en contra de quienes protestan y ha llegado a afirmar que “las protestas son el aceleramiento de un golpe de Estado”. Aparte, fue el principal promotor del Festival de Teatro de Caracas, que se llevó a cabo en diversos teatros de la ciudad y que tuvo en la inauguración del evento un acto de protesta por parte de artistas opositores.

Por su parte, el director de Fundarte fue noticia durante este fin de semana por su respuesta a un pronunciamiento hecho por Gustavo Dudamel, el director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, de la Sinfónica de Gotemburgo y de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar,  titulado Levanto mi voz, a través del cual pide al Gobierno nacional “que rectifique y escuche la voz del pueblo venezolano”.

Ñáñez asegura en su respuesta publicada a través de diversos medios de comunicación nacionales que “el 85% de los venezolanos y venezolanas rechaza el envilecimiento, el derramamiento de sangre y el odio entre hermanos” y escribe que este punto donde coinciden sus connacionales “pareciera no ser hoy suficiente para que la convivencia pacífica y el pensamiento político se impongan a la intolerancia y al ánimo beligerante de un pequeño sector muy bien identificado en su discurso y en sus acciones”.