Inicio»Artes Plásticas»Museo de Arte Afroamericano muestra vestigios de los ancentros

Museo de Arte Afroamericano muestra vestigios de los ancentros

Máscaras, collares, bastones, textiles e instrumentos musicales antiguos conforman su colección

3
Compartido
Pinterest URL Google+

En la avenida IESA de San Bernardino, rodeado de liceos y colegios, está el Museo de Arte Afroamericano de Caracas. Es una quinta de fachada amarilla con grandes piedras en la parte inferior. Al entrar, decoran la pared tres vaciados de bronce que pertenecieron al Reino de Benín y de Ife. Una placa entregada por la Asociación Venezolana de Artistas Plásticos y otra por el emperador Tedjini I, las acompañan. El conjunto da cuenta de que esta casa resguarda algo valioso.

Nelson Sánchez Chapellín, director y fundador de este museo privado que abrió sus puertas hace cuatro años, colecciona piezas que representan la africanidad porque el ritmo de la poesía negra lo cautivó mientras estudiaba el doctorado. Decidió exhibir su colección personal ,y asumir todos los gastos que esto implica, porque considera que “la historia ha sido mezquina con este continente”, así que es necesario contarla de nuevo.

chapellin“Este museo se creó para hablar de los grandes aportes de la cultura africana en la occidental. Es un museo en movimiento, que camina. Hecho para descubrir.Ya es momento de dejar de repetir que son sumisos o llenos de resentimiento porque en la actualidad ya no es así. Hay que dejar de multiplicar la imagen falsa y despertar el interés por la lectura y la investigación de otro tipo de materiales”, expresa Chapellín a Esfera Cultural justo antes de iniciar la visita guiada.

Aclara que él mismo se encarga de esto, y también, de la administración y parte del mantenimiento de este espacio. El montaje y la curaduría, es un trabajo que realiza junto a los estudiantes de varias universidades que hacen sus pasantías en la institución. Los artistas invitados también pueden interactuar con el equipo y realizar nuevas propuestas.

Hace algunos meses la quinta fue ampliada porque el espacio se hizo pequeño para resguardar tantas piezas, que no sólo provienen de África, sino de otros países influenciados  por su cultura aborigen. Mientras que algunas paredes y techos fueron adaptados para poder colgar piezas en ellos y mantener una temperatura adecuada sin utilizar aire acondicionado.

Entre su voz y las historias

20170317_131821

La estructura de la Sala 1 llama la atención porque no es una habitación cuadrada. El espacio se interconecta a través de arcos que dejan ver las piezas del otro lado. Ahora, el artista invitado, Francisco Pinto, con una mezcla de Pop Art y piezas africanas ocupa el espacio. El contraste entre unas sandalias sagradas con unas pantuflas de cebra, o, entre bastones de mando originales con otros recreados se roban las miradas. Aunque el montaje aún no está terminado, como pasa con casi todas las salas del museo, explica Chapellín que la investigación y el trabajo previo a una exposición es muchísimo.

Travesías de naos y collares es la segunda exposición. Collares, zarcillos, mandalas, museo-afroamericano-3rosarios y pulseras de colores vibrantes con piedras preciosas están en toda la sala. Seguidamente, se puede ver el trabajo conjunto con el Instituto Pedagógico de Caracas donde se exhibirán los textiles africanos con un desfile. En otra sala, los instrumentos musicales se abalanzan sobre el visitante. De un lado birimbaos, en otro los tambores y el que más resalta: una bandola africana hecha con piel, caracoles y madera -que según relata el guía- dio origen a la bandola venezolana.

Durante todo el trayecto, la voz y las historias de Chapellín recrean imágenes del uso, materiales y simbología de cada una de las piezas, pues no hay fichas y tampoco un recorrido establecido. Respecto a esto, la museóloga Erica Estrada explica que aunque la ficha es un elemento inalterable de la pieza, porque contiene su descripción, hay recorridos que pueden ser libres sino hay elementos determinantes, como alguna cronología, que deba respetarse.

La última sala, también en construcción, se llamará el Salón de las máscaras ya que ahí se exhibirán permanentemente más de 300 piezas, que actualmente, están distribuidas en los distintos pisos del museo o permanecen guardadas en un estante. Mientras tanto, se alquila para realizar conferencias o alguna actividad cultural.

Contemporáneo y exploratorio

20170317_121756

A pesar de que hay piezas de más de 400 años de antigüedad la propuesta de este museo es contemporánea y exploratoria. Permiten al visitante tomar fotos de las piezas para que luego, con esa imagen, puedan buscar más información. “No queremos darles la papa pelada colocando todos los datos en la ficha. Queremos estimular la investigación”, agrega el director. Además, cuentan con la biblioteca sobre arte africano más grande de toda América Latina.

La colección del Museo de Arte Afroamericano  está valorizada en más de 10 mil dólares y para la museóloga representa “un elemento muy importante dentro de la diversidad cultural de nuestro país ya que muestra las raíces afro que tanto han dado a nuestra identidad”. Sin embargo, no forma parte de la Fundación Museos Nacionales y no recibe apoyo de ninguna institución privada.

Se puede visitar de miércoles a domingo -desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde- o se pueden organizar visitas guiadas. Además, tiene en el garage una tiendita de artículos artesanales y una terraza donde se puede disfrutar de una rica comida. Mientras no haya algún evento especial, la entrada es gratuita.