Inicio»Teatro»Sofía Ímber: la mujer infinita

Sofía Ímber: la mujer infinita

Julie Restifo trae de vuelta a Sofía Ímber, durante cuatro días, para que se conozca la vida detrás de la dama fuerte e intransigente que cambió para siempre el mundo cultural en Venezuela

11
Compartido
Pinterest URL Google+

La primera actriz, Julie Restifo, encarna a una de las mujeres más importantes del siglo pasado para las artes y el periodismo de Venezuela. Se trata de Sofía Ímber, también conocida como “la intransigente” que, desde el jueves 23 de mayo y hasta el domingo 26, se presentará en el teatro del Centro Cultural Chacao. En escena, el actor Leo Aldana dará vida a los dos amores de Ímber.

La señora Ímber es adaptada y dirigida por Javier Vidal e inspirada en el libro que, bajo el mismo título, publicó Diego Arroyo Gil en el año 2016. Para Vidal, su creación no es una versión; lo llama adaptación porque toma elementos del texto original sin perder su esencia, ni siquiera su estructura. Durante una hora y diez minutos, el público podrá deleitarse con un guion desarrollado por Vidal que sigue, de manera fiel, al libro de Arroyo Gil.

Durante una tertulia, los actores Leo Aldana, Julie Restifo; el director Javier Vidal, el escritor y periodista Diego Arroyo Gil, el productor Samuel Hurtado y el director de AB Ediciones, Marcelino Bisbal, se dieron cita para hablar sobre esta nueva obra de teatro en los espacios del Centro Cultural de la Universidad Católica Andrés Bello. Allí compartieron con estudiantes, artistas y apasionados del mundo de las artes escénicas.

“La idea original de llevar el libro La señora Ímber al teatro fue de Samuel Hurtado, nuestro productor. Cuando me encargó a mí la tarea de adaptarlo, pensé en Diego porque yo conocí a otra Sofía Ímber cuando trabajé para ella en las páginas de Cultura del diario El Universal. Sofía se convirtió en mi jefa, pero también en mi mamá. Sin embargo, a quien van a ver en la obra, es a la Sofía de Diego Arroyo Gil”, comentó Javier Vidal.

De izquierda a derecha: Marcelino Bisbal, Leo Aldana, Javier Vidal, Julie Restifo, Diego Arroyo Gil y Samuel Hurtado Foto: Grace Lafontant

Julie Restifo habla con mucha cercanía y tacto sobre la mujer que se convirtió en su obsesión desde inicios de año cuando le fue ofrecido este papel. La vida de Ímber, para la pareja Vidal-Restifo, resulta interesante para ser extrapolada al mundo del teatro porque sus rasgos psicológicos y físicos son muy particulares. Incluso, el afiche promocional muestra a la actriz con el rostro pintado (como alguna vez lo tuvo Ímber) y si se comparan las dos fotografías, las diferencias son escasas.

“Todo el mundo puede googlear a Sofía Ímber y saber que fue la fundadora del Museo de Arte Contemporáneo y que fue una apasionada periodista que hizo muchos programas de televisión y entrevistó a cientos de personalidades importantes; pero aquí vamos a ver quién fue en realidad, cuál fue su esencia como mujer”, apuntó Restifo.

Para la actriz, la responsabilidad de representar a “la intransigente” fue enorme ya que la considera como “una figura cercana a todos nosotros, pues es de nuestro tiempo”. Sin embargo, los meses de ensayo y de preparación la hacen sentir segura para encarnar a este personaje. Comenta, además, que su personaje en la vida real vivió bajo una nube negra que la llevó a consultar con un psiquiatra en Europa. “La crisis existencial de Sofía era profunda. No es como nuestra angustia: los estudios, el país, la salud o cosas puntuales. La suya se fundamentaba en la mera razón de existir. Y ahora, por primera vez en mi carrera, yo también siento parte de esa crisis”.

Sofía Ímber y Diego Arroyo Gil Foto: Diario de las Américas

Diego Arroyo Gil califica a Sofía Ímber como: “Una mujer de 89 años fascinante». El periodista aprovechó la ocasión para describirla:

–Su mente, que no tenía edad, era como un relámpago, inspiraba mucha fuerza y te hacía saber que fue portadora de una vida vivida, que inmediatamente invitaba a que la conocieras. Esa experiencia, claro, no se consigue en Internet. Yo la obtuve luego de años de conversación con Sofía. Además, esa información la daba con mucho recelo porque era muy cuidadosa con su vida privada.

–Sofía –continúa el periodista– era un río suficientemente grande como para que uno agarrara un hilito y de ahí salga un mundo. Sofía era una mujer infinita, no conozco a ninguna otra persona con una vida de tanta complejidad como la de ella. De ahí nace la importancia de descubrir lo que había detrás de la mujer de hierro que todos conocían.

La importancia de conocer la otra cara de Sofía Ímber reside en ver su valor humano, en desechar la relevancia de un currículum y descubrir cómo vivió esa ujer luego de mudarse, en 1930, de Rumania a Venezuela. Sentir, a través de la actuación de Julie Restifo, las emociones de “la intransigente” durante los altos y bajos de su agitada vida. Y, por supuesto, valorar todo el trabajo que hizo por las artes en el país. Todo esto en manos de la adaptación y dirección de Javier Vidal.