Inicio»Danza»Tatiana Reyna lanza su primer disco y promete erizar almas

Tatiana Reyna lanza su primer disco y promete erizar almas

La referencia del flamenco en Venezuela lanza su primera producción discográfica con su hijo Goyo Reyna y el astro del flamenco: Ricardo Pachón

3
Compartido
Pinterest URL Google+

Dedicada al arte español durante más de 50 años, Tatiana Reyna muestra al público otra faceta de su pasión artística. Con una coquetería innata, cálida bienvenida, y un espíritu emocionado, abre las puertas de su casa a Esfera Cultural para hacer un recuento de su pasaje por el mundo gitano.

Se delata la felicidad cuando muestra uno de los ejemplares de su primer CD, Tatiana Reyna en la Copla Española, donde plasma otra faceta de sus dones heredados de una dinastía de artistas, y que la llevará, juntó a grandes figuras, a compartir en un concierto este 17 de diciembre a las 6:00 pm en Teatrex El Bosque.

Primeros pasos bailaos

Por ser hija del reconocido cuatrista y compositor venezolano Fredy Reyna, recibió desde muy niña la influencia de grandes músicos durante las tertulias que propiciaba su padre. Su madre Lolita Páez, bailarina de ballet, llevaba a la chiquilla a sus clases de baile. A los 3 años y medio, Tatiana descubría su pasión por la danza.

Una amiga de su padre se mudó a la casa familiar y cuando hacía las labores de limpieza cantaba el cuplé, un tipo de canción típica española, de tono pícaro. La pequeña Tatiana Reyna la escuchaba, y encantada por las letras, se aprendía las canciones. Más adelante, esta mujer la enseñó a tocar las castañuelas y llegaron incluso a cantar juntas.

Años más tarde Fredy Reyna fue nombrado agregado cultural de la Embajada de Venezuela en Inglaterra. La familia se mudó a Londres, y allí su hija comenzó una formación profesional como bailarina en la Ballet Rambert School.

Con un abanico de disciplinas, Tatiana Reyna se paseó durante cinco dedicados años por la globalidad de la danza de la mano de los mejores maestros de la época. Egresó y fue seleccionada para realizar una gira mundial durante 2 años como parte de la Compañía del Ballet Rambert.

“Tenía 15 años y siempre he sido una persona muy unida a mi familia. Como mis amistades estaban en Venezuela, le pedí a mi padre de regalo que me llevara a España porque tenía un gusanillo ahí que me estaba dando vueltas. Una vez que pisé España y fui al primer tablao, yo enloquecí y me enamoré”, confiesa.

"Estoy muy agradecida por ese don que no hice yo. Es un don que le dan a los artistas, el don de llegar a la gente. El duende que baja del cielo y que hace que llegues a los demás, ese es el don que tienes o no tienes y a Dios gracias lo tengo porque él me lo mandó"
“Estoy muy agradecida por ese don que no hice yo. Es un don que le dan a los artistas, el don de llegar a la gente. El duende que baja del cielo y que hace que llegues a los demás, ese es el don que tienes o no tienes y a Dios gracias lo tengo porque él me lo mandó”

 “Mi papá buscó al mejor maestro  en ese tiempo y fue Enrique “El Cojo”, un andaluz que era cojo porque se cayó de un caballo, pero cuando bailaba se inspiraba de tal manera que no veías cojera por ningún lado. Él tenía media hora para enseñarme y yo me metí durante dos meses desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche a mirar todas sus clases”, agrega la bailaora.

Cuando llegaba su turno, Reyna le pedía al maestro que le corrigiera el movimiento de sus brazos pero éste, fascinado por la elegancia de sus movimientos provenientes de la danza clásica le decía que “no, porque se los iba a echar a perder” y se dedicaba a enseñarle los ritmos y la técnica flamenca. “Sinceramente, yo aprendí muy rápido, y no porque fuera un genio, sino por la base de todo mi trayecto. Aproveché mis herramientas. Aparte de esa sensación de dominio de mujer, de bravío, de solera, de pasión, de fuego, todo eso del flamenco me cautivó muchísimo”, admite Reyna.

La Niña de Quisquilla

La Feria de Sevilla es la fiesta más importante de Andalucía. Allí el baile y canto son típicos y los toldos de lona arman las famosas casetas, en donde se sirven platillos y vinos españoles.

