Inicio»Cine»Nominados al Óscar : ausencias, sorpresas y Netflix la manzana de la discordia

Nominados al Óscar : ausencias, sorpresas y Netflix la manzana de la discordia

El lunes 13 de enero se despejaron las dudas sobre las nominaciones de los Premios de la Academia de Hollywood, en sus 24 categorías. En este artículo Pablo Abraham, subraya las ausencias y sorpresas de la selección pero luego se ocupa de Netflix y a su controversia con la industria cinematográfica transnacional.

0
Compartido
Pinterest URL Google+

En un mundo en el que crecen las luchas a favor de la diversidad y la inclusión, donde los movimientos neofeministas como #metoo y las constantes exigencias de las minorías raciales o sexuales (comunidad afroamericana o LGBT)  participan de  la dinámica social más que nunca antes, las nominaciones de la Academia de Hollywood no aportaron mucho en ese sentido pues en uno de los renglones principales, el de Mejor Dirección, no hay mujeres nominadas ni directores afroamericanos, por ejemplo.

¿Y las realizadoras?

En 2017, Greta Gerwig, por su película Lady Bird, se convirtió en la quinta mujer cineasta en ser nominada como Mejor directora, en el cumpleaños número 90 del Óscar. Antes de ella, la primera realizadora fue la italiana Lina Wertmüller en  1976  con su película Pasqualino siete bellezas; luego vendrían; la neo neozelandesa Jane Campion con The Piano en 1993 – Campion también fue la primera mujer cineasta en ganar en Cannes- , la estadounidense Sofía Coppola por Lost in Translation en 2004, y seis años más tarde Kathryn Bigelow fue la primera –y hasta ahora la única- cineasta en ganar el codiciado premio por su drama bélico The Hurt Locker.

 No hubo lugar para Greta Gerwig en el renglón de Mejor Directora

Este año Greta Gerwig, por Mujercitas (Little Women), su nueva adaptación de la famosa obra de Louisa May Alcott, era una de las favoritas para ser al menos, la única mujer en acompañar a los realizadores en la categoría de Mejor director, pero quedó fuera. Por otra parte,  la actriz Olivia Wilde, quien en 2019 debutó como realizadora con la aclamada comedia Booksmart, cuyo guion está nominado actualmente a los BAFTA, o Lorene Scafaria quien dirigió la exitosa cinta sobre un grupo de stripers, Estafadoras de Wall Street (Hustlers), con Jennifer López en su elenco, no alcanzaron las nominanciones al Premio Óscar. Cabe destacar aquí, que Mujercitas es la única, de las nueve cintas postuladas a Mejor Película, centrada en un tema y personajes femeninos.

Frente al cuadro anterior y ahora resaltando la presencia femenina en las nominaciones, en una categoría tradicionalmente dominada por hombres como la banda sonora de una película, en la cual el maestro John William obtiene su 52 postulación, todo un récord, es significativa la nominación de una mujer, la islandesa Hildur Guðnadóttir, responsable de la banda sonora de Joker,  trabajo por el cual ya ganó el Globo de Oro este 2020.

Contados afroamericanos  

Tanto en las categorías de Mejor dirección como en las de Mejor Actor, Actor de Reparto y Actriz de Reparto no se nominaron representantes afroamericanos, y solo en la de Mejor Actriz se encuentra la británica Cynthia Erivo, la única actriz de color de las cinco intérpretes femeninas postuladas. Eso si, Erivo interpreta a una heroína afroamericana que luchó por la libertad de los esclavos en el siglo XIX.

Recordemos los reclamos encendidos surgidos en los años 2015 y 2016 cuando se levantaron voces como la del mismísimo Spike Lee criticando el olvido  por parte de la Academia del talento afroamericano. El año pasado el propio Lee, uno de los directores más aclamados del cine independiente estadounidense ,con una destacada carrera desde finales de los 80, fue postulado al premio por segunda vez, pero finalmente fue premiado  como guionista por su adaptación del libro de Ron Stallworth para la película BlacKkKlansman.

– Eddie Murphy ; el gran olvidado en unas nominaciones sin actores afroamericanos

Este año quedaron por fuera Eddie Murphy, quien encarnó al legendario Rudy Ray Moore, pionero de la comedia y el rap americano en los años 70, en la comedia biográfica Dolemite is My Name; o la ganadora del Óscar Lupita Nyong’o por su destacada actuación en el film de terror de Jordan Peele, Nosotros (Us);  tampoco Michael B. Jordan y Jamie Foxx  en el film Buscando justicia ,drama que recrea una lucha legal por la justicia por parte de un abogado afroamericano.

