Inicio»Cine»Tres películas venezolanas premiadas y en competencia

Tres películas venezolanas premiadas y en competencia

El éxito internacional de películas venezolanas como " El Amparo", " La Soledad" y " La Familia" pica y se extiende

7
Compartido
Pinterest URL Google+

En este artículo, revisamos tres películas venezolanas que están dando de qué hablar por el mundo. Ya han sido premiadas, pero todavía faltan lugares donde puedan llevarse algunos laureles: El Amparo, La Soledad y La Familia son representativas de los tiempos y las temáticas que vivimos como sociedad y como individuos.

El Amparo (Robert Calzadilla. Venezuela, 2016)

 El Amparo es la segunda película de éste joven director venezolano. Vista ya en distintas capitales y festivales del extranjero -San Sebastián, Washington y Múnich- pudiera, potencialmente ser la representante venezolana en los premios Goya.  Ésta película revisa un episodio violento entre las fuerzas de seguridad del estado y un grupo de mineros de una zona del interior del país en los años 80.

Como el asunto, aún hoy todavía se mantiene en el terreno de las sensibilidades  humanas y legales, vemos que la narración no toma posición por ninguno de los interfectos sino que describe dramáticamente cómo pudieron haber ocurrido los hechos. Así, se hace énfasis en la posibilidad de recrear con ciertas licencias artísticas -lo que pudiera ser una verdad difícil de digerir- e invita a ver el mundo desde la perspectiva contraria a las inocencias automáticas.

Edgar Rocca, director de El Peor hombre del mundo (Venezuela, 2015) cuando habla de El Amparo con Joaquin Ortega, señala: “… muestra la Masacre en Apure de 1988. Expone el acontecimiento descriptivamente, de manera que el espectador toma sus decisiones en relación al tema. La película ha tenido un buen movimiento afuera. Con grandes posibilidades de entrar y llevarse el Goya, al igual que hiciera Venezuela con la película Azul y no tan rosa. Siento que ha tenido y tendrá un gran impacto internacional. Destaco especialmente al verla, el compromiso de Matías Tykas en la dirección de arte, quien hace un trabajo resaltante. También el trabajo actoral de  Samanta Castillo –a quienes muchos recordarán de Pelo Malo- Asimismo, Vicente Peña quien se luce en unas escenas muy fuertes.”

En nuestra opinión, destaca la labor del sonido de Francisco Toro y Martín Salaverría, quienes convierten al entorno a veces agreste y otras urbano, en un personaje más del film, el cual permite darle mayor amplitud al marco de las emociones y las acciones de la historia. También cabe destacar el guion de Karin Vallecillo que interviene como un aparato de composición muy fino que no teme tomar prestado cierto espíritu del policial – a veces onírico y a veces detallista – para ayudar a atar cabos y para generar tensión, propia del Suspense clásico.

Actúan con una gracia y un temple muy particular Vicente Quintero, Giovanny García, Rossana Hernández y Tatiana Mabo.

La soledad (Jorge Thielen Armand. Venezuela, 2017):

 Esta película es un descubrimiento y una invitación a ver las carencias actuales de la sociedad venezolana. Empezando por un guion escrito a cuatro manos con Rodrigo Michelangeli, su director Jorge Thielen Armand, esboza una serie de eventos que nunca llegarían a manos de los actores  si privara el interés por una metodología . Trabajar desde la improvisación diseñada es un trabajo enormemente gratificante, pero ineludiblemente espinoso. Los actores se representan desde su propia realidad y eso desencadena unas texturas emocionales en clave documental, pero con estética dramática.

Para el director y cultor del cine nacional,Edgar Rocca, La Soledad: “…Revisa con mucho tino los problemas de la Venezuela actual: las carencias, la crisis económica, la falta de medicinas y de alimentos. Es una crítica muy fuerte y muy bien lograda. Siendo la ópera prima de Jorge Thielen Armand vemos un gran equilibrio entre el talento y el financiamiento del College de Venecia- Esta película se produjo con recursos del festival y se filmó enteramente en Venezuela. Ha recorrido Perú, Cartagena, Miami. Se nutre del neorrealismo. Muchísimos medios norteamericanos la han reseñado y cuenta con una producción impecable.”

La soledad dialoga con las colas diarias, con los afectos, con refacciones caseras, con esa mezcla de sonidos ya casi inaudibles de los patios internos y los vehículos de motor que también se quejan del paso del tiempo, a su manera.

La Familia (Gustavo Rondón. Venezuela, 2017)  

Este film viene de ganar el festival de Lima. En su propósito de ser  un reflejo de la infancia violenta urbana, parece servir de molde para cualquier acento en el  Continente. Muchos de los que la han visto la comparan con Los Olvidados de Buñuel o con Pixote de Babenco, pero, ciertamente mucho menos oscura o depresiva. Sin duda, la difícil relación entre padres e hijos terminan agudizándose en lugares de pobreza o carencias sanitarias.

Edgar Rocca en entrevista telefónica con Ortega dice: “Es una de las películas más esperadas. Revisa la conformación de la familia venezolana, al interior de sus problemas y su violencia. El padre y su hijo de 12 años. Su proyección en Cannes fue un éxito…ganó en Biarritz el primer el premio. Esta ópera prima de Gustavo Rondón Córdova -reconocido realizador de cortometrajes – nos genera emociones y nos llama a la atención. Esperemos que sea el 2018 su año y la enviemos a traer un Oscar en el 2019”

 La Familia, ganó el primer premio en Karlovy Vary 2017, fue aplaudida en Cannes y pudiera ser nuestra representante en los Premios de la Academia norteamericana como mejor película extranjera. Se  trata de una película de amor y desarraigo que tiene efectos desoladores  también  en los ambientes más poblados. Los niños son la mayor revelación de la cinta junto al trabajo de la dirección de actores capaz de generar el naturalismo que se ve en pantalla.

 

 

 

Comentarios