La joven debutaba su vena flamenca bailando sevillanas en las calles, cuando fue vista por el manager Antonio Pulpón. Éste vio su madera de bailaora y  la invitó a bailar en las casetas más importantes de la feria. Pulpón conversó con Fredy Reyna, ella insistía en que no era profesional pero decidió asumir el reto confiando en el ojo del manager y en su propia pasión por la danza.

“En la feria, las profesionales se cambian todos los días el traje. A mí no me daba tiempo de hacer 5, 6 ni 7 trajes. Pedí que me hicieran una bata de cola porque yo quería bailar por soleá, que es el baile grande, y en efecto me la hicieron rapidito. Una bata de color quisquilla que me la amarraba a la cintura. El quisquilla es un color muy fuerte, como un rojo naranjado. Así bailé toda la feria y me llamaron La Niña de Quisquilla”, afirma.

0012

  “De ahí, mi amor, más nunca me bajé. Le dije a mi papá que me quedaba y empecé a bailar profesionalmente”, comenta Reyna.

En muy poco tiempo, Reyna se convirtió en la Primera Figura de España. Bailó en todos los festivales dentro y fuera del país ibérico. “Yo bailaba lo que llaman al cante: cuando el cantaor me canta yo me inspiro y bailo. Malísimo, a lo mejor, para algunas personas porque nunca se repetía un baile, pero si te detienes a ver, estaba creando todo el tiempo”, apunta Reyna y asegura que a pesar de las sugerencias, siempre revelaba que su origen era venezolano.

Esa misma pasión que la caracteriza la hizo enamorarse y casarse con un venezolano. Por él rechazó un contrato para realizar una película y regresó a Caracas. Ya en Venezuela, Reyna no consiguió promover su talento artístico y se encargó de la crianza de sus hijos. Además fundó su escuela de danza. Hoy día cuenta con tres sedes.

“Yo me esmero en que las maestras de la escuela se cuiden en los brazos y la feminidad. A las que tienen madera las mando a España y vienen con lo que hoy en día gusta, el taconeo. Se ven muy bonitas y ellas van creando su propio estilo”, explica.

Una voz femenina tierna, apasionada y potente

El cante también ha sido parte de su recorrido artístico por el arte español. Reyna ahora presenta su primera producción discográfica Tatiana Reyna en la Copla Española, una co-producción de su hijo Goyo Reyna y el más importante flamencólogo del mundo, Ricardo Pachón, quien conoció a la artista desde sus inicios en España.

“Pachón me llevó a todas las grandes fiestas flamencas donde se cantaba el cante puro, se bailaba el baile puro, y todo era cante y guitarra, cante y guitarra. Me nutrí muchísimo tiempo de todo eso”, asevera.

“Ésta (el disco) es una de mis emociones e ilusiones. Ya no bailo profesionalmente ni doy clases. Ahora canto en las misas rocieras, que son las misas de la Virgen del Rocío que es andaluza, y es una misa flamenca”, dice. Tatiana Reyna canta en la agrupación coral La Acerita Peregrina.

Con ojos brillantes, asegura que las canciones de su disco “son antiguas, maravillosas, apasionadas y tienen lo que llaman los flamencos la pupa: como decir una llaga, un dolor, un quejido. Hoy en día las baladas españolas son un poquito más, yo no diría frívolas, sino más adaptadas a la época. Antiguamente eran más morunas, más escondidas, un amor más secreto, más pícaro… Pero esos son estilos, así como a alguien le gusta desarrollar un tipo de música, jazzearla, a mí me gusta más profundizar. No quiere decir que es bueno, malo o el mejor, no, es mi estilo y admiro también otras cantantes y cantaoras que cantan más moderno”.

“Por la edad que tengo soy más antigua y me gusta más experimentar y ver lo que llamamos el flamenco puro, autóctono. Admiro, aplaudo y pienso que es bueno que el flamenco se nutra de otras fuentes, me parece bello. Se lo dejo a la juventud”, apunta.

Una noche para erizar el alma de los presentes

tatiana-reynaEl 17 de diciembre a las 6:00 pm se presentará Tatiana Reyna en todo su esplendor en Teatrex El Bosque. La acompañarán Goyo Reyna, Willy Espinoza, Luis Guillermo Rangel y José Arturo Yánez bajo la dirección del maestro Livio Arias.

Las entradas pueden adquirirse en www.teatrex.com.vewww.solotickets.com y en las taquillas del teatro, donde también estará a la venta el disco durante el día del concierto.

Fotografías cortesía de Prensa Tatiana Reyna y de Odri Albornoz .