Contados latinos e hispanos

La popular JLo se quedó con los crespos hechos al ser ignorada en el renglón de Mejor Actriz de Reparto por su interpretación de una striper en el citado film de Scafaria, y su nominación se deba por segura luego ser nominada en los Globos de Oro, en los Critic’s Choice Awards y otros premios.

El año pasado México fue la estrella del evento, representada dignamente por la estupenda Roma de Alejandro González Iñárritu. Este 2020, no obstante, solo el mexicano Rodrigo Prieto, director de fotografía de El irlandés (The Irishman), compite en la categoría correspondiente al lado de otros grandes como el británico  Roger Deakins (1917) o el estadounidense Robert Richardson (Había una vez en Hollywood).

Mencionemos a  la película española Dolor y gloria que le ha dado a su director Pedro Almodóvar y a su protagonista Antonio Banderas, la oportunidad de competir en los renglones de Mejor Película Internacional y Mejor Actor respectivamente, sin embargo hay quienes no creen que estos artistas tengan mucho chance de salir triunfantes. Bandera obtiene su primera postulación, pero llega  tarde a un premio que ya han ganado otros protagonistas españoles como  Javier Bardem y Penélope Cruz. También de España se encuentra la cinta animada Klaus, dirigida por Sergio Pablos y Carlos Martínez López, nominada a Mejor película de animación.

– Ganadora de la Palma de Oro en Cannes, “Parásitos” no parece dejar dudas de su inminente triunfo como una de las mejores cintas de 2019

“Los parásitos”  coreanos

La ganadora de la Palma de Oro, Parasite del surcoreano Bong Joon Ho  hace historia por  ser la primera producción de ese país asiático en obtener una nominación al Óscar en la categoría que ahora se llama ; Película Internacional (antes Película en idioma extranjero) y su director también es el primer cineasta de esa nacionalidad en ser nominado.

Desde el estremecedor drama de Michael Haneke, Amour, hace 7 años, que alcanzó 5 nominaciones, ninguna otra película extranjera había obtenido tantas postulaciones como las que tiene Parasite, un total de seis, repitiendo como Mejor película y Película Internacional, además Dirección, guion original, montaje y diseño de producción. Recordemos que Fanny y Alexander (1982) ,la despedida del insigne Ingmar Bergman, obtuvo el mismo número de postulaciones ganando en cuatro (Película extranjera, fotografía, vestuario, y dirección artística). Veremos si Bong Joon Ho, repite la hazaña del cineasta sueco en los 80.

Doble nominación

No ocurre con mucha frecuencia pero ha sucedido anteriormente y ha vuelto a ocurrir este año: Un intérprete doblemente nominado en distintas categorías. En esta ocasión es Scarlett Johansson, quien opta al premio de Mejor Actriz por su trabajo en el drama Historia de un matrimonio (Marriage Story), de Noah Baumbach, y como Actriz de Reparto en la comedia Jojo Rabbit de Tailka Waititi.

A la usanza de Julianne Moore y Cate Blanchette, también Scarlett Johansson tiene doble nominación en el Óscarde la Academia Foto cortesía de Ok.diario

Esta particularidad la inauguró Fay Bainter en 1938 cuando estuvo nominada como Actriz Principal por White Banner y Actriz de Reparto por Jezabel, por la cual ganó el premio. También Jessica Lange ganó en la misma categoría por Tootsie, en 1983, siendo nominada ese año por Frances en la categoría de Actriz principal; le siguió más tarde Sigourney Weaver, doblemente postulada en 1989 pero no ganó. Más recientemente, en este siglo XXI los intérpretes que han sido doblemente tomados en cuenta han sido Julianne Moore (2002), Jamie Foxx (2004) y Cate Blenchett (2007).

¿Continúa el impasse de  Netflix vs industria norteamericana tradicional ?

El año pasado Roma, era la gran apuesta de Netflix para alcanzar reconocimiento ante la descomunal industria hollywoodense. La película partía como favorita para obtener diez nominaciones al premio, incluyendo el doblete de Película y Película Extranjera. Era el desafío de Netflix dirigido a los grandes consorcios tanto de producción como de exhibición, y un menaje dirigido  también a los  festivales de la talla de Cannes, en torno a  lo que muchos han interpretado como una especie de resistencia de la gran industria en mirar y asumir la paulatina transformación del  disfrute del entretenimiento en estos tiempos de redes sociales y mundo virtual.

Para entrar en la carrera de los premios Óscar, no obstante , Netflix tuvo que cumplir con un lanzamiento de la película en pocas salas, al margen de los circuitos tradicionales de exhibición. Estos se negaron a presentarla, antes de su estreno, en la plataforma de streaming. Y esto no solo ocurrió en Estados Unidos, sino en el resto del mundo incluyendo Venezuela, tan es así que la película solo fue exhibida en las salas del Trasnocho Cultural.

