Inicio»Artes Plásticas»Oro negro de Rolando Peña; un suceso en Miami (Video)

Oro negro de Rolando Peña; un suceso en Miami (Video)

Con instalaciones en todas las salas del Moca, el artista venezolano exhibió durante casi un mes parte de su repertorio petrolero

2
Compartido
Pinterest URL Google+

Dorados, rígidos y brillantes se mueven de manera rítmica decenas de barriles que previamente estaban suspendidos como sin gravedad. De hecho, las ondas sonoras y la atmósfera evocan el espacio sideral. La pantalla se cubre de ellos, de los barriles, que tapan la luz de la fogata que está al fondo. Pero el oro se esfuma y se transforma en negro. Son los mismos barriles, pero ya no brillan. Lo que en principio emanaba riqueza, ahora solo representa oscuridad.

Este es el más corto de los resúmenes del Barril y fuego, videoarte que formó parte de la exposición Black Gold (Oro negro) del Museo de Arte Contemporáneo de Miami Norte (Moca). La exhibición del artista venezolano Rolando Peña, se mantuvo desde el 15 de septiembre hasta el 13 de noviembre en la totalidad de las salas del Moca. Allí cautivó a los visitantes que, acostumbrados o no al tema petrolero, se adentraron a la interpretación del afamado artífice.

Peña, o Príncipe negro como algunos lo llaman, se inspira en el combustible fósil para crear piezas y performances inigualables. Quiso visibilizar, para esta ocasión, una perspectiva amplia sobre la significación del crudo no solo para su país natal, sino para el resto del mundo. Es por ello que analizó el gran contraste que deviene del petróleo: oro y negro, riqueza y miseria, crecimiento y destrucción.

“Hay mucha maldad en estos días y está conectada al petróleo de alguna manera -las guerras del Medio Oriente, el daño ambiental, la crisis económica e inestabilidad política de Venezuela. Peña identifica el rol del petróleo en los conflictos modernos, pero asegura que su perspectiva sobre él ha evolucionado y ha comenzado a reconocerlo como una herramienta, no como un actor”, reseña el periodista Nate Rabner del Miami New Times.

De hecho es una herramienta que inspira al Príncipe negro desde sus inicios. En la muestra, reveló cómo el mineral lo ha acompañado desde pequeño a través de la presentación de una Diariografía que contó con 300 imágenes e inició con lo que él llamó su primer “happening”: una foto en la que aparece a los 6 años orinando desde un borde del Lago de Maracaibo. De allí en adelante no paró.

En la Nueva York de 1980, Rolando Peña realizó su primer performance-instalación con el combustible fósil como tema. Se llamó Petróleo crudo y tuvo tanto éxito que un año más tarde lo llevó a Caracas de la mano de importantes creadores. Durante esos años también expuso su obra Torre de petróleo y recreó la instalación Petróleo en la Galería Cayman de la misma ciudad estadounidense. Presentó infinidad de obras, videos y cortos sobre el tema en festivales nacionales e internacionales y en 1982 se ganó el Premio CAPS Fellowship de grabado en Nueva York. Allí mismo,  en el I Festival de Performance celebrado en el Centro de Relaciones Internacionales de la ciudad presentó Mene, objeto de devoción. Su producción artística continúa hasta nuestros días. En la actualidad, utiliza herramientas insólitas, muchas de ellas relacionadas con la ciencia.

La ciencia del arte o el arte y la ciencia

Cuando se escucha el sonido ambiente de Barril y fuego, ese que evoca el espacio y los poderes cósmicos del Big Bang, no sorprende saber que es cortesía de la NASA.Tampoco cuando se indaga en el vínculo que existe entre Peña y la ciencia.La teoría de la relatividad de Einstein, la de los Fractales de Manderbrot, las Matemáticas del caos de Thom, o las catástrofes estudiadas por Lorenz, son solo cuatro que toma como ejemplo para especificar su vínculo con el arte. Ese hilo que las conecta lo llama abstraccionismo.

“Yo creo que el arte y la ciencia tienen mucho en común: ambos son abstracciones. Las principales teorías científicas son muy abstractas”, responde el artista a la pregunta de María Gabriela Fernández ¿Cómo fusiona arte con ciencia?

Y es que reconoce esa unión también para reconocer parte de su obra.  Sin embargo el toque humano está presente siempre en su análisis. Cómo afecta el mal uso del recurso por parte de los poderosos, cómo perjudica a diversos grupos sociales, cómo pasa de ser sinónimo de riqueza a ser motivo de guerras.

“Tenemos, realmente, que abrirnos y tratar de entender al otro. Tenemos que llegar a un punto en el que realmente entendamos que somos humanos, que tenemos que respetar a todo ser humano”, le dice Peña a Rabner. A pesar de lo ambicioso que puede parecer el confía, puede haber brillo en cada uno a pesar de la oscuridad que lo rodea.

 

Con información de Miami New TimesEl Universal  y Wikihistoria del Arte venezolano.

Créditos del video: Rolando Peña

oro-negro