“Roma” solo ganó tres premios de las 10 nominaciones que tuvo pero fue la estrella del Óscar de 2019. Este año la presencia mejicana se ve disminuida.

Finalmente Roma ganó tres premios, entre ellos los de Mejor Película Extranjera – pero no el tan deseado galardón de Mejor Película, que fue a parar a la políticamente correcta Green Book, de Peter Farrelly. Hubiese sido una afronta, para los grandes estudios si hubiese triunfado la cinta mexicana, pero la industria ‘gringa’ golpeó primero en un enfrentamiento que se hizo a todas luces evidente.

Este 2020 el desafío de Netflix es aún mayor  porque aduna  24 nominaciones al Óscar mediante 8 películas: El irlandés (10), Historia de un matrimonio (6), The Two Popes (3), los films animados Klaus (1) y el francés J’ai perdu mon corps (1), los documentales American Factory (1) y The Edge of Democracy (1), y el cortometraje Life Overtakes Me (1).

El pasado domingo 5 de enero, la prensa extranjera de Hollywood que entrega los Globos de Oro  premió al drama bélico 1917, del británico Sam Mendes, dejando olímpicamente sin galardón alguno a la que se perfilaba como la favorita, El irlandés, el nuevo drama sobre la mafia de Martin Scorsese. Solo Historia de un matrimonio fue recompensada con un premio a Laura Dern como Mejor Actriz de Reparto. Una semana después, el domingo 12,  los expertos críticos de cine agrupados en los Critic’s Choice Awards, baipasearon a  Netflix que volvía a quedarse con tan solo un reconocimiento, el de Mejor Elenco para la cinta de Scorsese. Dos derrotas seguidas, no solo para la plataforma sino para los directores y actores implicados por todos conocidos y aclamados. Los críticos fueron más democráticos al premiar la visión del Hollywood de los años 60 de Quentin Tarantino como Mejor película a Había una vez en Hollywood y a Sam Mendes como Mejor director.

¿Es un nuevo pase de factura por la “osadía” de Netflix? ¿El talento una y mil veces aclamado de Scorsese no es suficiente para premiarlo aún a sabiendas de que fue precisamente esta plataforma la que permitió que el realizador llevara a cabo un proyecto rechazado por un gran estudio Paramount Pictures? ¿Y lo mismo va para Noah Baumbach, un cineasta fiel a sí mismo, con una filmografía ilustre?

En varias ocasiones, el gran Martin Scorsese  ha sido dejado de lado por la industria del cine hollywoodense.

La expectativa ahora es cuántos galardones obtendrá Netflix en unos premios cuyos votantes redondean los 9.000 encargados de escoger lo mejor de una industria aferrada a los tradicionales sistemas de producción y exhibición, y que tampoco se salva de ser criticada por sus olvidos a la hora de premiar el talento de sus artistas: son varios los directores geniales y actores que jamás recibieron un Óscar, el mismo Scorsese fue ninguneado en ocasiones que hoy parecen increíbles. Recordemos que el gran cineasta perdió, tras dirigir obras maestras como Toro salvaje (1980) y Buenos muchachos (1990), por ejemplo, frente a actores convertidos en cineasta como Robert Redford y Kevin Costner elegidos por cintas que hoy nadie parece recordar con entusiasmo  Ordinary People y Danza con lobos, respectivamente. De los cinco nominados a Mejor Director, solo Sam Mendes es el otro que ha ganado un premio (por Belleza americana en 2000); los demás, Tarantino va por su tercer intento, mientras los primerizos son Todd Phillips (por Joker) y el coreano Bong Joon Ho.

En definitiva, el tema del consumo es lo que está en juego y eso implica tanto si se defiende el disfrute en una pantalla grande y sala oscura como si se trata de la comodidad del hogar. El cine como buena parte de la cultura de hoy parece ser un objeto de puro consumo y olvido. La consecuente producción del cine de superhéroes, por ejemplo, es lo prioritario, es lo que consume un público mayoritariamente joven. La adquisición de 20th Century Fox por parte de Disney es un paso más de ese sello por apoderarse de todo lo que puede atraer a las grandes audiencias. Y sus éxitos en 2019 opacó lo logrado por los otros estudios.

Mientras tanto ese otro cine, ese otrora ilustre y contundente cine independiente estadounidense, por ejemplo, cada vez es más difícil o menos visible o, en muchos casos, menos premiado. ¿Es Netflix entonces la salvación?Todas las películas nominadas de Netflix ya están en su plataforma. Esas siete películas no las veremos en salas de cine en Venezuela, así como muchas otras que seguramente serán nominadas en futuras ediciones de los premios. Incluso muchas que la misma Disney produzca y que ahora también se exhibirán en su recién estrenada plataforma de streaming. Pobres los que no tengamos acceso a estas plataformas.